¿Vas a broncearte? Tips para el antes, durante y después

1117 views

***Antes de comenzar a tomar sol debemos preparar nuestra piel, así el bronceado será mejor y más duradero y, además, la piel sufrirá menos.

Tegucigalpa, Honduras.

Una de las cosas que amamos es tener -y presumir, claro- un hermoso dorado hollywoodense, pero conseguirlo requiere ciertos cuidados y pasos básicos. Conócelos y disfruta de un bronceado hermoso y duradero.

Para lograrlo necesitas preparar y tratar tu piel antes, durante y después de la exposición al sol. Entérate qué hacer.

Previo al bronceado

Antes de comenzar a tomar sol debemos preparar nuestra piel, así el bronceado será mejor y más duradero y, además, la piel sufrirá menos.

Lo mejor es prepararla desde adentro hacia fuera. Por eso, la alimentación es fundamental. Las frutas y verduras nos aportan gran parte de las vitaminas y minerales que necesita nuestra piel para enfrentar los rayos solares. Dentro de éstas, debemos preferir las que son ricas en betacaroteno, una sustancia fundamental para fortalecer la autoprotección de la piel.

El betacaroteno favorece el bronceado y, además, lo prolonga, debido a que estimula la síntesis de melanina, que a su vez actúa como filtro natural de los rayos UV. Entre los alimentos que la aportan está la zanahoria, el perejil, el durazno, el mango, la papaya, el tomate, la calabaza, las espinacas, las acelgas y el brócoli.

Otra sustancia fundamental que nos protege y nos prepara para la radiación solar es la vitamina E. Ésta la encontramos en el germen de trigo, el aceite de oliva y el de girasol, en los frutos secos, legumbres, aguacate y en los productos integrales.

La vitamina C es otra aliada a la hora de adecuar la piel para el bronceado. Tiene un fuerte poder antioxidante y, además, promueve la síntesis de colágeno, sustancia primordial para la salud de la piel. Esta vitamina la encuentras principalmente en los cítricos, como la toronja, la naranja, el limón, la mandarina, el kiwi, así como en los arándanos, el tomate, el pimiento y el brócoli.

Por último, la vitamina B es otro elemento que no puede faltar en tu dieta veraniega. Fortalece la piel y el cabello, además, potencia la producción de melanina. Encuéntrala en los lácteos, la levadura de cerveza, los vegetales verdes, las legumbres, las carnes y en los huevos.

Durante el bronceado

Luego de una alimentación adecuada y estás lista, con bikini puesto, para irte directo al sol, debes proteger tu piel con filtro solar, de lo contrario, lo único que conseguirás será quedar como camarón, para después descamarte y, posiblemente, quedar manchada y con algunos daños irreparables.

Sabemos que los rayos solares son muy dañinos para la piel, la exposición deliberada al sol además de que puede causar cáncer a la piel, promueve el envejecimiento prematuro de la misma y, con ello, la aparición de arrugas y manchas.

Por eso, a la hora de broncearnos debemos hacerlo con la protección adecuada. Mientras más blanca o sensible sea la piel, se necesita un filtro solar mayor, al igual que si se tienen pecas o el pelo claro.

Al momento de escoger tu filtro solar, fíjate que proteja contra los rayos UVB y UVA y que sea resistente al agua. Recuerda que debes aplicarlo 20 minutos antes de exponerte al sol y reaplicarlo cada hora, tras un baño prolongado o después de haberte secado con la toalla.

 Los cuidados no terminan todavía, al contrario, luego de la exposición al sol es fundamental entregar a nuestra piel los tratamientos que necesita.

La alimentación tiene aquí nuevamente un papel muy importante. Primero que todo, bebe mucho agua, de modo de rehidratar tu organismo y tu piel, la cual tiende a secarse tras la exposición solar. Vanidades. Hondudiario.

Además, el consumo de alimentos ricos en betacarot

URL Corta: http://bit.ly/2x15z6n