“Displicentes” autoridades del Gobierno para revisar contrato de COVI

1255 views

**** La empresa COVI quitó de su sitio web la información sobre el contrato de concesión y donde se establece que no es responsable del paso de 4.5 km en el sector de Las Flores, Comayagua y que la caseta de peaje sería colocada en el sector de El Caracol y no en Santa Cruz de Yojoa, que conste, ahora tiene “homepage” con información limitada.

Tegucigalpa, Honduras

Todas las instituciones del Gobierno, responsables de velar por el cumplimiento del contrato otorgado por 20 años a la  empresa Concesionaria Vial Honduras (COVI), se mantienen indiferentes y hasta displicentes para revisarlo, a pesar de los diferentes cuestionamientos de varios sectores del país, especialmente de diputados del Congreso Nacional, cada vez que aumenta el valor del peaje.

A casi cinco años de la implementación de dicho acuerdo de concesión, suscrito entre el Estado de Honduras a través de la Comisión para la Alianza Público Privada (Coalianza) y la empresa COVI se ha cumplido en un  poco más del 80 por ciento de las ampliaciones de dos a cuatro carriles en varios tramos de la carretera CA5, pero se advierte además que en las obligaciones esta el mantenimiento de 197 kilómetros desde la capital hasta el sector de La Barca, Cortes. Entendiéndose todo el proyecto financiado o realizado por la Cuenta del Milenio.

Según el contrato, desde el 2014 se autorizó el cobro del peaje sobre la carretera CA5, con estimaciones de ingresos de unos 450 millones de lempiras al año, con la instalación de la posta de Zambrano, Francisco Morazán, a unos 40 km de la capital, sin haber invertido un lempira.

Posteriormente construyó la segunda caseta en el sector de Siguatepeque y finalmente la tercera en la zona de Santa Cruz de Yojoa, violentando aparentemente el contrato, porque el lugar indicado sería en el sector de El Caracol, donde COVI, inicialmente no tenía derecho, pero meses después se le adjudicó el mantenimiento hasta Puerto Cortes, de un tramo sin ninguna ampliación adicional. Es decir, COVI tiene firmado un contrato con el Gobierno para darle mantenimiento a la carretera desde Tegucigalpa, hasta Puerto Cortes, por lo que no se descarta la colocación de otras postas de peaje.

Para los hondureños es desconocido que, las ampliaciones de dos a cuatro carriles desde el sector de La Barca, pasando por el sector de El Caracol, hasta el municipio de Villanueva y hasta San Pedro Sula, lo esta pagando el Gobierno hondureño, que las ampliaciones o trabajos contraídos inicialmente son en el sector de Comayagua – Siguatepeque – Taulabé, el Lago de Yojoa, donde aún no están concluidos y hasta La Barca.

Sin duda, la justificación de estos cobros, era el financiamiento de las ampliaciones de dos a cuatro carriles, en los tramos no completados por la Cuenta del Milenio, desde Tegucigalpa hasta Puerto Cortes, más el mantenimiento de toda la carretera, para convertirla en la principal vía para el desarrollo del país. A la fecha COVI detalla en su “Homepage” que ha cumplido 88 kilómetros de ampliaciones. Pero en verdad los trabajos en el sector del Lago de Yojoa están inconclusos.

La Concesionaria dice que en su sitio web que ha invertido o estaría invirtiendo dos mil 500 millones, “nuestros servicios y beneficios” https://www.covihonduras.com, la cual fue modificada en los últimos días porque anteriormente aparecía toda la información oficial, incluyendo el Contrato que ya fue quitado.

Por otro lado, la Concesionaria sobre las casetas de peaje, vende espacios publicitarios a empresas privadas o agencias publicitarias, hasta por un mil 500 dólares el mes, según estimaciones.

Para el caso, se desconoce porque se le permitió a COVI instalar la caseta de peaje en el sector de Santa Cruz de Yojoa, donde han ocurrido más de una decena de accidentes y provocado la muerte de unas ocho personas, por lo cual  dirigentes del transporte de carga han amenazado con movilizarse para se quite de ese sector, considerando los riesgos.

En resumen, no se sabe, porqué los entes contralores del Estado o el porqué los diputados en el Congreso Nacional, no proceden a revisar el contrato de la empresa COVI, que aparentemente, con el beneplácito de los funcionarios del Gobierno, habría violentado el contrato, al cambiar la ubicación de la instalación de esa caseta de peaje, en Santa Cruz de Yojoa, porque el contrato original dice en el sector de El Caracol, por otro lado, se cuestiona, el porqué inició cobrando peaje sin haber realizado ninguna inversión, porque se le permite vender espacios publicitarios sobre las casetas, no se sabe, el porqué “se olvidó a los negociadores de la concesión, incluir en el contrato la ampliación del tramo de 4.5 kilómetros en el sector de Las Flores, Comayagua, porqué se le autorizó a COVI desde ya el mantenimiento de la carretera desde La Barca, hasta Puerto Cortes, sin haber realizado ninguna inversión, considerando que el Gobierno es quién está haciendo las ampliaciones.
Por otro lado, porque tiene autorizado aumentar el peaje todos los años. Porqué si las obras ya están casi terminadas en período de casi cinco años y la inversión privada es de 2 mil 500 millones, la concesión que tiene una duración de 20 años, por cobro de peaje, logra recaudar más de 500 mil lempiras al año. A 15 años para que se venza el contrato COVI estaría recibiendo unos 7 mil 500 millones, sólo por mantenimiento, hasta el sector de La Barca, por lo que no se descarta que se instalen otras casetas de peaje al terminar el Gobierno el tramo de La Barca a Villanueva y hasta llegar a Puerto Cortes,
URL Corta: http://bit.ly/2VSrYme

Compartir esta noticia...

Compartir esta noticia...