El país de lo absurdo

718 views
Mario E. Fumero
Reverendo Mario Fumero

Quizás algunos se asombren por el título de este comentario, pero si lo analizamos fríamente, a la luz de la realidad burocrática en que vivimos, descubriremos lo difícil que se hacen todos los trámites, y lo absurdo de algunas medidas tomadas por el gobierno, llegando a la triste conclusión de que vivimos en un país de normas ilógicas, que detienen el progreso.

Comencemos por los aeropuertos. Cuando una persona sale del país, se le obliga a realizar una declaración de aduanas que no tiene sentido, porque los controles de acceso a las terminales, y de las maletas por medio de escáner, pueden detectar si las personas llevan dólares o contrabando. Es el único país que pide a la salida “declaración de aduanas”. El otro aspecto de los aeropuertos de Honduras es que cuando pasas el control de inspección, para abordar el vuelo, pudiendo entrar a la sala de abordaje de forma directa, te obligan a pasar por las tiendas, cerrando las puertas de acceso directo.

Respecto a la licencia de conducir. Cuando una persona tiene que renovar su licencia, le exigen todo un proceso de exámenes médicos que no sirven para nada, sino para lucrar a ciertas empresas vinculadas con tránsito. El único examen que podría requerirse, para la renovación de licencia como se hace en otros países, es el examen de la vista, y comprobar el récord sobre infracciones de tránsito. En Estados Unidos de Norteamérica cuando una persona renueva su licencia, y su récord está limpio, puede hacerlo por internet, y si lo hace por primera vez, en la misma oficina de tránsito le hace el examen de la vista solamente.

Respecto a los vehículos de transporte. Los buses y camiones, aunque los mismo sean nuevos, sacado de la agencia, le exigen una inspección general. Además los trámites para un vehículo particular, como busito, se vuelve terriblemente burocrático y engorrosa, y para los vehículos de alquiler, los permisos toman tiempo, y cuando hay feriados, las colas son terribles.

No hablemos de otros tipo de trámites, en donde hay que dar más vueltas que un trompo, no facilitándole a las personas un método ágil y práctico, porque detrás de todos los sistemas de trámites, existe una terrible burocracia del Estado y muchos intereses creados.

Si quieres tramitar permiso para una empresa, un proyecto etc, las vueltas que tienes que dar desaniman rotundamente a los inversionistas, y las trabas existentes son tantas, que nadie se anima a emprender un proyecto dentro de un sistema donde todo es complicado y engorroso. Es por ello que por la falta de empleo muchos escapan del país.

Si queremos que el país prospere, debemos reducir los costos operativos y bajar la burocracia estatal. Para ello tenemos que ajustar todos los trámites a los métodos modernos y tecnológicos, lo cual proporciona dos factores de progreso: El primero simplificar el personal, para reducir costos operativos. El segundo: motivar a las personas para actuar correcta y honestamente, sabiendo que, las facilidades en los procesos administrativos evitarán el soborno y el tráfico de influencia. De ello dependerá el progreso y el bienestar de una nación.

Tomemos el modelo de los países europeo y de los Estados Unidos de Norteamérica, donde la gente puede realizar la mayoría de los trámites con el Estado a través del internet, y de una alguna forma ágil y precisa. Si simplificando los mismos, podemos reducir el tiempo y la burocracia, que terminan desanimando y frustrando a las personas, además de consumir muchos recursos del Estado.

mariofumero@hotmail.com
www.contralaapostasia.com

URL Corta: http://bit.ly/2VPzePY