“Antes de mi accidente no tenía idea de cuan valiosa es la vida”: Eduardo Alvarado y su increíble testimonio

3524 views

***Eduardo es un joven sampedrano, graduado como ingeniero Civil y actualmente laborando para la empresa PIA (Palmerola International Airport).

Por: Gabriel Ortiz
Tegucigalpa, Honduras

“El ser humano tiene ese instinto de supervivencia donde aprendemos a resolver cada obstáculo o adversidades que nos presenta la vida”, con esas palabras comenzaremos a contarle la vida de Eduardo Alvarado, un joven hondureño al que la vida le cambió a partir de la mañana del 17 de septiembre del 2018.

Su nombre completo es Eduardo Misael Alvarado Mejía, originario de San Pedro Sula y con 27 años de edad.

Un joven cuya niñez, según lo que le contó a Hondudiario, fue una de las mejores que alguien pudo tener, ya que aún la tecnología no gobernaba las personas. “Ese tiempo donde la diversión iba amarrada con la imaginación”.

Graduado como ingeniero Civil y actualmente laborando para la empresa PIA (Palmerola International Airport).

Eduardo se describe a él mismo como una persona extrovertida, llena de retos, amigable, tenaz, alegre, espontaneo, estudioso, dedicado, puntual, responsable, caballeroso, positivo ante la vida y sobre todo una persona con metas, las cuales desea seguir cumpliendo.

Pero como le dijimos al principio, su vida tuvo un giro enorme hace apenas unos meses, ya que sufrió un fatal accidente que le provocó la amputación de su pierna izquierda.

“El accidente fue en la mañana del 17 de septiembre del 2018. Mi accidente fue un choque automovilístico y tuve un impacto contra un puente de concreto. El accidente ocurrió entre Taulabé y Pito Solo”, detalló Eduardo.

“Gracias a Dios en todo momento estuve consciente hasta el momento que ingresé al quirófano. Pero lo más impactante para mí fue cuando abrí los ojos después del accidente y saber que había perdido mi pierna. Sin embargo, luche hasta el final porque ya mi pierna era algo secundario en ese momento. Lo primordial para mí siempre fue y seguirá siendo la vida”, continuó.

Pero no fue hasta los días que despertó del coma, donde este joven ingeniero pudo entender a cabalidad, la gravedad del accidente y las consecuencias que había sufrido su cuerpo.

“Cuando me desperté al día 5 de un estado de coma. Mi hermano, que es doctor, me explicó todos los daños que sufrió mi cuerpo. Le expresé en ese momento que había perdido mi pierna y el me respondió, ´no todos sobreviven para contar el testimonio´”, dijo.

Sobre si su recuperación ha sido difícil o no, expresó que “para ser honesto, considero que nadie está mentalmente preparado para salir fácil de este tipo de situaciones. Ha habido momentos dolorosos, momentos de llantos y momentos de reflexión. No obstante, la compañía de la familia y seres queridos brindándome apoyo, han hecho que me levante con más fuerzas que nunca”.

A pesar de haber perdido su pierna, Eduardo tuvo la oportunidad de “reponerla” por una pieza mecatrónica, que le permite la movilidad y continuar ejecutando sus labores; aunque fue un proceso “complejo”.

“En mi caso fue volver aprender a caminar ya sabiéndolo hacer. Pero no hay proceso de adaptación que el cuerpo no pueda lograr. Sin embargo, los logros dependen mucho del usuario, que tan lejos quiere llegar uno”, agregó.

El difícil proceso ha sido más “liviano”, gracias al apoyo de su familia y amigos que no lo han dejado solo.

“He recibido mucho apoyo por parte de mi familia, amistades y personas que hasta el momento solo tengo los nombres. Espero algún encontrármelos y agradecer personalmente por sus gestos”, comentó el sampedrano.

Si hay algo que caracteriza a este luchador, es que a través de sus redes sociales, siempre tiene palabras de aliento y positivas para sus seguidores, algo “incoherente” a la vista de la mayoría, debido a los momentos difíciles de los últimos meses.

“Mi vida sigue siendo la misma. Hasta el momento no he encontrado algo que no pueda hacer de lo que realizaba antes de mi accidente. Sin embargo, hay personas que están completos y viven en un estado de negatividad”, contó.

Al preguntarle si cree que su vida será más difícil, aseguró que, “difícil, no. El ser humano tiene ese instinto de supervivencia donde aprendemos a resolver cada obstáculo o adversidades que nos presenta la vida. En mi caso, siento que volví a nacer, pero sin una pierna”.

Asimismo, añadió que, “la verdad agradezco a Dios por esto que estoy pasando. Antes de mi accidente no tenía idea de cuan valiosa es la vida ni cuanto potencial había en mí.

Por otra parte, mencionó que el momento más difícil del proceso, fueron los primeros 5 días después de haberse levantado del estado de coma. “Ese momento es tiempo de mucha reflexión. Uno tiene miles de preguntas y en ese momento no todas tienen respuestas”.

Su ejemplo admirable y lucha incansable por seguir viviendo, lo lleva a pensar en que ahora tiene mayores metas y propósitos para su vida.

Además, explicó que de ahora en adelante, le espera “terminar mi proceso de adaptación con mi nueva pierna. Culminar con éxito una de mis metas a corto plazo, que es la finalización de mi área en el aeropuerto de Palmerola. Seguir adelante con los proyectos que tengo a largo plazo y siempre sonriéndole a la vida”.

“La vida es solo una. Hay que tratar de disfrutarla y retarla al máximo sin importar las adversidades de la vida. Sin embargo, siempre es bueno pasar cada acción por el tribunal de la razón antes de hacerla”, aconsejó.

Por ultimo decidió enviarle un mensaje a todos los que pasan o han pasado un proceso igual o peor al de él.

“Hoy por hoy por he descubierto que los limites solo se encuentran en la mente. Todos los sueños que tenemos en la mente pueden ser posible, no obstante, no todos serán fáciles de cumplir. Es posible que uno caiga en el intento, pero es obligatorio levantarse hasta lograr el objetivo. El primer paso en el camino hacia el éxito es uno mismo”, concluyó.

URL Corta: http://bit.ly/2WQCBmw

Compartir esta noticia...

Compartir esta noticia...