Honduras “pieza clave” para el campeonato de España en Sudáfrica 2010

1017 views

***Obteniendo el pase a octavos de final como primera de grupo,​ tras ser derrotada 0-1 por Suiza, y lograr la victoria ante Honduras por 2-0 y 1-2 contra Chile. Luego avanzó las siguientes etapas hasta coronarse campeona.

Tegucigalpa, Honduras

Acabó 2-0, pero en circunstancias normales España debería haber ganado a Honduras por una diferencia de goles de esas que se recuerdan Mundiales después. Sin embargo, el miedo estaba pegado a la camiseta de los españoles. Más que el rival, que apenas dio guerra, fue el peso de la derrota inicial ante Suiza lo que atenazó a los de Del Bosque.

Desaparece Silva

El misterio de lo que Del Bosque había ideado se despejó con el once inicial. Torres era titular. Se aceleraban los plazos con el delantero del Liverpool, pero no era noticia, porque todo el mundo sabía que El Niño iba a jugar. La variación que flotaba en el ambiente no era la que más se manejaba, la entrada de Cesc. No, Del Bosque quiso que el equipo creciera a lo largo y metió en el once a Jesús Navas. Del equipo, además del lesionado Iniesta, salió Silva. El canario no volvió a ser titular.

Salida en tromba

No había mejor forma de espantar los miedos que marcar pronto. España lo hizo con una acción brillante de Villa. El Guaje arrancó desde la izquierda, la posición en la que mejor se movió con Del Bosque, se deshizo de dos defensas hondureños y colocó la pelota en la escuadra izquierda de Valladares. Era el premio a una excelente puesta en escena de la selección. Antes del 1-0 en el minuto 16, el árbitro se había tragado dos penaltis claros -unas manos y un empujón de Suazo a Ramos- y Villa había estrellado un balón de manera violenta en el larguero de los catrachos.

Caída de tensión

Resuelto el primer problema, el de que el pánico atenazara a los jugadores si el marcador no se ponía pronto a favor, la selección sufrió una especie de desplome energético. El partido estaba bajo control, porque Honduras nunca se quito el susto de encima. Los centroamericanos se sintieron inferiores desde antes de que el japonés Nishimura diera la orden de empezar.

Eso fue lo que hizo que las dudas que dejaba España fueran mayores. Todo estaba de cara para sacudirse el denso polvo que había dejado en el traje la derrota en Durban. Era una noche para golear, para asegurar un marcador con el que protegerse en el caso de que los goles fueran los que decidieran quién pasaba.

España llegaba, centraba al área más de la cuenta, pero el segundo tanto no llegaba. Hubo que esperar hasta la segunda parte. En el minuto 50, Villa remató desde fuera del área, la pelota rozó en Chávez y voló a las redes hondureñas. La celebración del equipo, como en el primer gol, explica lo que se vivía en su interior.

Goleada frustrada

El amplio marcador que buscaba España pudo construirse en el minuto 60. Navas, el más activo de La Roja, fue derribado con claridad en el área. Esta vez el árbitro nipón no dudó. Villa engañó al meta hondureño, pero mandó el remate fuera. El Guaje es el máximo goleador de la historia de España. Se retiró con 59 goles en 98 partidos, y eso que desde los once metros, como ante Honduras, erró cinco de 14 lanzamientos.

A partir de ahí, el partido se enfrío hasta un final en el que las dudas que dejaba el equipo caminaban de la mano de la importancia de los tres puntos sumados.

Chile, con paso firme

La intensidad mostrada ante Honduras la repitió la Chile de Bielsa ante Suiza, que jugó con 10 desde el minuto 39. Ganó 1-0, dejó una gran impresión y se presentaba como un rival temible para la jornada final. España pasaba si ganaba, si empataba dependía de que Suiza no batiera a Honduras. Y si perdía, de un milagro. Marca/Hondudiario

URL Corta: https://bit.ly/3hNyEKu