Costas del Pacífico de Honduras podrían “desaparecer” por crecida del mar en 2050

280 views

***En el mapa, se observa como podrían verse afectadas zonas como La Unión, San Lorenzo y Monjarás.

Tegucigalpa, Honduras

La subida del nivel del mar, producto del cambio climático, podría afectar en el mundo a 300 millones de personas en 2050 y hasta 480 millones en 2100. Esta cifra triplica las estimaciones que hasta hace poco barajaban los científicos.

Según una nueva investigación de la organización Climate Central, publicada en Nature Communications, la amenaza es mayor y podría acabar con algunas de las grandes ciudades costeras del mundo.

“Nos sorprendió descubrir que nuestras costas son más vulnerables de lo que los investigadores habían pensado en un principio”, afirmó el Dr. Benjamin Strauss, CEO de Climate Central y coautor del estudio.

Los nuevos hallazgos señalan que el territorio sobre el que actualmente viven 150 millones de personas estará por debajo del nivel del mar a mediados del siglo. Entre las regiones más afectadas están China, India y el sureste asiático, pero también existen regiones que quedarán sumergidas o inundadas en África, Europa o América, este es el ejemplo de algunas regiones del Golfo de Fonseca, incluyendo a Honduras.

En el mapa, se observa como podrían verse afectadas zonas como La Unión, San Lorenzo y Monjarás.

“Dependiendo de la subida del nivel del mar, estas zonas estarán inundadas cada vez que llueva o quedarán completamente bajo el agua”, explica a Verne Carlos Gay García, investigador del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Como apunta un reciente informe realizado por The Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC, por sus siglas en inglés) un panel de expertos que asesora a la ONU, el nivel de las aguas seguirán subiendo. “Una reducción de 0,1 metros en el aumento del nivel global del mar implica que hasta 10 millones de personas menos estarán expuestas a los riesgos”, señala el documento del IPCC.

Según Gay García, la estimación oscila entre uno y dos metros, pero podría llegar a los seis metros a finales de siglo. Todo depende del calentamiento global, estimado entre 1,5 y 2 grados. “Con solo 40 centímetros de aumento, estamos hablando de olas mayores que pueden penetrar muchos kilómetros tierra adentro”, dice el experto.

El Caribe se verá fuertemente afectado, especialmente la región de Quintana Roo y sus reservas naturales: Yum Balam, Sian Ka’an, Xcalak; pero también destinos turísticos paradisíacos como la isla de Holbox, Mahaual y la laguna de Bacalar. “Toda la costa del Golfo estaría en riesgo y dependiendo de la subida del nivel del mar, la costa del Pacífico, que se encuentra más elevada”, agrega el doctor Gay García.

También quedarían fuertemente afectadas ciudades de la costa poniente de Yucatán, Campeche, casi todo el estado de Tabasco y regiones bajas de Veracruz como Tlacotalpan. Al noroeste del país, Ciudad Obregón, en Sonora, perdería gran parte de su territorio. Igualmente, la costa de Sinaloa y Nayarit viviría los efectos del cambio climático.

Al sur, el panorama no pinta mejor. La costa de Acapulco (Guerrero), uno de los destinos turísiticos más visitados en el país, podría tener solo 30 años más de vida tal y como la conocemos. “No solo es ahogarse, la subida del agua provoca erosión, afecciones al turismo, a la pesca, la producción de la comida y la biodiversidad”, explica Gay García. Según el mapa toda la zona de Barra Vieja, Paraíso Diamante y los alrededores de la laguna de Tres Palos en la ciudad guerrerense, estarían en riesgo.

“La amenaza la conocemos desde hace tiempo -finales de los años 70- pero varía la urgencia con que la vemos. Es una crisis verdaderamente importante que los políticos tienen que atender y en la que hay que incorporar a toda la población del mundo”, dice Gay García.

El científico cree que todo no está perdido si se estabiliza la subida de la temperatura 1,5 grados y se erradica la quema de combustibles fósiles. “Tenemos que utilizar la tecnología para sacar dióxido de carbono de la atmósfera y ponerlo a niveles de antes de la Revolución Industrial”, dice Gay García. “Adaptarnos a vivir con el cambio climático es más asequible que correr desde la costas”, sentencia el científico de la UNAM.

Para más detalle haz zoom en el mapa y comprueba en rojo qué regiones se verían afectadas. Verne/Hondudiario

URL Corta: http://bit.ly/2Qhej5g