BCH disminuye sus tasas monetarias para hacerle frente a crisis por coronavirus

573 views

***La confirmación de Covid-19 en Honduras en marzo de este año, ha implicado la adopción de medidas de restricción de movilidad y cierre de fronteras, lo que estaría impactando el normal funcionamiento de la actividad económica. 

Tegucigalpa, Honduras

El Directorio del Banco Central de Honduras (BCH), de acuerdo con lo dispuesto en su Ley, mediante Resolución No.113-3/2020 aprobó el Programa Monetario 2020-2021, el cual contiene la evolución de las principales variables macroeconómicas, así como los lineamientos y medidas de política monetaria, crediticia y cambiaria.

En el ámbito internacional, se observó un debilitamiento generalizado del crecimiento mundial en 2019, registrando una tasa interanual de 2.9%, resultado principalmente de mayores barreras comerciales que se evidenciaron en un menor dinamismo del comercio internacional; caída de la demanda externa; normalización en el ritmo de expansión del crecimiento de los Estados Unidos de América (EUA); así como de factores climáticos, geopolíticos y tensiones sociales en algunas economías emergentes.

En el contexto nacional, la inflación total al cierre de 2019 se situó en 4.08%, ubicándose cercana al punto medio del rango de tolerancia establecido por el BCH (4.0%±1.0 puntos porcentuales “pp”) como resultado de la adecuada gestión de la política monetaria, en un contexto de presiones moderadas por el lado de demanda agregada y un menor ritmo de depreciación de la moneda nacional.

En línea con el menor dinamismo mundial, el crecimiento económico nacional fue de 2.7% en 2019 (3.7% en 2018), comportamiento explicado por términos de intercambio menos favorables que incidieron en la reducción de la inversión total y en la desaceleración del consumo privado; las actividades que sostuvieron el crecimiento fueron Intermediación Financiera, Industria Manufacturera, Comunicaciones y Comercio. Por otro lado, la actividad Agricultura, Ganadería, Caza, Silvicultura y Pesca denotó contracción respecto al año anterior, debido en parte a los precios bajos de bienes agrícolas y los efectos adversos del cambio climático (sequía).

El sector externo, a pesar de la desaceleración de las exportaciones registró un menor déficit de cuenta corriente de 0.7% del PIB (5.3% en 2018), influenciada por menores importaciones y el crecimiento de las remesas familiares.

Por su parte, la Administración Central (AC) reflejó un déficit de 2.5% del PIB a diciembre de 2019 (2.1% en 2018), como resultado de la desaceleración en la recaudación tributaria y el incremento en el gasto corriente. Adicionalmente, el Sector Público no Financiero (SPNF) registró un déficit de 0.9% del PIB, por debajo del déficit establecido en la Ley de Responsabilidad Fiscal (déficit de 1.0% del PIB para 2019).

En el sector monetario, los depósitos privados en las Otras Sociedades de Depósito (OSD) denotaron en 2019 aceleración a partir de julio, congruente con el mayor ingreso de remesas familiares. Por su parte, el crédito al sector privado mostró menor dinamismo respecto al año previo, en línea con el comportamiento de la actividad económica.

En ese contexto, el BCH, con el propósito de apoyar la actividad económica bajo una coyuntura de menores riesgos inflacionarios, redujo su Tasa de Política Monetaria (TPM) en 50 puntos básicos (pb); 25 pb en diciembre de 2019 y en febrero de 2020. Adicionalmente, aprobó una disminución de 2.0 puntos porcentuales (pp) en el requerimiento de las inversiones obligatorias en moneda nacional pasándolas de 5.0% a 3.0%, con lo que prevé una liberación de recursos para el sistema financiero de alrededor de L2,100 millones.

En el primer trimestre de 2020, la propagación del Covid-19 ha generado un impacto inesperado en la evolución de la economía mundial de manera directa ante las medidas de contención adoptadas por los diferentes gobiernos de los países que han implicado una interrupción a las cadenas globales de producción y suministro. Por su parte, el efecto indirecto proviene de la incertidumbre generada en los agentes económicos, de manera que se ha observado mayor volatilidad en los mercados financieros globales y la caída en los precios de las materias primas (en especial el petróleo), así como un impacto directo en los sectores turismo, transporte y servicios. Dado lo anterior, se ha registrado un esfuerzo coordinado de políticas a nivel mundial orientado a suministrar de liquidez a los sistemas financieros y apoyar el consumo e inversión de los hogares y las empresas.

La confirmación de Covid-19 en Honduras en marzo de este año, ha implicado la adopción de medidas de restricción de movilidad y cierre de fronteras, lo que estaría impactando el normal funcionamiento de la actividad económica, por lo que se prevé que el crecimiento económico se ubique entre 1.5%-2.5% para 2020 y 2.0%-3.0% para 2021. Asimismo, los pronósticos del BCH indican que la inflación total se ubicará en torno al 4.0% para finales de 2020 y 2021, asociado a la ausencia de presiones por demanda agregada y las perspectivas de menores precios de los combustibles.

Ante un contexto interno y externo de mayor incertidumbre y volatilidad, el BCH con la aprobación de este Programa Monetario, establece un conjunto de medidas de política monetaria con el fin de continuar flexibilizando las condiciones financieras que permitan al sistema financiero privado disponer de liquidez para atender las necesidades de la población en estos momentos de alta demanda. Asimismo, que dispongan de recursos para brindar acceso al crédito a los distintos sectores económicos que ayuden a mitigar el impacto derivado del Covid-19.

En conclusión, las medidas adoptadas por el Directorio del BCH son las siguientes:

Reducir la TPM en 75 pb para ubicarla en 4.50%; asimismo, ajustar en la misma proporción las tasas de corte de los diferentes plazos de Valores del BCH ofertados en las Subastas Estructurales.

Reducir la tasa de interés aplicables a la Facilidades Permanentes de Crédito (FPC), pasando de 6.25% a 5.50% (TPM + 1.00 pp).

Continuar ofreciendo al sistema financiero Operaciones de Reporto con el BCH, ampliando su plazo máximo de 14 a 28 días y reduciendo su tasa de interés de 7.00% a 6.25% (FPC + 0.75 pp).

Establecer la tasa de interés aplicables a las Facilidades Permanentes de Inversión (FPI), en TPM – 4.50 pp, es decir 0%.

Suspender temporalmente la realización de las subastas diarias de Letras dirigidas exclusivamente a las instituciones financieras, que permitan a los bancos disponer de liquidez, para atender las necesidades de sus clientes en estos momentos de alta demanda que tiene la población; dicha liquidez es de alrededor de L10,600 millones

Monitorear la evolución de principales variables macroeconómicas y adoptar las medidas de políticas adecuadas y oportunas que permitan mantener una inflación baja y estable.

La Autoridad Monetaria reafirma su compromiso de continuar analizando la coyuntura y perspectivas del entorno nacional e internacional, adecuando su conducción de política monetaria con el fin de mantener niveles de liquidez del sistema financiero congruentes con la estabilidad de precios. Adicionalmente, monitoreará permanentemente los impactos sobre la economía nacional derivados del Covid-19, con el propósito de adoptar de manera oportuna las medidas necesarias para reducir sus efectos en la economía hondureña. Hondudiario

URL Corta: https://bit.ly/2QLCiZN