Hondureños se suman a la celebración mundial del Domingo de Ramos con el que inicia Semana Santa

483 views

***Centenares de feligreses católicos se dieron cita en la celebración que marca el inicio de la última semana de Jesús en la Tierra.

Tegucigalpa, Honduras

La Semana Santa dio inicio oficialmente con la celebración del Domingo de Ramos, donde miles de católicos a nivel nacional, conmemoraron la entrada de Jesús a Jerusalén.

El centro de la capital hondureña, fue testigo de la fe católica de los reunidos en la catedral de San Miguel de Arcángel.

“¡Hosanna! ¡Bendito es el que viene en nombre del Señor!”, se escuchó con fuerza en todo el lugar, mientras la avenida Cervantino fue decorada con alfombras multicolor alusivas a la fecha.

Por esas avenidas, la imagen de Jesús hizo su recorrido, hasta llegar a la catedral donde estaban reunidos los creyentes católicos.

El cardenal Oscar Andrés Rodriguez oficio la misa de este domingo, pidiendo a los hondureños, dejar el odio y la violencia a un lado.

“Qué triste que esa actitud se pueda repetir en nuestra Honduras, tantos que no quieren abrir su corazón al amor y prefieren encerrarse en el odio, en la violencia”, mencionó en relación a la actitud que también tuvieron en el tiempo de Jesús, después de recibirlo, pidieron fuera crucificado.

“Queremos que Jesús venga a nosotros y transforme esta Honduras tan lejos de Dios en una Honduras más cercana, justa, fraterna y llena de amor”, añadió.

El Cardenal sugirió que durante la semana, los hondureños tengan tiempo para asistir a los oficios religiosos, dedicar tiempo a Jesús que se sacrificó por la humanidad y para la familia.

Cabe recalcar que en otras partes del país, se llevó a cabo también la celebración de Domingo de Ramos.

Celebración mundial

Por su parte, el papa Francisco también inició los ritos de la Semana Santa con la misa del Domingo de Ramos en la plaza de San Pedro ante decenas de miles de fieles y criticó el triunfalismo que juzga siempre a los demás como peores o fracasados.

El papa recordó que “de las aclamaciones de la entrada en Jerusalén se pasó a la humillación de Jesús” y “de los gritos de fiesta al ensañamiento feroz”.

La ceremonia comenzó con la tradicional procesión desde la plaza de san Pedro hasta el obelisco, donde Francisco, vestido con ornamentos rojos tradicionales en estas fechas, bendijo las palmas y ramos de olivo que llevaron los fieles, símbolos de la paz.

Ahí, Francisco reflexionó en su homilía cómo Jesús ante “la carta del triunfalismo” que le ofreció el Diablo “respondió permaneciendo fiel a su camino, el camino de la humildad”.

“Jesús nos muestra cómo hemos de afrontar los momentos difíciles y las tentaciones más insidiosas, cultivando en nuestros corazones una paz que no es distanciamiento, no es pasividad o creerse un superhombre, sino que es un abandono confiado en el Padre y en su voluntad de salvación, de vida, de misericordia”, dijo.

Y reconoció que en estos momentos “responder con fe cuesta una particular fatiga del corazón”.

A los jóvenes presentes en la plaza, ya que hoy se celebra la Jornada de la juventud diocesana, el papa los exhorto: “No os avergoncéis de mostrar vuestro entusiasmo por Jesús, de gritar que él vive, que es vuestra vida”.

“Al mismo tiempo, no tengáis miedo de seguirlo por el camino de la cruz. Y cuando sintáis que os pide que renunciéis a vosotros mismos, que os despojéis de vuestras seguridades, que os confiéis por completo al Padre que está en los cielos, entonces alegraos y regocijaos”, añadió. GO/Hondudiario

URL Corta: http://bit.ly/2XdlY4r

Compartir esta noticia...

Compartir esta noticia...