Impacto contable del COVID-19

1320 views
Coma
Ronald Fiallos, Socio de Auditoría en Deloitte Honduras.

Las respuestas globales al brote del coronavirus (COVID-19) continúan en una rápida evolución, una situación ante la que las entidades no deben quedarse atrás. Éstas deben considerar cuidadosamente sus circunstancias únicas y su exposición a riesgos cuando analicen en qué forma los eventos recientes les pudiesen afectar. Específicamente, es importante que sus estados y reportes financieros contemplen todos los posibles efectos materiales de la actual pandemia.

El COVID-19 ya tiene un impacto significativo en los mercados financieros globales, y podría tener también implicaciones contables para muchas entidades. Por esta razón, en este momento es más que necesario considerar los asuntos contables relacionadas con esta pandemia, sobre todo, para aquellas entidades que preparan sus estados financieros bajo las normas IFRS (International Financial Reporting Standard), para periodos culminados al 31 de diciembre de 2019 o posteriormente.

Algunos de los principales impactos son:

  • Interrupciones en la producción.
  • Cortes en la cadena de suministros.
  • Indisposición del personal.
  • Reducción de ventas, en ganancias o en la productividad.
  • Cierre de instalaciones y tiendas.
  • Retrasos en expansión planeada para el negocio.
  • Imposibilidad de obtener financiamiento.
  • Incremento en la volatilidad en los valores de instrumentos financieros.
  • Reducción del turismo, interrupción de viajes que no sean esenciales y en actividades deportivas, culturales entre otras.

Las entidades deben considerar los cada vez mayores efectos negativos del COVID-19 en la economía global.; sin embargo, también resulta apropiado que tomen en cuenta el impacto del brote en conclusiones contables y revelaciones relacionadas, pero no limitadas, a:

  • Deterioro de activos no financieros (incluyendo plusvalía).
  • Valoración de inventarios.
  • Provisión para pérdidas esperadas.
  • Medición del valor de mercado.
  • Provisiones para contratos onerosos.
  • Incumplimientos de convenios.
  • Negocio en marcha.
  • Manejo de riesgo de liquidez.
  • Eventos posteriores a la fecha de reporte.
  • Relaciones de cobertura.
  • Recuperaciones de seguros relacionadas con interrupciones del negocio.
  • Beneficios por término de relación laboral.
  • Condiciones y modificaciones de compensaciones basadas en el desempeño de acciones.
  • Consideraciones de contingencias por acuerdos contractuales.
  • Modificaciones de acuerdos contractuales.
  • Consideraciones fiscales (en especial, la recuperabilidad del Impuesto Diferido Activo).

A futuro, se espera que el impacto del COVID-19 en la economía global y en los mercados financieros continúe evolucionando. Ante este panorama, es de vital importancia que las entidades evalúen, desde ahora, las posibles implicaciones contables y consideraciones discutidas con anterioridad, a medida que los hechos y circunstancias vayan modificándose.

URL Corta: https://bit.ly/2Vdbx1y
Coma