PAÍS POBRE, QUE ACTÚA COMO RICO.

584 views
Mario E. Fumero

Existen varios factores para que un país pobre se haga rico, o al menos, salga del subdesarrollo. Lo primero que tiene que aprender es a trabajar, porque lo que enriquece a una nación es el Producto Interior Bruto (PIB) y no la política, que muchas veces lo que procede son trabas al progreso para que la productividad no se ejecute creándose mucha burocracia.
Dónde hay trabajo hay riqueza, y donde hay riqueza hay prosperidad. Tristemente nuestros países latinoamericanos, más que trabajo, lo que existe son derechos laborales, altos impuestos y excesivas vacaciones, con un bajo rendimiento, acompañado de corrupción, mala administración y para colmo, no existe una cultura educativa familiar de planificación económica.

Mientras que los países ricos y prósperos, como Estados Unidos y la gran mayoría de los países europeos, los feriados son mínimos, en Honduras los feriados son largos y constantes con el fin, según dicen algunos, de estimular el turismo y el trabajo. pero sacrificando la economía de las familias humildes, y la prosperidad productiva. ¿Será cierto que los feriados largos promueven la prosperidad, o más bien incrementan la miseria y el endeudamiento para muchos y enriqueciendo para unos pocos?

¡No!, En los feriado largos lo que hacen negocio son las casa de empeño, porque las personas se endeudaran y se mantendrán en aprieto al siguiente mes, quedando sin recursos para enfrentar el futuro, porque una de las características de los hondureños es que no saben ahorrar, ni planificar su economía hacia el futuro basados en la realidad mundial, porque viven al día ignorando los tiempos peligrosos que se avecinan.

El gobierno, por su lado, acude a medidas populistas para quedar bien con el pueblo y de forma constante hace largos feriados (llamado puentes) de vacaciones que si lo sumamos todos los que hay en el año, descubriremos que en 12 meses no trabajan durante más de un mes, sin incluir los fines de semana que son aproximadamente 26 días, mas las vacaciones, enfermedad y otras concesiones. Al final, apenas trabajamos 10 meses en un año.

Cierto político de un país rico me dijo que cómo es posible que mientras en su nación se matan trabajando para apoyar a los países pobres del tercer mundo, estos se toman más vacaciones que ellos, y producen menos, aunque tienen mayor necesidad. Sinceramente, no supe que contestar.

Japón se levantó de una guerra devastadora, y se convirtió actualmente en una potencia productora y prospera. Hay dos factores culturales que transformaron esta nación; el primero es el espíritu de trabajo de sus habitantes, y el segundo es el espíritu de educación económica que de forma cultural los japonesa le imparten a sus hijos, porque el adquirir conocimientos intelectuales es bueno, pero saberse administrarse económicamente es mucho mejor. Los japoneses casi no tienen tierra para producir alimentos, pero con su tecnología controlan el mercado mundial y sus productos son de alta calidad.

En realidad, donde hay pereza hay miseria, y donde no hay laboriosidad no hay prosperidad. San Pablo habla mucho del trabajo, y del resultado de la pereza, afirmando que: “el que no trabaja, no coma” (2 Tesalonicenses 3:10). Si seguimos con tantos feriados jamás saldremos del subdesarrollo, porque para lo único que sirven los feriados es para la diversión, juerga, borracheras, muertes, accidente y después quedarnos en la quiebra, endeudados y en apuros económicos.

Si el gobierno, consciente de la crisis y pobreza que vive el pais, decidiera suspender las ayuda y crean condiciones de trabajo, reducir los feriados y actuará como lo hace Estados Unidos y la Unión Europea, de seguro que no saldría electo, o seria impopular, porque tristemente, a la gente se le da lo que le gusta, aunque talcosa no sea beneficiosa para el país, porque el sacrificio nadie lo quiere, y menos los pobres. Porque la pobreza es una actitud mental, una falta de visión y una falta de compromiso laboral.
Basta ya de tantos feriados, y busquemos la fórmula de trabajar y producir más y eduquemos a las familias en ahorrar hoy para enfrentar el futuro, porque sin trabajo y ahorro jamás habrá prosperidad.

mariofumero@hotmail.com
www.contralaaposotasia.com

URL Corta: http://bit.ly/2pYOxY6

Compartir esta noticia...

Compartir esta noticia...