Buscando el mejor nacatamal de Tegucigalpa

705 views

*** Considerados una de las comidas más tradicionales, exquisitas y “engordantes” de Honduras, los nacatamales pueden ser degustados y encontrados durante cualquier época del año. 

Por Oscar Banegas

Tegucigalpa, Honduras

Para cuando este leyendo esta nota, lo más probable es que usted ya se haya comido al menos dos nacatamales durante en esta temporada; y si no, pues no sabemos qué está esperando, porque la época navideña ya comenzó y un “Tamal” es sinónimo de Navidad, tradición y fiestas de fin año.

Durante estas fechas no puede faltar el que un hondureño se coma un nacatamal, los hay de muchas formas, sabores, tamaños e ingredientes; algunos llevan pasas, papas, chicharos y las que no a todo el mundo les gustan, aceitunas.

Considerados una de las comidas más tradicionales, exquisitas y “engordantes” de Honduras, los nacatamales pueden ser degustados y encontrados durante cualquier época del año, sin embargo, en diciembre su consumo como que se cuadriplica, debido a la habilidad especial del tamal de unir a la familia hondureña.

Una noble misión

Es por eso que el equipo de Hondudiario “experto catador de tamales”, visitó varios mercados de la capital con la noble e importarte misión de buscar el mejor nacatamal de “Tegus”.

Nuestra primera para fue la Feria del Agricultor y el Artesano, allí vistamos Nacatamales Deysi, y desde que nos acercamos la encargada del negocio Deysi “La mera doña de los nacatamales de Tatumbla” nos recibió de la mejor manera, con una gran atención y servicio que deseamos agradecer.

Pero bueno, vamos con el tamal, al probarlo no se si era el hambre (eran aproximandente las 12:47 del mediodía) pero coincidimos en que estaba delicioso, un sabor muy bueno y la masa ni tan suave ni tan consistente, en su punto como dicen las doñas, acompañado de un buen pedazo de carne de cerdo.

Hay que destacar, el sabroso encurtido con el que hacen acompañar el tamal, sumando así una combinación de sabores difícil de superar; en Nacatamales Deysi, le ponen su limoncito y también tortillas a gusto del cliente, en atención muy bien.

“Me enfoco y me esmero para hacer el producto principalmente con deseos, con amor y cariño”, comentó Deysi, mientras nos preguntaba si queríamos más tortillas.

“Para este producto destaque así tan rico incluso le llego a echar hasta semillas de ayote”, complementó.

Reveló que tiene más de 40 años de vender tamales, algo que le ha permitido sostener a su familia por generaciones, además de que vende unos mil 200 nacatamales en dos días.

En Nacatamales Deysi, el tamal cuesta 24 lempiras y son elaborados y traídos desde el municipio de Tatumbla, si quiere hacer algún pedido puede llamar al 98231480.

Siempre allí mismo en la Feria del Agricultor, nos dimos también una vuelta por Nacatamales Don Juan, donde muy amablemente el encargado nos atendió.

Al degustar el tamal, nos llamó la atención el rico sabor del pollo, a lo que Don Juan respondió, “el nacatamal de pollo, no es de pollo directamente, si no que es de pavipollo, es uno de engorde que pesa hasta 8 libras”.

Para darle calidad y sabor a sus tamales, Don Juan, expresó que, “yo creo que es una primera es el deseo de hacer las cosas bien, dos, es como mantener el cliente y tres, creo que es tener un espíritu emprendedor y también de comerciante no solamente de un vendedor común, un vendedor común puede vender cualquier cosa, pero, un comerciante tiene que pensar con los productos que va a desarrollar”.

“Si le voy a poner arroz yo no le pongo arroz blanco, yo trabajo con arroz pre cosido de calidad, si es papa no trabajo con papa así común normal de esa barata, yo uso papa caesar que es la de calidad”, añadió.

Don Juan fabrica sus tamales en Tegucigalpa, en la Colonia Brisas del Norte, vende de pollo, cerdo, a 24 lempiras, mixtos a 30, y los hay hasta especiales de 50 lempiras. Para probarlos y hacer pedidos puede llamar 97993899.

Lugares y nacatamales míticos

Luego nos fuimos, hasta el centro de la capital, aquí teníamos que probar los legendarios tamales de Chinda Díaz.

Hay que decir que el tamal del memorable mercadito, es más pequeño que los de la Feria del Agricultor, pero eso no quiere decir que sea malo, al contrario, por algo son legendarios y gozan de una fama sin igual.

“Aquí la receta es de Chinda Díaz, esa no se dice, es muy especial”, nos dijo una de las que amables encargadas.

Solo nos comentó que se basa en la manteca de cerdo, que tiene que ir bien preparada con buenos ingredientes para que el tamal lleve buena sazón.

En Chinda Diaz el nacatamal cuesta 23 lempiras, los hay de pollo y de cerdo, si usted va al centro en estos días no dude es comerse unos dos tamales de este emblemático negocio y forme parte de los hondureños que podemos decir “Yo comí de los legendarios tamales de Chinda Díaz”. Para pedidos puede llamar al 22387102.

Y hablando de lugares míticos, no nos podíamos ir del centro sin visitar el Mercado Los Dolores.

Aquí nos sentamos y disfrutamos de los tamales del Comedor Blanquita, un tamal delicioso, “gordito”, y poderoso, servido por una de las carismáticas meseras de nombre Mirna, que hizo que amaramos más nuestra profesión de catadores de nacatamales.

Sobre eso la Encargada del comedor, Blanca Reyes, nos dijo que sus nacatamales son capitalinos, “es un nacatamal muy vendible gracias a Dios por la sazón que tiene”.

“Tiene que ver mucho con la preparación de la masa, la masa que tiene que ir con la sazón de la abuela de nuestros antepasados”, agregó.

Comedor Blanquita tiene tamales de cerdo y de pollo a 30 lempiras, para pedidos puede llamar al número 95631962.

El veredicto

Después de un largo y amplio debate en nuestras oficinas, nuestro equipo llegó a la conclusión de que el mejor tamal que un capitalino puede probar es aquel que te permita convivir y disfrutar de las fiestas navideñas y de fin de año en familia, con nuestros seres queridos, aquel tamal que te acerque a los demás, que se pueda compartir con un amigo, vecino o compañero.

El tamal lo puede comprar donde a usted más le guste, hacerlo o comérselo como uno quiera, póngale encurtido, mostaza, chile, limón, salsa, cómaselo con tortillas junto al cafecito de la mañana, no importa, lo importante es engordar en familia y junto a nuestros seres queridos gracias a la felicidad que nos da el poder comernos un tamal.

URL Corta: http://bit.ly/2YqELLG