“Incertidumbre sociopolítica” por protestas estancan el crecimiento económico del país

3637 views

**** Las protestas violentas han paralizado parcialmente Honduras en las últimas semanas, dejando un costo económico negativo considerable, reflejado en pérdidas de empleos y una caída en la confianza de los consumidores y las empresas.

Teguciglpa, Honduras

Las expectativas del crecimiento económico de Honduras para este 2019, se limita a un 1.5% y no al de un 3.7% máximo como estaba previsto por el Gobierno, considerando el alto grado de incertidumbre generada por la crisis sociopolítica que vive el país, que ligada a las políticas macroeconómica afectan la consolidación fiscal.

Esta advertencia resulta de un análisis elaborado por expertos y técnicos del Gobierno, quienes al cumplirse seis meses de esta administración, en un informe oficial anticipan los efectos de las manifestaciones populares (protestas) en el país que están afectando la economía en general y a la administración pública.

El gobierno hondureño a través de la Secretaría de Finanzas (SEFIN), ha venido informando que el país ha mantenido “un ritmo sano de crecimiento promedio de 3.9% entre 2014 y 2018, que para este año 2019, podría llegar a un estimado entre el 3.7 – 3.9%) pero que a la fecha está siendo amenazado por los disturbios sociopolíticos.

Según los análisis e informes técnicos, se tenía establecido “que la previsión inicial de crecimiento para 2019 era sana, estimado entre 3.3% y 3.7% según el Programa monetario del Banco Central de Honduras (BCH) pero que descendería condicionado a la evolución sociopolítica”.

En tal sentido, los pronósticos actuales muestran que de continuar con las manifestaciones populares en los próximos meses, “el patrón de la crisis sociopolítica actual y sumado a la incertidumbre mundial; La economía crecería un 1.5% anual, menos de la mitad del crecimiento promedio esperado por el BCH y por debajo del observado entre 2014-2018”.

“El menor crecimiento está sujeto a cambios debido al alto grado de incertidumbre asociado con la crisis sociopolítica”, dice el informe oficial que conoció hondudiario.com.

Equipo Técnico de Gobierno señala además que “en materia de política macroeconómica, hay una amenaza latente sobre la consolidación fiscal”.

“Las presiones de los disturbios sociopolíticos inducen un mayor gasto corriente por parte del gobierno, al tiempo que el menor crecimiento de la economía se convierte en una menor captación de impuestos, dando como resultado una brecha de recursos, esto es, un mayor déficit fiscal y una mayor acumulación de la deuda pública”, se resume.

Agrega además que “el sistema financiero estaría golpeado por la contracción del crédito: El crecimiento del crédito también sería menor, debido a que solo se podría prestar lo que se recupera”.

Los expertos, señalan que debido a las manifestaciones, “la reducción de actividad en muchas empresas y la incertidumbre generalizada serían algunas de las razones que explican los efectos de la crisis sociopolíticos en la economía hondureña”.

Se detalla que el balance de las protestas violentas implicó una paralización parcial de Honduras en las últimas semanas, “sumando un costo económico de carácter considerable: bloqueos en carreteras, reducción de la actividad comercial, caída del turismo, entre otros”.

La violencia de las últimas semanas, las pérdidas de empleos y una caída en la confianza de los consumidores y las empresas han tenido un alto costo social y económico, amenazando los amplios esfuerzos realizados para reducir la pobreza.

De esta forma, los disturbios sociales y políticos experimentados recientemente implicaron una serie de efectos negativos sobre la economía sectorial, en principio, en sectores como el comercio, transporte y turismo.

Para el caso, el sector turismo ha tenido un desplome que afecta al instante a la economía y, de hecho, menos turistas implican menos consumo.

Otra de las amenazas es que la incertidumbre generalizada se traduce en despidos de personal por parte de muchas empresas: unas 8 mil 500 personas han perdido su empleo en las últimas semanas.

“En un país con alto porcentaje de pobreza, como Honduras, si se mantienen las protestas con la misma intensidad de violencia en los próximos meses, el país será aún más pobre”, concluye en una de sus partes el análisis.

Las protestas recientes, generan un deterioro acelerado, teniendo como consecuencia directa un aumento de la pobreza: durante los últimos días, 11 mil personas han sufrido una reducción de su nivel adquisitivo, por lo que ahora se sitúan por debajo del umbral de la pobreza.

Lamentablemente esta cifra amenaza con superar 62 mil personas si los disturbios se mantienen en los siguientes meses del año, es decir “62 mil personas se verán en esta situación de vulnerabilidad”.

Esta espiral negativa pone a la sociedad hondureña en una encrucijada en la que su desarrollo económico pende de un hilo atado a la situación sociopolítica del país, lo cual exige aplicar con todos los sectores un “modelo de consenso”, recomiendan los expertos financieros. hondudiario

URL Corta: http://bit.ly/2XbIMpM