Irán permite por primera vez el acceso de las mujeres a un estadio de fútbol

678 views

***Las autoridades ceden ante la presión de la FIFA y la conmoción social por la muerte de una chica que se inmoló al pensar que iría a la cárcel por colarse en un campo.

Tegucigalpa, Honduras

La asistencia de mujeres al partido de fútbol que este jueves disputan las selecciones de Irán y Camboya, en la fase clasificatoria para el Mundial de Qatar 2022, marca un punto de inflexión no solo en la historia del deporte en la República Islámica, sino en la lucha de las iraníes por sus derechos.

Este encuentro en el estadio Azadi de Teherán (resuelto por 14-0) es el primero en cuatro décadas al que las aficionadas pueden acceder sin ser preseleccionadas, y derriba, aunque sea de manera temporal, una barrera en el último país que no permitía la entrada libre a los estadios de las seguidoras.

No obstante, algunas activistas se han quejado del escaso número de entradas que se les han reservado y temen que sea solo una concesión limitada ante las presiones de la FIFA.

En total, las mujeres podían disfrutar de 4.000 de las 78.000 plazas con que cuenta el Azadi, aunque según la web de 90, el programa más popular de fútbol de la televisión iraní, algunas no salieron a la venta. Las afortunadas que han conseguido una entrada han ocupado cuatro sectores segregados de las gradas, vigiladas por 150 mujeres policía.

La Federación Internacional de Asociaciones de Fútbol (FIFA), organizadora del Mundial, había amenazado con suspender a Irán debido a su controvertida política de prohibir la asistencia de las mujeres a los partidos masculinos. La medida fue adoptada poco después de la revolución de 1979 y, aunque nunca se ha plasmado en una ley o norma escrita, se ha aplicado de forma estricta desde entonces.

Ello no ha impedido, sin embargo, que la afición al deporte rey cundiera entre las iraníes, lo mismo como jugadoras que como espectadoras. En los últimos años fueron notorios los casos en los que muchachas jóvenes se disfrazaban de chicos para acceder a los estadios, algo que el cineasta Jafar Panahi reflejó en la película Offside (Fuera de juego). Ahora, ese entusiasmo ha vuelto a evidenciarse. Cuando la semana pasada se pusieron a la venta las 4.000 entradas reservadas a las mujeres, apenas tardaron una hora en agotarse. El País/Hondudiario

URL Corta: http://bit.ly/2olMP2P

Compartir esta noticia...

Compartir esta noticia...