Joel Barahona, un ingeniero hondureño apasionado por la música y con un corazón altruista 

1640 views

***Este hondureño es padre de familia, ingeniero, talento de EEH y además, es un apasionado de las obras altruistas. 

Por: Gabriel Ortiz
Tegucigalpa, Honduras

En el país existen muchos hondureños que a diario, luchan por forjar una sociedad mejor, que dejan sus intereses propios y deciden ayudar a los demás, buscando el bienestar de aquellos que más lo necesitan.

Nuestra sociedad no los reconoce muchas veces, pero la satisfacción propia y la alegría que brindan a los que ayudan, es pago suficiente para motivarlos a seguirlo haciendo.

Joel Alberto Barahona, es un joven originario de Tegucigalpa de 27 años, que ha dedicado su vida a luchar por sus sueños personales, pero también, ha buscado formas de como darle algo bueno a otros.

A pesar de que no tuvo una niñez “privilegiada” y creció con muchas carencias económicas, pudo salir adelante y lograr convertirse en un hondureño de bien.

Graduado de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) de Ingeniería Eléctrica Industrial, nos cuenta un poco de su vida laboral, personal y altruista.

Joel es un hombre casado y para él, la familia ” es un gran regalo de Dios, quien te hace crecer como persona y te enseña los valores a seguir en tu vida; es la que siempre estará en las buenas y en las malas”.

Actualmente es uno de los talentos con los que cuenta la Empresa Energía Honduras (EEH), desarrollándose en el área de Control de Energía.

“Coordino el Área de Protección de Redes (blindaje de la red para controlar las pérdidas de energía), también llevo el control de la energía consumida en las Zonas de Difícil Gestión”, contó el joven entrevistado.

“En la empresa he adquirido una buena experiencia relacionándome con personas que llevan varios años en el sector eléctrico y me han ayudado a comprender como es que se maneja la distribución de la energía desde la construcción de la red hasta la normalización de un nuevo suministro”, agregó.

Además, Joel es un amante de la música y un baterista por excelencia, algo que según él, ya traía en la sangre.

“La batería me empezó a gustar desde niño, me llamaba bastante la atención como se usaban las manos y pies para ejecutar el instrumento. Aparte de la batería puedo ejecutar la flauta y un poco de guitarra”, expresó a Hondudiario.

“Aprendí en la iglesia donde me congrego. No tuve un maestro en realidad; al inicio me enseñaron los ritmos básicos y de ahí me ha tocado aprender con videos, amigos, etc”, añadió.

Sobre la primera vez que ejecutó este instrumento, recuerda que estaba muy nervioso, pero a la vez contento de poder ver cumplido uno de sus sueños, el que ahora continúa como parte del grupo de alabanza de la iglesia Centro Cristiano Peniel en Comayagüela.

“Pienso que la música no puedes aprenderla solo porque sí, tiene que gustarte por lo menos algo. También cuando ejecutas un instrumento o cantas va implícito la pasión con lo que lo haces”, dijo sobre el talento musical con el que cuenta.

Asimismo, Joel cuenta con un corazón altruista, fiel creyente del que ayudar a los demás, también forma a los humanos como mejores personas. Desde su adolescencia, fue apoyado por otras personas y eso lo impulsó a seguir el ejemplo.

“He pertenecido a varias organizaciones como Compassion Internacional, Red Viva Honduras, Solidaridad y en la iglesia donde me congrego, siempre hay oportunidades para poder ayudar o aportar en obras sociales. Actualmente lo hago desde la iglesia y Solidaridad”, mencionó el capitalino.

Además, aseguró que le gusta realizar este tipo de obras “porque en el país hay bastante necesidad y no se tienen las mismas oportunidades para todos. También como agradecimiento por lo que una vez hicieron por mí”.

Sobre si cree que la sociedad ha perdido el valor de la solidaridad, mencionó que “no del todo, somos bastantes hondureños que todavía lo hacemos. No todos salen en los periódicos, noticieros, redes sociales, etc. Pero los hondureños tenemos un corazón de servicio; lo puedes comprobar cuando vas a un pueblo y te ofrecen de todo”.

Asimismo, “cuando hay participaciones en maratones a beneficios de organizaciones para bienes sociales y ayudas medicas o el simple hecho de regalar un vaso con agua a alguien. Lo que a veces influye es la inseguridad de la sociedad y la desconfianza que se ha generado por ciertas personas que no han hecho lo correcto”, dijo.

En ese sentido, decidió enviar un mensaje a la sociedad hondureña, para que ayuden a los demás siempre que puedan hacerlo.

“La oportunidad de servir a alguien o de ser un voluntario la tienes a diario, es cuestión de que sacrifiques cosas que te gustan hacer y dediques un tiempo para poder ayudar a otros. No solo te sentirás bien, sino que también crecerás como persona”, expresó.

“Honduras no es el país que el mundo piensa que es, ¡Es un país Hermoso!, cada uno de los hondureños y hondureñas podemos aportar un granito de arena, hacer crecer esta nación y poder cambiarla desde nuestros trabajos, en la escuela, en la universidad, en la sociedad, en la familia, donde te encuentres”, añadió.

“¿Cómo? No botes basura en las calles, respeta las señales de tránsito, no abuses de autoridad, no robes (aunque sea algo pequeño), si puedes ayudar hazlo, no hagas tratos deshonestos, busca el beneficio de todos y no solo los tuyos, respeta las autoridades de cualquier índole, no copies en los exámenes y tareas, etc”, mencionó Joel.

Y finalizó con esta frase: “No porque nos llamen un país tercermundista es que lo somos, tú decides si lo eres o no”.

URL Corta: http://bit.ly/2UXD5rc

Compartir esta noticia...

Compartir esta noticia...