Morir en Honduras tiene un precio y no es barato

1756 views
Coma

*** Se puede interpretar que cuanto mejores sean los materiales de la caja mortuoria más perdurará en el tiempo.

Por Oscar Banegas

Tegucigalpa, Honduras

Debe saber que mientras usted lee esto su esperanza de vida como hondureño ronda 76 años edad, según los últimos indicadores demográficos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Mismos indicadores determinan una tasa de mortalidad bruta en Honduras es de 4.5 muertes por cada mil habitantes.

En Francisco Morazán, el tomo de proyección de población por departamento 2013-2030 estima que para el presente año la población del departamento será un millón 674 mil 986 habitantes, con una esperanza de vida al nacer de 77.9 años, siendo de 74.2 para los hombres y 81.8 para las mujeres.

Mientras que las estadísticas en tasas vitales, las defunciones son de 7 mil 148, muriendo 4 mil 072 hombres y 3 mil 76 mujeres por año.

Si bien solo son estimaciones y proyecciones, a toda persona le llega la hora de su muerte, ya sea si perece de manera natural o si el destino tiene otros planes, lo cierto es que nadie esta preparado.

La caja tiene un precio 

Para el caso, en la capital el precio de los ataúdes de necesidad inmediata varia en las funerarias privadas, ya sea por el estilo o talla, los hay desde los 2 mil lempiras como los que se venden frente al Hospital Escuela (HE), otros superan los 57 mil lempiras que son hechos con los más finos acabados en pintura, tipo de madera y bien ornamentados.

Se puede interpretar que cuanto mejores sean los materiales de la caja mortuoria más perdurará en el tiempo.

Entre los tipos de ataúd se pueden encontrar el San Miguel, Diplomático Victoria, Presidente, tipo Clásico y Americano.

Otros costos que hay que tener en cuenta son los terrenos y las salas de velación, en el caso de estas últimas, las más ostentosas superan los 27 mil lempiras, lógicamente las hay de diferentes precios, todo depende de la disponibilidad de la persona y los servicios que solicite.

En tanto los terrenos para el entierro, los precios varían según el cementerio, los que van desde los 12 mil hasta los 75 mil lempiras.

A lo anterior hay que sumar el precio de la preparación de los cadáveres, como el infiltrado que puede costar más de 4 mil lempiras, el eviscerado los 6 mil y el embalsamado que tiene el mayor costo con un valor que supera los 8 mil lempiras.

También es posible prepararse para cubrir esos gastos, existen preventas por contrato donde las personas pagan mediante cuotas la cantidad estipulada no reembolsable dentro del documento, algo así como pagar su propio funeral, pero que pueden ser transferibles.

El otro método es la cremación, pero solo es posible en San Pedro Sula (SPS) y su costo supera los 30 mil lempiras.

Es de mencionar que en la capital también existen la funeraria del pueblo creadas en el año 2006 con el objetivo general de apoyar solidariamente a las familias de escasos recursos económicos del Distrito Central cuando pierden algún ser querido, prestando los servicios velatorios y de ataúdes de manera gratuita a personas que residen colonias, barrios o aldeas.

 

 

 

URL Corta: http://bit.ly/2ThzBBd
Coma