La otra cara de la migración por México tras el sueño americano

498 views

*** “Mi familia fue la gran prueba para optar a irme, yo buscaba trabajo aquí en Honduras, pero como no tenía experiencia no me daban oportunidad de obtenerla”, expresó Fúnez. 

Tegucigalpa, Honduras

La migración además de ser un escape de la situación del país, se ha convertido en una oportunidad para buscar nuevos horizontes y una mejor calidad de vida, pese a los riesgos que tengan que enfrentar en el camino, con tal de lograr alcanzar el anhelado sueño americano.

Yanory Fúnez, una joven valiente de 22 años, pasante de la carrera de lenguas extranjeras en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), tomó la decisión de abandonar su familia y su país, rumbo a Estados Unidos, con la esperanza de tener mejores oportunidades laborales y ayudar a su mamá.

Me escape de mi casa

“Mi familia fue la gran prueba para optar a irme, yo buscaba trabajo aquí en Honduras, pero como no tenía experiencia no me daban oportunidad de obtenerla”, expreso Fúnez.

“Yo recuerdo que ese día no encontraba la manera de como escaparme de mi casa para irme, me iba ir con unos amigos, pero no pude salir a las 3 de la madrugada que fue la hora en que mis amigos se fueron, entonces yo tuve que agarrar valor y emprender mi viaje sola, no quise quedarme atrás”, recordó con nostalgia.

Con mucho positivismo y sin temores relató que, “el siguiente día a las 8 de la noche, yo dije a mi mama que iba a comprar a la pulperia, y me fui para casa de una amiga para agarrar el bus que iba para Guatemala a las 5 de la mañana, dormí en Guatemala y tome un bus para la frontera, pero yo iba positiva, no tenía temor de que algo me pasara”.

Una navidad detenida

Con esperanza de cruzar la frontera mexicana, para llegar al país del norte, Fúnez tuvo que someterse a una detención por autoridades de migración, por lo que permaneció detenida todo el mes de diciembre del año 2018, extrañando su familia en la navidad.

 “Yo tome la decisión de irme porque en Honduras no hay trabajo, con la ilusión de una mejor vida, me fui un 18 de noviembre del 2018, tome un bus a Guatemala, pero ya estando en la frontera de Talisman, de Guatemala a México pague un coyote, que se les paga a los de la migra de Mexico, para pasar por el puente y no le pidan nada, entonces pague 5 mil quetzales para pasar”, agregó la joven.

Asimismo detalló que, “después pasamos de Tapachula, Chiapas, tome un bus para la ciudad de Mexico, pero la migra se subió y nos bajaron, y nos pidieron los papeles, estuve un mes encerrada en un centro de detención del migrante en México”.

Malas condiciones en el centro de detención 

Mientras estuvo detenida, Funez pasó todo el mes de navidad, triste alejada de su familia en malas condiciones y malos tratos por parte de la seguridad del centro de detención.

“Cuando estuve detenida pues tuve buenas y mala experiencias porque hay gente de todo tipo, dormíamos en el suelo en una colchoneta, y el trato de la seguridad no era buena, porque nos gritaban que nos levantáramos del piso, no había condiciones de tener una cama, dormíamos pegadas unas con otras, pero nos daban los tres tiempos de comida”.

“Después que salí de la detención, busque trabajo, yo quise pasar la frontera, llegue al puente de Matamoros, Tamaulipas en el puente los Tomates, yo iba solita por todo ese puente, pero los de migración de Estados Unidos me pararon, yo les dije que quería solicitar asilo, pero me dijeron que si yo quería me daban un turno, y me esperara en México, yo ya tenía mis familiares que me iban a reclamar, pero como pusieron el nuevo acuerdo de que todos los migrantes debían quedarse en México, no se pudo”, añadió desilusionada.

Comencé a trabajar

Muy entusiasmada comentó que después que salió del centro de detención, estuvo trabajando todo el año del 2019 en diferentes trabajos, “Empecé a trabajar en una nevería en el DF México, de hacer helados, atender los clientes, y luego de seis meses, me fui para Matamoros en la frontera y trabaje en una zapatería, y después en otra heladería, se trabaja las 8 horas no se exceden en hacerlos trabajar más tiempo a uno”.

“La calidad de vida es totalmente diferente, el transporte y la comida es más barata, yo rentaba un cuarto, y todavía me sobraba dinero y le mandaba a mi mama para ayudarla, se gana relativamente el mismo salario, pero la diferencia es que la comida es barata, por lo tanto le rinde más el dinero a uno, ni papeles le piden a uno para trabajar, aquí solo se necesitan las ganas de trabajar, sin tanto título”, añadió con una sonrisa.

Riesgos en el camino

De igual forma mencionó que para llegar al país de los sueños, se corren muchos riesgos pero que se debe tomar precauciones, como andar bien documentado.

“Hay muchos riesgos como los carteles, los narcos allá en México, a la mayoría de las personas que secuestran es porque no andan papeles, y como estos carteles rodean México, los migrantes optan por irse por lugares públicos, se van por montes, duermen en las calles y ahí es donde los maleantes se aprovecha de los migrantes”.

Funez aconsejó que los que quieran emigrar deben hacerlo con mucho cuidado sin desesperarse y con documentos en mano

“Si quieren una mejor vida, deben de hacerlo con mucho cuidado cumpliendo las leyes de Mexico, con un estatus legal, no se vayan hacia la deriva porque no saben los riesgos que hay allá, hay muchos riesgos si llega ilegal, es mejor que se entreguen a migración para que así les puede dar un estatus legal en México”.

Volver a intentar hasta alcanzar mi sueño

Con firmeza, Funez nos platicó que le quedan muchos sueños por alcanzar, y que no se detendrá hasta ver su sueño hecho realidad.

“Yo me regrese a Honduras, porque tenía que esperar mucho tiempo para solucionar mis papeles, esperar en México para una cita con juez, y esas citas duraban de 3 a 9 meses, entonces por eso decidí devolverme, porque mi destino no era México, tengo muchos planes de volver a cruzar, hasta llegar a EEUU”.

La valiente joven hizo un llamado a las autoridades hondureñas, que dejen de ponerle tantas trabas a la gente para trabajar, “que les den oportunidades sin pedir tanto requisitos, que abran fuentes de empleo, porque en Honduras hay mucha gente con talento, con ganas de trabajar, pero si no le dan oportunidad de trabajar la gente se seguirá yendo en esas masivas caravanas, porque no les dan oportunidad de agarrar experiencia en un trabajo, por eso la gente está migrando porque en otros países no le ponen trabas para trabajar a la gente”. AR/Hondudiario

URL Corta: http://bit.ly/2sEIutD