Campaña de prevención contra el suicidio

204 views
Ricardo Sosa, Experto en Seguridad y Crimino.

Es evidente que la prevención del suicidio requiere un enfoque multidisciplinario, pero también debe ser innovador, integral y multisectorial.

La semana anterior, medios de comunicación y redes sociales fueron saturadas de imágenes y vídeos sobre el suicidio de una mujer que se lanzó desde la tercera pasarela del paso a desnivel sobre el redondel Naciones Unidas en Antiguo Cuscatlán y murió de inmediato.

No faltaron abundantes críticas y ofensas contra la ahora fallecida. El suicidio figura entre las veinte causas de defunción más importantes a todas las edades a nivel mundial, en especial el segmento de personas entre 15-44 años, llegando en promedio a tres mil personas cada día que toman esta fatídica decisión, superando más de un millón de personas en un año.

Según las últimas estimaciones de la OMS, para el año 2020 las víctimas pueden sobrepasar 1.5 millones anuales en promedio. De hecho se producen en la actualidad más muertes por suicidio que por la suma de homicidios y guerras de todas las regiones del mundo.

Las enfermedades mentales como la depresión, trastornos por abuso de consumo de bebidas alcohólicas y de sustancias, las sensaciones de pérdida, entornos culturales, sociales y ambientales, violencia, problemas financieros, situaciones de problemas entre esposos o compañeros de vida, pobreza, el acoso del crimen organizado y pandillas, las extorsiones, desempleo, problemas jurídicos o laborales, pérdidas relevantes de varios tipos, aislamiento, enfermedades terminales, la depresión y esquizofrenia, entre otras, ¿le suenan familiares en nuestro entorno?
Por supuesto, en América Latina estamos con estos problemas enquistados en nuestras sociedades.

Por estos motivos el suicidio es considerado como un problema de salud pública. La depresión no tratada o sin un diagnóstico profesional en particular esta en casi el 90 % del total de casos. En nuestro país existe otro factor, y es la emulación de dicha conducta por medio de las noticias, en especial en personal que labora con armas de fuego como policías, miembros del ejército, custodios, miembros del CAM, agentes de seguridad privada, vigilantes patrimoniales, ya que con los niveles de violencia y crimen a los que se enfrentan a diario requieren de un programa de atención permanente para disuadir y brindarles apoyo para combatir los efectos del estrés postraumático. Las tentativas de suicidio son hasta 20 veces más frecuentes que los casos consumados.

Para prevenir el suicidio es vital iniciar con la prevención en la familia, generando en nuestros hijos esa identidad, formación en principios y valores, una adecuada autoestima brindándoles amor y atención; en la escuela generando relaciones saludables y con un programa de detección temprana; que los medios de comunicación, principalmente los no agremiados puedan contribuir aplicando su autocensura cuando se produzcan estos casos; supervisión y control efectivos para la venta de bebidas alcohólicas a los adolescentes, sustancias y plaguicidas; programas de atención para personas que ya están en condiciones de abusos de alcohol o sustancias que puedan implementarse en las escuelas, universidades, iglesias y centros de trabajo; fortalecer los servicios en el ISSS y la red pública de hospitales; el mejorar las autorizaciones, portación y tenencia de las armas de fuego, tanto de manera legal como el combate al tráfico de armas es fundamental ya que está convirtiéndose en la principal forma para quitarse la vida.

En este momento el segmento de los jóvenes entre los 15-29 años es el grupo de población que está siendo asesinado por la violencia, pero este segmento también tiene la mayor amenaza y factores de riesgo. Es evidente que la prevención del suicidio requiere un enfoque multidisciplinario, pero también debe ser innovador, integral y multisectorial. Pero lo principal requiere de sensibilización sobre la importancia de este enemigo silencioso.

URL Corta: http://bit.ly/2NlfGOn