Doña Marcos García y sus 30 años de sacrificio vendiendo ramos de olivo en la capital

566 views

***A doña Marcos durante esta peregrinación de 30 años de vender ramos la acompaña su hija María Elena García (56), y sus dos nietas que quedaron solas por la pérdida de su madre, debido a esto le ha tocado sostener el hogar y al igual que muchos pobladores de la zona, hacen el sacrificio para salir adelante debido al poco apoyo de las autoridades locales.

Por: Edgardo Cruz
Tegucigalpa, Honduras 

Campesinos y familias humildes de los municipios de Alubarén, Curaren, Reitoca y Sabanagrande del sur de Francisco Morazán, cada año para las vísperas de Semana Santa se trasladan a Tegucigalpa para apostarse en los alrededores de la Catedral Metropolitana y vender los ramos de olivo para la procesión de Domingo de Ramos que marca la celebración de la entrada triunfal del salvador del mundo a Jerusalén.

Estos esforzados campesinos se trasladaron desde las distintas comunidades el pasado jueves, desde horas muy tempranas, tal es el caso de doña Marcos García Isidro (81) originaria del caserío de Los Amantes en Alubarén, una humilde ama de casa que tiene 30 años de pernoctarse en la catedral para vender los ramos de olivo y llevar comida a su casa con las ganancias obtenidas.

“Caminé dos horas para poder agarrar el bus de Curaren y traer los ramos para venderlos ya que después que murió mi esposo me ha tocado venir con mi hija y dos bisnietas, con lo que vendo compro el pescado para hacer la sopa de tortas ya que somos personas humildes” expresó doña Marcos García.

También relató que la devoción a la iglesia católica le motiva para venir a vender la palma de olivo y espera regresar a su casa el próximo domingo, después de hacer la procesión de ramos en la Catedral y recibir la bendición para llevarla a su humilde hogar y gozar de las demás actividades de la Semana Santa en dicha comunidad.

Pero con doña Marcos, durante esta peregrinación de 30 años de vender ramos la acompaña su hija María Elena García (56), y sus dos nietas que quedaron solas por la pérdida de su madre, debido a esto le ha tocado sostener el hogar y al igual que muchos pobladores de la zona hacen el sacrificio para salir adelante debido al poco apoyo de las autoridades locales.

María García expresó “siempre vengo con mi madre para poder ayudarme con la venta de los ramos y poder llevar, aunque sea unos tomatitos y cebollas para sostener el hogar ya que mi esposo es invalido y también estoy creciendo tres nietas que quedaron solas, me toca ver que hago para llevar comida a casa”

De acuerdo al testimonio brindando por esta humilde señora al equipo de Hondudiario.com no cuentan con el apoyo de las autoridades ya que le toca pedir para poder mandar a sus nietas a la escuela y en los proyectos que han realizado no se les reconoce la ayuda a pesar de las condiciones críticas en las que viven.

Pero las faltas de condiciones no desmotivan a estas dos humildes señoras que con gran devoción esperan recibir la bendición de lo más alto y esperan poder vender todos los ramos que trajeron desde la comunidad de Los Amates en el sureño municipio de Alubarén.

Asimismo, nos relataron el proceso de extracción de la palma ya que de allí sacan los olivos o coyol para consumo humano, pero en estas comunidades es diferente ellos los cuidan para cortar sus ramos tiernos de la copa del árbol para poder preparar los ramos que con sacrificio y amor vienen a vender a las principales zonas de Tegucigalpa.

El trabajo es arduo, ya que cada una de las ramas está llena de espinas y de no tomarlas con cuidado pueden producir heridas en las manos, pero para estos pobladores, el sacrificio vale la pena para agenciarse unos centavos y también el amor a la iglesia hace de esta costumbre una bendición de Semana Santa.

Varias familias hacen de esta época una fecha inolvidable ya que para muchos es primera vez en la capital y para otros es la única temporada del año que pueden venir a Tegucigalpa y aprovechar a comprar y sobre todo cumplir la promesa de adornar las calles y la procesión del Domingo de Ramos.

Cabe destacar que posteriormente, los ramos terminan siendo la ceniza que se utiliza el Miércoles de Ceniza, que según el calendario litúrgico es el comienzo de la cuaresma, pero que el próximo domingo será una de las celebraciones más importantes del catolicismo.

Por eso cuando mire a estos humildes hondureños, piense en el esfuerzo y dedicación que hacen para vender este producto que a pesar de los años se resiste a desaparecer y seguirá de generación en generación, para no olvidar que Jesús murió en la cruz por cada uno de nosotros.

URL Corta: http://bit.ly/2X8LI1Q

Compartir esta noticia...

Compartir esta noticia...