Movimiento ECO y sus pajillas de bambú amigables con el medio ambiente

1037 views

*** Esta iniciativa ha sido muy bien vista y no es para menos, al ser algo tan positivo que genera un giro de 360 grados a la forma de cómo proteger al medio ambiente. 

Tegucigalpa, Honduras

¿Se ha preguntado donde terminó esa pajilla o popote que utilizó para degustar del agua de un coco en las playas de Tela?; pues si no la deposito en un contenedor para reciclaje es probable que este atorada en la nariz de una tortuga marina.

Los artículos desechables hechos con plástico están acabando con la vida del planeta, especialmente con los ecosistemas acuáticos, perjudicando gravemente ríos y mares.

Según datos revelados por Greenpeace.org, los mares y océanos son receptores de hasta 12 millones de toneladas de basura, esta situación podría ser peor teniendo en cuenta que para 2020 la producción de plástico se acercará a los 500 millones de toneladas, siendo un 900 por ciento mayor si se compara con el año 1980.

Honduras no escapa de esta realidad, es muy sencillo caminar por las calles de las ciudades y encontrar grandes cantidades de basura acumuladas, al mismo tiempo se hace un paisaje común visitar playas que arrastren botellas para refrescos y bolsas plásticas.

A pesar que el país ha aprobado aproximadamente 50 tratados internacionales y más de 100 leyes secundarias en el campo del Derecho sobre ambiente o recursos naturales, el débil aparato judicial sumado a la indiferencia e ignorancia de la población anulan los efectos positivos que podrían generar estas normas sobre los ecosistemas.

Pero no todo está perdido, existen personas que pueden hacer la diferencia, para cambiar algo grande lo más sensato es empezar por cambiar pequeñas cosas, es así como nace a principios del 2018 el Movimiento ECO, creado por las Ingenieras Ambientales, Daniela Larios y Ana Julia Sosa para luego sumarse el hermano de una de ellas, Salvador Larios.

No es una idea, es un MOVIMIENTO

El movimiento ECO comienza en palabras de la joven Daniela “de la preocupación por el abuso y mala utilización del plástico y por el impacto negativo que tiene este en nuestro planeta. También porque vivimos en un mundo de consumismo que se ha triplicado en los últimos años, nace por el amor al océano, a los animales y al planeta en general”.

Eco tiene como objetivo ofrecer alternativas a los plásticos de uso único (pajillas, desechables, botellas plásticas, bolsas) que sean fáciles de usar y que su materia prima como procesos de producción sean amigables con el planeta.

“Además queremos también uno de los grandes objetivos es incentivar a la población a disminuir el consumo de estos plásticos y a disminuir también la generación de basura en general esto a través de educación, no hay otra forma de hacerlo, damos charlas, tenemos nuestras redes sociales muy activas, la gente nos puede escribir preguntar cómo puedo reducir mi consumo de esto, cual es la alternativa a esto”, comentó Daniela Larios.

Asimismo, la ingeniera ambiental reveló que ECO también apoya proyectos relacionados con la conservación del medio ambiente y que actualmente son parte del programa de conservación de tortugas marinas de la Asociación para la Conservación Ecológica de las Islas de la Bahía (BICA por sus siglas en inglés) y el programa de Restauración de Coral.

 “Yo siempre lo he dicho, y es algo que me planteé desde un principio, yo no quiero que ECO sea una empresa sino un movimiento, algo que una a personas, que llame a gente a quererse unir a este movimiento de salvar nuestro planeta, de cuidarlo y protegerlo y de hacer todo lo posible para que nuestra vida en esta tierra no afecte de manera negativa el medio ambiente”, expresó.

Pequeños cambios, grandes resultados

Para lograr la meta, Larios dijo que todo inicio para ella desde que personalmente decidió reducir su uso de plástico desechable después de ver el documental “A Plastic Ocean”, buscando alternativas naturales y que se fabricaran de manera sostenible fue así como pensó en elaborar pajillas hechas de bambú como un excelente punto de partida.

“Las empecé a hacer de manera personal, vi que era una buena idea y algo que tenía que compartir con Honduras, ya que cuando inicie el cambio vi que no habían muchas alternativas, tal vez porque no estaba en este medio, a medida que fue ECO creciendo empecé a conocer más gente, empresas, más emprendedoras hondureñas que si están trabajando en eso, tal vez no haya alternativas de todo pero si hay muchas empresas que trabajan con esto, muchos emprendedores”, expuso la joven emprendedora.

“La venta de las pajillas se empezó a fabricar de manera personal, después empezamos a vender por Instagram y por encargos, ya después fuimos creciendo, fuimos mejorando nuestros procesos de producción gracias a mi hermano Salvador, pudimos agilizar la producción de las pajillas siempre que fueran bambú orgánico, todo el proceso es a mano, no usamos ningún químico, ningún fertilizante”, desveló Larios.

“Después conocimos a Cristina Hernández, ella es la dueña de Galería de Diseño Honduras, nos ayudó mucho, nos abrió las puertas, que es una tienda colaborativa, hay varias marcas, muchos emprendedores talentosos, diseñadores hondureños y cada uno tiene su estante, tiene su marca y así empezamos” narró la ingeniera.

Pajillas sin huella

De igual manera, Larios señaló que cultivan el bambú en Valle de Ángeles y en la montaña de Azacualpa, el cual necesita muy poco cuidado y que solo hay que estar pendiente de cuando hay que cortarlo para que sea del tamaño ideal de las pajillas.

Añadió que “no cortamos de raíz el bambú, solo lo pegamos y crece súper rápido, no talamos ningún árbol, ninguna rama de bambú, usamos abono orgánico, eso es el proceso de plantación”.

Para el proceso de producción detalló que se corta la rama y se trae a Tegucigalpa, luego se selecciona a las medidas que son correspondiente a las pajillas, hay un pequeño proceso de secado y para lijar, después pasa por dos desinfecciones de manera natural para posteriormente el grabado, empaque y hacia la tienda.

Un movimiento que crece

Esta iniciativa ha sido muy bien vista y no es para menos, al ser algo tan positivo que genera un giro de 360 grados a la forma de cómo proteger al medio ambiente, la joven ingeniera confesó que poco a poco se va uniendo más gente “algunas empresas nos han escrito para dar regalos corporativos o tal vez tienen algún congreso o charla que sean de tema ambiental, les gusta mucho nuestro producto para darlos en sus bolsas de cortesía que dan en ese tipo de eventos”.

Para ser parte del Movimiento ECO, se encuentra en Instagram como Eco.hn o visitar la tienda Galería de Diseño Honduras en la colonia 15 de septiembre, segunda planta del Colegio de Administradores de Empresas de Honduras.

“Nos encanta relacionarnos con nuestros seguidores, ofrecemos un espacio donde las personas pueden escribirnos o contactarnos con toda confianza y preguntarnos cualquier duda sobre cómo ser un consumidor más responsable, como ser más ecológico, que cambios podrían hacer”, destacó.

“Cualquier cambio puede ser abrumador y más cuando uno no está acostumbrado a estas cosas, a mí me costó bastante, fue poco a poco hay personas que es más fácil para ellos dejar algo de un solo, super fácil, para mí no lo fue, yo deje primero las pajillas después pase a utensilios, después pase a botellas y así fui gradualmente ahora es muy poco el plástico desechable el que yo consumo”, manifestó.

Finalmente, Daniela Larios, adelantó que se vienen algunas actividades, “vamos a hacer un taller de educación ambiental con unos socios que les vamos a contar más delante de eso. Nosotros creemos que una cosa muy importante y que es fundamental para ayudar al medio ambiente es la educación y por eso nos enfocamos bastante en eso. Esa es la forma en que aportamos nuestro granito de arena”. OB/Hondudiario 

URL Corta: http://bit.ly/31S72eT

Compartir esta noticia...

Compartir esta noticia...