Protestas en contra del presidente de Ecuador se agudizan

293 views

***La policía expulsa a los manifestantes del Parlamento y el Gobierno decreta el toque de queda.

Tegucigalpa,Honduras

El presidente ecuatoriano Lenín Moreno se enfrenta a la peor crisis en sus dos años y medio de Gobierno. Este pasado martes se cumplió una semana de paro nacional: decenas de carreteras cerradas, clases en escuelas y colegios suspendidas, miles de personas movilizadas desde diferentes partes del país hasta Quito, la capital, decenas de heridos, y al menos un muerto.

Las manifestaciones empezaron la mañana del 3 de octubre, día y medio después de que el presidente Moreno, en una cadena de televisión nacional, anunciara las nuevas medidas económicas y laborales para enfrentar la crisis en el país. Dentro del “paquetazo” –como coloquialmente se conoce al conjunto de ajustes económicos– estaba la polémica eliminación del subsidio a los combustibles.

Desde hace 40 años –cuando empezó el primer boom petrolero en el Ecuador– la gasolina extra, súper y el diésel están subsidiados por el Estado ecuatoriano.

Después de Venezuela y Bolivia, Ecuador es el país de América Latina con el precio de combustible más bajo. Lenín Moreno, quien dijo que el país destina más de 1.300 millones de dólares al año a este subsidio, es el primer presidente que se atreve a quitarlo.

Los transportistas fueron los primeros en reaccionar. El 2 de octubre anunciaron la paralización de sus actividades. Ese día, el representante de la Federación Nacional de Cooperativas de Transporte Público de Pasajeros del Ecuador, Abel Gómez, dijo que si la reforma empezaba al día siguiente, “la transportación lamentablemente no sale a operar”. Y así sucedió.

A los transportistas se sumaron gremios de profesores y estudiantes universitarios. Con las protestas llegó también la represión policial. Ese primer día de huelga, tres periodistas denunciaron haber sido agredidos por la fuerza pública.

Ese primer día de huelga, también, el presidente Moreno anunció un estado de excepción en el que, según la Constitución, se suspende o limita “el ejercicio del derecho a la inviolabilidad de domicilio, inviolabilidad de correspondencia, libertad de tránsito, libertad de asociación y reunión, y libertad de información”. “Las medidas están completamente en firme”, recalcó Moreno.

Más allá de la eliminación al subsidio de los combustibles, algunas de las otras medidas económicas anunciadas son la eliminación del anticipo al impuesto a la renta, la supresión de aranceles para bienes tecnológicos y la reducción de las vacaciones de los funcionarios del sector público de 30 a 15 días, como ocurre en el sector privado.

El paquete es consecuencia del acuerdo que el país alcanzó en febrero con el Fondo Monetario Internacional, en el que la entidad económica exigía esas reformas a cambio del acceso a crédito.

Cuando anunció las medidas, Moreno también recordó que durante su Gobierno se han eliminado 20 ministerios, 23.000 funcionarios públicos han sido cesados y se ha reducido el 20 por ciento del sueldo de los funcionarios con nivel jerárquico superior.

Lenín Moreno llegó a la presidencia de Ecuador en mayo de 2017, después de que Rafael Correa estuviera 10 años en el poder. Correa, el día de cambio de mando, era su amigo y antecesor.

Hoy, Correa y Moreno son enemigos políticos. En esta semana de paro, la bancada en la Asamblea Nacional de la Revolución Ciudadana –el partido de Correa– pidió la destitución de Moreno. Él, por su parte, acusó al correísmo de la violencia suscitada en las manifestaciones. Hasta el 4 de octubre, la Policía había detenido a 350 personas, la mayoría acusada de actos vandálicos. Ese mismo día, el ministerio de Defensa desplegó tanquetas.eldiario.es/hondudiario

URL Corta: http://bit.ly/2MqGmeW

Compartir esta noticia...

Compartir esta noticia...