Día del periodista hondureño

583 views

***Me parece que el periodista-no solo el hondureño-no debe celebrar, debe reflexionar. 

Por: Faustino Ordóñez Baca
Tegucigalpa, Honduras

Múltiples son las felicitaciones recibidas hoy por los periodistas, tanto en lo privado como en público.

Amigos, parientes, paisanos, políticos, académicos, sectores organizados e instituciones públicas y privadas, entre otras, se suman a este mar de felicitaciones.

Gracias a todos.

Pero vale la pena hacer algunas reflexiones. A mis 35 años de ejercicio continuo creo haberme ganado el derecho a expresarme. Ya tiempos quería hacerlo.

Me parece que el periodista-no solo el hondureño-no debe celebrar, debe reflexionar.

No somos quién para diferenciarnos de los demás estratos de la población para hacer fiestas prolongadas y pomposas.

Pensar en el trabajo diario que hacemos, en el tipo de mensaje que mandamos al público.

Y esperar que este público comprenda algún día que nosotros somos asalariados (los que tenemos la suerte de tener un salario, otros no y se las ingenian para ganarse la vida de manera independiente ). Muchos, como en todas profesiones, están desempleados.

Los que trabajamos para una empresa pública o privada, debemos ajustarnos a su política editorial. Esta es una realidad que alguna audiencia ignora.

Los periodistas somos “un mal necesario”.

Hay sectores organizados ( públicos y privados ) que no nos quieren, nos odian, nos ven de menos, les estorbamos, les incomodamos, nos corren, nos amenazan, nos matan, nos ocultan información; no obstante, nos necesitan, nos utilizan y hasta nos premian.

Y nosotros seguimos porque de esto vivimos. Además, nos apasiona y no importa que, al igual que los médicos, estemos al frente. Y no solo en el campo de la salud, sino en todas las áreas.

Los periodistas hacemos historia. Lo que escribimos hoy será fuente enriquecedora de textos en el futuro lejano.

Valgan estas líneas redactadas a la ligera para saludar a los colegas y recordarles no olvidar los principios éticos fijados por el académico Javier Darío Restrepo que sirven de referencia en las facultades de periodismo.

Este extinto consultor de la Fundación García Márquez decía que el periodista debe ser un abanderado de la “verdad” y de la “precisión”.

Además , debe practicar la “independencia”, la “equidad e imparcialidad”, la “humanidad”.

Debe ser responsable, no manipular, no violentar los principios del honor y de la intimidad.

El periodista debe estar comprometido con los menos favorecidos, con los oprimidos, con las víctimas de las injusticias sociales.

Debe estar de lado los pobres.

Tegucigalpa , 25 mayo 2020

URL Corta: https://bit.ly/2TDpENI