Los carteles en Honduras, un “reinado de drogas y terror” que se vino abajo

549 views

“Honduras está al borde de un desastre” por la corrupción en el poder Judicial, la Fiscalía, la Policía, en la Corte, decía Alfredo Landaverde, días antes de ser asesinado por orden de Los Cachiros. Entre 2010 y 2014, desde el Congreso Nacional se aprueba casi una veintena de leyes e instrumentos para librar la guerra a los narcotraficantes que tenían sitiada Honduras.

Tegucigalpa,Honduras

La Secretaría de Seguridad, brindo el siguiente informe para información de la opinión pública nacional e internacional, en donde se destaca la labor que ha hecho el Gobierno y los diferentes entes de seguridad, en el tema de drogas, narcotráfico en Honduras.

Durante décadas fueron los “amos y señores” del extenso litoral atlántico hondureño y de la franja fronteriza con Guatemala en el occidente del país.

El solo hecho de mencionar sus nombres o sus alias era el equivalente a firmar la sentencia de muerte.

Sus reinados de terror datan desde el año 2003, cuando fueron “reclutados” por capos mexicanos que necesitaban mover cargamentos de droga a través del territorio centroamericano.

La presencia del cartel de Sinaloa, Zetas, Michoacán, Hermanos Beltrán Leyva, Tijuana o cartel de Arellano Félix, La Familia y los Caballeros Templarios, era una realidad en Honduras y con ellos, sus prácticas más violentas para fundar también en Honduras todo un reinado de terror.

Estos sanguinarios carteles mexicanos rápidamente movieron sus operaciones a Honduras y al Triángulo Norte, asegurando así un desembarco y tránsito seguro de toda la droga proveniente de Sudamérica.

Las escasas leyes anticrimen, instituciones débiles y fácilmente permeables, aunado a la complicidad de líderes políticos, hicieron de Honduras el paraíso perfecto para sus operaciones.

En pocos años, los carteles mexicanos convirtieron a pequeños comerciantes, transportistas y pescadores, en “prominentes señores” al mando de toda una estructura corrupta integrada por policías, militares, alcaldes, diputados, funcionarios públicos y empresarios.

Para el viceministro de Seguridad, Luis Suazo, explico que  “ante la presión por la guerra al narco en México, los carteles mexicanos se reubican en los países más cercanos, entre ellos Honduras, y buscan a los pequeños comerciantes para la distribución de drogas”.

A estos se refería el exdirector del Consejo Nacional de Lucha contra el Narcotráfico, Alfredo Landaverde, cuando el 1 de noviembre de 2011, afirmaba en un foro televisivo: “Todos sabemos quién es el jefe del crimen organizado en su municipio, en su aldea, en su ciudad, todos sabemos qué personalidades de Honduras, de los partidos políticos se reúnen con los jefes del crimen en San Pedro, en La Ceiba, en Roatán”.

Alfredo Landaverde advertía que “el crimen organizado es un aparato con todas las de ley, incluyendo inteligencia y reclutando militares y policías que tienen preparación y pilotos de las Fuerzas Armadas de Honduras han sido capturados trabajando para el crimen colombiano”.

Landaverde recomendaba en ese mismo espacio “depurar la fiscalía, depurar la Corte Suprema, no me vengan con cuentos a mí, hay juicios en que fiscales, jueces y policías se han puesto de acuerdo y han recibido dinero de los capos.

Recuerdo cuando dije que la infiltración en Honduras era terrible”.

Apenas 16 días después, el 17 de noviembre de 2011, Landaverde advierte que “el país está al borde de un desastre por la corrupción en el poder Judicial, la Fiscalía, la Policía, en la Corte, en los partidos políticos… Y hay empresarios narcos, ¿no saben ustedes los nombres de los 14 empresarios del norte que están lavando activos con el narcotráfico y que tienen sociedad con los narcos? Son empresarios que trabajan con el gobierno, y con el gobierno anterior y con el otro gobierno”.

20 días después, mientras transitaba en su vehículo por la colonia 21 de Octubre de la capital junto a su esposa Hilda Caldera, las balas silenciaban la voz de Landaverde.

Los sicarios: una red de policías corruptos al servicio de capos de la droga que por años habían sido intocables en Honduras y que dentro de sus filas criminales también tenían a alcaldes, políticos, altos funcionarios públicos, militares, jueces, fiscales y empresarios.

En ese entonces, muy pocos se atrevían a hablar con la valentía y determinación de Landaverde. Todos tenían miedo.

Un Congreso decidido

El viceministro de Seguridad, Luis Suazo, explico que desde el Congreso Nacional, que en ese entonces dirigía Juan Orlando Hernández, se comenzaban a sentar las bases de lo que sería una declaración de guerra al narcotráfico.

Desde 2010, inclusive, se habían comenzado a aprobar leyes e instrumentos para endurecer el blanco contra el narcotráfico.

Agrego que el 16 de junio de 2010 se aprueba, a puertas cerradas, la Ley sobre Privación Definitiva del Dominio de Bienes de Origen Ilícito, legislación que permitiría tomar control de los bienes mal habidos de las estructuras criminales.

El 11 de diciembre de 2010 se aprueba la Ley contra el Financiamiento del Terrorismo y en el 2011 se crean tres leyes clave: La Ley de Seguridad Poblacional, la ley del Consejo Nacional de Seguridad y Defensa y la Ley especial sobre las Intervenciones de las Comunicaciones Privadas.

Para finales de 2011, desde el Congreso Nacional Honduras ya daba pasos contundentes para acabar con estos reinados de terror y violencia irracional.

Cuerpos desmembrados, masacres, asesinatos selectivos de diputados, abogados, empresarios, periodistas, militares, comienzan a llenar los espacios informativos. De sus autores intelectuales poco o nada se decía, aunque en todos los crímenes, el patrón era el mismo: órdenes del crimen organizado.

El paraíso de las drogas

En ese entonces, señalo el abogado Luis Suazo, “el panorama era sombrío. Los carteles de Honduras comienzan a ejercer su poderío y con total impunidad, desde el año 2006 comienza a vivirse en el país un paraíso para el tráfico de drogas. Decenas de avionetas cargadas con más de 2,500 kilos de cocaína cada una aterrizan en el territorio cada semana”.

Además, aparecen avionetas cargas con media tonelada de cocaína ( 500 kilos),

Policías, militares, y fiscales llegan a las pistas clandestinas pero solo a observar los vestigios de las narcoavionetas incineradas o dinamitadas. Para entonces, la droga ya circulaba por todo el territorio, en operaciones estratégicas y de inteligencia hasta entregarla a los carteles mexicanos en la frontera con Guatemala.

El funcionario destaco que ·en su discurso de toma de posesión, el 27 de enero de 2014, el presidente  Juan Orlando Hernández es enfático al advertir que: personalmente tengo muy claro que cualquier política que establezca Honduras para combatir la inseguridad debe tener como eje fundamental el combate a la droga, el narcotráfico, el crimen organizado y el lavado de activos. En consecuencia cero tolerancia. Así como lo escuchan y punto”.

 Declaración de guerra

Ese mismo día, Juan Orlando Hernández, ya convertido en presidente y con el antecedente de haber aprobado casi una veintena de leyes y acuerdos contra el crimen organizado en el periodo 2010-2014, le declara la guerra frontal al narcotráfico al afirmar: “A los delincuentes se les acabó la fiesta… ¿Quién dijo miedo”.

Advierte, a Honduras y al mundo, que “de inmediato se acelerará la depuración, certificación y fortalecimiento de todos los operadores de justicia: policía, Ministerio Público y jueces”.

 Señala además que aunado a las decisiones legislativas tomadas mientras estuvo al frente de ese poder del Estado y con el Consejo Nacional de Defensa y Seguridad, comenzaría las más amplias consultas y asesorías de Estados Unidos y Colombia, y otras naciones amigas, para articular una política integral de seguridad, en un mismo propósito y una única estrategia las acciones de prevención, de represión, política carcelaria y de rehabilitación.

“También el presidente Hernández  crea Fusina, como órgano  de coordinación  operativo, que es el encargado de ejecutar el Plan Morazán,”.- Y se crean además los escudos aéreos, marítimos y terrestres”, añadió el funcionario.

Y producto de esa guerra sin tregua contra los carteles de la droga, responsables de más del 80 por ciento de la violencia en el país, afirma que: “En los próximos meses se reducirán más los homicidios y los actos de violencia, igualmente bajará la incidencia de la extorsión y la del tristemente famoso impuesto de guerra”.

 En un periodo de 6 años y después de tener bajos índices de criminalidad, Honduras se convierte en el país más violento del mundo, con un pico 90 muertes por cada 100,000 habitantes.

Para el año 2018, Honduras ya había logrado reducir en más de 50% los homicidios, pasando la tasa de homicidios de 86.6 a 40.6 muertes por 100,000 habitantes.

Las medidas anticrimen surtían los efectos esperados.

No hay marcha atrás

El viceministro de Seguridad enfatizo que “de todas estas medidas, a la que más temían los narcotraficantes era la extradición.

Mediante un auto acordado que aprobó el pleno de la Corte Suprema de Justicia el 11 de junio de 2013, el Poder Judicial finalmente encuentra el camino legal para dar cumplimiento a la reforma al artículo 102 constitucional impulsada por el Congreso Nacional desde el 24 de enero de 2012.

Lograr la reforma no fue fácil. Siendo presidente del Congreso Nacional, Hernández tuvo que enfrentar la oposición de partidos políticos que afirmaban abiertamente estar en contra de la medida.

Sin embargo, no había marcha atrás para las extradiciones. Ya para diciembre de 2013, los jefes de los carteles más sanguinarios de Honduras estaban convencidos que sus reinados de terror y sus imperios económicos forjados con el derramamiento de sangre inocente y corrupción en todos los niveles, estaban a punto de terminar.

Las elecciones generales habían pasado y el ganador de las mismas había sido Juan Orlando Hernández.

De acuerdo a un artículo de New York Times, al verse acorralado “en diciembre de 2013, el Sr. Rivera declaró que él y su hermano Javier habían comenzado a hablar con la DEA y los fiscales para tratar de llegar a un acuerdo”.

 Los hermanos Devis Leonel y Javier Rivera Maradiaga, jefes del cartel de Los Cachiros, “los señores del narcotráfico en Honduras”, son los primeros en caer, marcando así el inicio del fin de todos los carteles que operaban con total impunidad en Honduras.

Mencionar a Los Cachiros en Honduras era el equivalente a firmar la sentencia de muerte.

Estos criminales admiten que a partir de enero de 2014 su captura en Honduras sería inminente y reconocen tácitamente que prefieren entregarse a la justicia estadounidense mediando acuerdos de cooperación para salvaguardar a sus familias.

Estados Unidos concede a estos criminales un acuerdo de cooperación y protección para sus familias a cambio de información.

Los Cachiros admiten haber ordenado el asesinato de al menos 78 personas, entre ellos, policías, abogados, empresarios, diputados, periodistas y personajes clave para Honduras en la lucha contra el narcotráfico, entre ellos Alfredo Landaverde y el general Arístides González.

Estados Unidos los condena por tráfico de drogas hacia su país, pero sus crímenes en Honduras siguen en la impunidad, por lo que deberán responder por los mismos una vez cumplan sus condenas.

En septiembre de 2018, el presidente hondureño Juan Orlando Hernández, envió al Congreso Nacional una iniciativa de ley para que las personas que son sometidas a proceso de extradición, cuando cumplan su condena y retornen a Honduras, sean enjuiciados aquí por sus deleznables crímenes.

En menos de tres años al menos cinco carteles del narcotráfico ya habían sido desarticulados: Los Cachiros (Litoral atlántico y La Mosquitia), los Valle Valle (Copán y Ocotepeque), Valle de Sula (zona del lago hasta Omoa), Cartel del Sur (cartel emergente en Choluteca) y el cartel de Olancho (Olancho y norte de Francisco Morazán).

Los extraditados

Durante la actual gestión, se han tramitado 24 procesos de extradición, en estos procesos ha sido clave la cooperación de agencias internacionales de países a quienes el presidente Hernández les exigió asumir su “responsabilidad compartida aunque diferenciada” en la violencia generada por el tráfico de drogas desde los países productores hasta el gran país consumidor, dijo Luis Suazo.

El 29 de septiembre de 2018, Heide Fulton, encargada de negocios de la Embajada de Estados Unidos en Honduras, reconoció que “una cooperación sólida entre el @MP_honduras y sus contrapartes regionales ha tenido estupendos resultados en el Triángulo Norte y EEUU”.

Lo anterior lo dijo luego que el departamento de Justicia revelara que 3,800 miembros de pandillas son enjuiciados en una operación que abarca los Estados Unidos y Centroamérica.

Una semana antes, Fulton también había reconocido que “la extradición de Noé Montes Bobadilla demuestra un compromiso continuo que los narcos enfrenten a la justicia en #Honduras y EEUU”.

El 11 de septiembre de 2018, Fulton también emite una declaración en la que afirma: “La embajada de Estados Unidos de América en Tegucigalpa, Honduras, reconoce la extraordinaria labor del Ministerio Público y de otras agencias de aplicación de la ley del Estado de Honduras para el éxito en la desarticulación y el aseguramiento de activos y propiedades obtenidas ilegalmente por parte de la pandilla MS-13 por medio de la Operación Avalancha III”.

Durante la cumbre de la Prosperidad y Seguridad del Triángulo Norte, realizada en Miami, John Kelly, calificó como un milagro la reducción de la violencia en Honduras.

“Yo debo decir cuando reviso las cifras de violencia: los otros tres milagros que han sucedido en esta región son Honduras, El Salvador y Guatemala, hace cinco años eran los países más peligrosos en planeta, con los mayores índices de homicidios en el planeta”.

“Los esfuerzos que han hecho en el área de seguridad, corrupción y economía, esos esfuerzos han logrado reducir, en algunos casos, los niveles de violencia en 40%, creo que el nivel mínimo que se ha alcanzado fue el 30% de reducción, ese es un milagro en marcha”.

Y también agregó: “Mi trabajo precisamente con mis vecinos al sur me hizo entender que nuestra seguridad está estrechamente vinculada con la de ellos… muchos de los problemas que enfrentamos en esta región hoy en día están directamente relacionados con la demanda por drogas que existe en Estados Unidos”.

De acuerdo a Kelly, más de 60,000 personas murieron por sobredosis en Estados Unidos en 2016, “cifra mucho mayor que todas las vidas que se perdieron en la guerra de Vietnam y en la guerra de Corea”.

El 1 de marzo del presente año, la DEA agradeció al Presidente Juan Orlando Hernández,  por su ardua labor. “ La DEA agradece a Juan Orlando Hernández y espera continuar la sociedad con Honduras”, destaca la información.

Los hondureños detenidos y entregados en extradición son:

PROCESOS DE EXTRADICIÓN DE CIUDADANOS HONDUREÑOS BAJO PROCEDIMIENTO APROBADO POR LA CSJ (Cargos de Narcotráfico y Conexos)

CARLOS ARNOLDO LOBO (Extradición ejecutada)

Capturado el 26 de marzo de 2014 en San Pedro Sula. Fue enviado a Estados

Unidos el 8 de mayo de ese mismo año. Fue el primer extraditable luego de la

reforma del artículo 102 constitucional.

JUVING ALEXANDER SUAZO PERALTA (Extradición ejecutada)

El segundo extraditado. Fue capturado el 10 de septiembre de 2014 en La

Ceiba. Salió en un avión comercial el 28 de octubre de 2014.

JOSÉ INOCENTE VALLE VALLE (Extradición ejecutada)

Fue detenido junto a su esposa el 3 de octubre de 2014. El hermano menor de los Valle fue enviado a EUA el 23 de enero de 2015.

MARLEN GRISELDA AMAYA ARGUETA (Extradición ejecutada)

Aprehendida el 3 de octubre de 2014 en una operación en el Departamento de

Copán. Fue extraditada junto a su esposo José Inocente Valle el 23 de enero de 2015

MIGUEL ARNULFO VALLE VALLE (Extradición ejecutada)

Fue capturado el domingo 5 de octubre en 2014 en una hacienda en Potrerillos, Florida, Copán. Fue extraditado el 18 de diciembre de ese mismo año.

LUIS ALONSO VALLE VALLE. (Extradición ejecutada)

Capturado junto a su hermando Miguel Valle Valle el 5 de octubre y extraditado

a Estados Unidos el 18 de diciembre de 2014.

HÉCTOR EMILIO FERNÁNDEZ ROSA (Extradición ejecutada)

Fue capturado en su residencia en El Hatillo, en el Distrito Central, el 7 de

octubre de 2014 y extraditado el 5 de febrero de 2015.

WILMER ALONSO CARRANZA BONILLA (Extradición ejecutada)

Fue extraditado el 15 de octubre de 2015. El ex policía fue detenido el 11 de junio de 2015.

JOSÉ RAÚL AMAYA ARGUETA (Extradición ejecutada)

Fue capturado en un operativo en El Porvenir, Copán, el 23 de septiembre de 2015 y

extraditado a Estados Unidos el 3 de febrero de 2016.

CARLOS EMILIO ARITA LARA / PORFIRIO MONTUFAR ARITA (Extradición ejecutada)

Capturado en Guatemala el 27 de octubre de 2015. Fue extraditado el 03 de

febrero de 2016

JUAN CARLOS ARBIZÚ HERNANDEZ (Extradición ejecutada)

Fue detenido el domingo 7 de febrero cuando salía de su vivienda en la residencial Villas Mabel de San Pedro Sula. Fue extraditado el 2 de junio de 2016.

SIXTO OBED ARGUETA GARCIA (Extradición ejecutada)

Detenido por la Policía en Comayagua el 12 de julio de 2016. Fue acusado formalmente en la Corte del Distrito Sur de la Florida el 7 de mayo de 2013.

ROBERTO DE JESUS SOTO GARCIA (Extradición Ejecutada)

Se ejecutó extradición el 20 de diciembre de 2017. Fue capturado el 28 de octubre de 2016 en Roatán, Islas de la Bahía.

LUDWING CRISS ZELAYA ROMERO (Extradición ejecutada)

VICTOR LORENZO FLORES PINEDA. (Con proceso en Honduras) (Extradición Diferida)

NOE MONTES BOBADILLA (Extradición ejecutada)

Extradición ejecutada el viernes 22 de septiembre de 2017. Capturado el 15 de junio de 2017

JAIRO ALY ARIAS MEJIA (Extradición ejecutada)

JOSE MIGUEL HANDAL PEREZ (con cargos en Honduras) (Extradición Diferida)

Se Realizó la primera Audiencia de Extradición el día 11 de agosto de 2017.

SERGIO NEFTALÍ MEJIA DUARTE (Extradición ejecutada)

Extradición Ejecutada: 25 de octubre de 2017. Capturado en Amarateca, FM, el 20 de agosto de 2017.

ARNULFO FAGOT MAXIMO (Extradición Ejecutada)

Extraditado el martes 12 de diciembre de 2017. Capturado el 28 de agosto de 2017

GEFFRY DARIO GUZMÁN TOBAR (Extradición Ejecutada)

Capturado el 09 de noviembre de 2017 en El Paraíso, Copán.

ARISTIDES DIAZ DIAZ (Extradición Ejecutada)

Capturado el 29 de julio de 2018 en una aldea de la Florida, Copán. EL 13 de septiembre un juez de extradición de primera instancia decidió conceder la extradición.

OSMAN DONAY MARTINEZ GUEVARA (Extradición Ejecutada)

Detenido el pasado 5 de diciembre de 2018.

JOSÉ ADALI AMAYA ARGUETA (extradición Ejecutada)

Capturado el 29 de enero de 2019 en Florida, Copán.

Leyes e instrumentos aprobados desde 2010

La reforma constitucional (artículo 102) para permitir la extradición, la cual se ejecuta a través de un Auto Acordado.

Ley sobre Privación Definitiva del Dominio de Bienes de Origen Ilícito

Ley contra el Financiamiento del Terrorismo

Ley de Seguridad Poblacional

Ley del Consejo Nacional de Seguridad y Defensa.

Creación de la Fuerza Nacional Antiextorsión FNA

Ley de Protección de la Soberanía del Espacio Aéreo

Ley de Inteligencia Nacional

Creación de la Policía Militar de Orden Público

Creación de la policía élite Tigres

Creación de la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (FUSINA)

Ley General para la Aplicación de Pruebas de Evaluación de Confianza

Creación de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (Atic)

Creación de la Dirección Nacional de Seguridad Aeroportuaria (DSA)

Ley Especial contra el Lavado de Activos

Decreto de emergencia para la Depuración de la Policía Nacional

Creación Nueva Ley Orgánica de la Policía Nacional

 

URL Corta: http://bit.ly/2MYvHdd

Compartir esta noticia...

Compartir esta noticia...