Lo mío era estar en un colectivo de DD.HH para defender a las personas trans

1707 views

“ Va más allá de percibir un salario sino, porque realmente queremos hacer algo para nuestra población, para nuestra  comunidad, va  más allá de percibirlo como una profesión”.

Tegucigalpa/Honduras

Said López, Somos Trans

Para el director de la organización Somos Trans, Said López, su historia como defensor de los Derechos Humanos (DD.HH) de la comunidad LGTB y en especial los miembros  trans (término que hace referencia a personas transexuales y transgénero) inició a los 13 años con su identificación como un hombre trans.

“Uno desde pequeño sabe que hay algo que no tiene claro y a medida vas creciendo te vas dando cuenta, analizando tu interior y te das cuenta que la personas que físicamente eres no concuerda con lo que internamente sientes, es una lucha que viene con nosotros”.

Según el defensor de Derechos Humanos (DD.HH), la construcción social de Honduras genera restricciones para aquellas personas que buscan identificación, dentro de un campo con escasos avances en DD.HH, diversidad sexual e identidad de género impiden el desarrollo.

Cuando una persona trans no se expone de forma pública pasa desapercibido, pero cuando manifiesta identidad libremente comienza una barrera social, ya que en la sociedad existe una de forma directa o indirecta de rechazo o discriminación y “ese típico comentario yo apoyo o respeto, pero no estoy de acuerdo cuando realmente sabemos que con tres frases es un acto de discriminación”, agregó.

Para este profesional “estudiar derecho, fue por dos líneas; uno porque en mi familia se dio mucho se debe a que cuando empecé el voluntariado en organizaciones LGTB y trans, uno comprende cuales son los vacíos y necesidades, las luchas de hombres y mujeres trans, luchas que viene de 20 años atrás por buscar una ley de identidad de género”.

“Al principio mis papás querían que estudiara magisterio, ser maestro de educación primaria, pero no lo lleve más allá porque realmente descubrí que no era lo que yo quería y que poco o nada iba a ser mi aporte, siendo maestro, a la construcción y los derechos (de la comunidad trans) que en aquel entonces ni siquiera enfoca hacia terceros sino a mi persona”, detalló Said.

Pero al percatarse de que situaciones le ocurren a otros fue, “entonces donde surgen más las ganas, creo que todas las trabajamos en organizaciones LGTB, en temas de DD.HH, sabemos que lo hacemos porque va más allá de percibir un salario sino, porque realmente queremos hacer algo para nuestra población, nuestra  comunidad, va  más allá de percibirlo como una profesión”.

La trayectoria de Said en las organizaciones LGTB comenzó hace ya 16 años con voluntarios mientras realizaba sus estudios de derecho, lo cual le permitió tener una oportunidad laboral en la Universidad Nacional de Agricultura (UNA) “pero realmente me di cuenta de que no era lo mío, estaba por estar, pero realmente lo mío era estar en un colectivo de derechos humanos para defender justamente los derechos de las personas trans”.

Esta misma motivación lo trajo nuevamente a Tegucigalpa en donde labora para una organización de DD.HH y donde recibió la oportunidad de formar parte de proyecto de  Somos CDC y posteriormente convertirse en director de su propio colectivo (Somos Trans) en donde actualmente se encuentra en la lucha de una ley de identidad de género, una política pública que permita la atención integral de hombres y mujeres trans, que les permita un trato justo, asimismo políticas en sector educación y el campo laboral.

La principal motivación que tiene el director de este colectivo es ver la lucha de sus compañeros trans en países como Argentina, Uruguay y México que ya cuentan con las políticas antes mencionadas, otra es la labor que sus compañeros realizan y que “eso viene al fortalecernos como colectivo trans para poder seguir haciendo la lucha”, concluyó Said. BM/Hondudiario

URL Corta: http://bit.ly/2X1wNeC

Compartir esta noticia...

Compartir esta noticia...