Discurso de Trump lleno de teatralidad dispara la indignación partidista

174 views

***Donald Trump obvió el juicio político en su contra y se centró en resaltar sus logros en materia económica y política, ante un legislativo que contó con presencia de varios de sus opositores que lo llevaron a ser el tercer presidente en enfrentar un impeachment en la historia del país.

Tegucigalpa,Honduras

Con el Senado al borde de una votación sobre el juicio político que se espera que lo mantenga en el cargo, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, usó un discurso teatral del estado de la Unión para implorar a los estadounidenses que hagan lo mismo.

Repleto de sorpresas dramáticas y con muchos temas de reelección, Trump esperaba que el discurso lo reivindicara en la misma sala de la Cámara de Representantes donde fue llevado a juicio a finales del año pasado.

Pero la amarga atmósfera partidista era imposible de evitar. Trump se dirigió a un Congreso que sigue estando amargamente dividido sobre si cometió altos crímenes y delitos menores. Y desde el principio, el espectro del juicio político se cernía sobre el lugar.

Cuando la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, con quien Trump no ha hablado en meses, extendió su mano para saludar al presidente, él se dio la vuelta y la dejó colgada. Ella sonrió ampliamente mientras miraba hacia la bancada demócrata y se encogió de hombros.

A medida que avanzaba el discurso, los miembros demócratas del Congreso permanecieron en silencio en su mayoría, incluso cuando sus colegas republicanos se pusieron de pie y vitorearon. Algunos incluso se levantaron para salir a distintos intervalos.

Y cuando el presidente terminó, se pudo ver a Pelosi en la cámara rompiendo estoicamente las páginas en las que se imprimió el discurso de Trump.

El momento –intercalado en un día entre el caótico inicio de la contienda por la candidatura presidencial demócrata en Iowa y la esperada conclusión de la saga de cinco meses de juicio político– ya impregnaba la versión 2020 del discurso con un drama que a menudo está ausente en el ritual anual.

Pero Trump también se aseguró de que su discurso tuviera espectáculo, en parte reflejando sus temas partidistas.

En un movimiento sin precedente reciente en un discurso del estado de la Unión, otorgó la Medalla Presidencial de la Libertad al conservador Rush Limbaugh, afectado por el cáncer, quien estaba sentado en la galería.

Limbaugh, quien considera a Trump como un amigo, ha utilizado su plataforma radial para criticar a los demócratas y hacer avanzar una agenda de extrema derecha. Trump le agradeció por “sus décadas de incansable devoción a nuestro país”.

Otros momentos fueron menos controvertidos. Trump presentó al hombre que Estados Unidos considera el legítimo presidente de Venezuela, Juan Guaidó, en un raro momento de aplausos bipartidistas.cnn/hondudiario

URL Corta: http://bit.ly/2Os9Bjm