El cielo se está cayendo

946 views

 

Por Javier Franco.
Javier Franco

Recordaba la lectura del libro de primaria. La fábula del pollito Pio Pio, a quien una bellota cayó sobre su cola cuando picoteaba el árbol y al sentir que le cayó, corrió donde los otros pollitos y la gallina, magnificó y dijo “el cielo se está cayendo” y todos alarmados se desenfrenaron, pero el pollito nunca vio lo que realmente había caído sobre su cola, solo imaginó, entró en pánico y depravó al resto.

Hay muchos pollitos Pio Pio entre nosotros pillándonos, depravando nuestra tranquilidad, estos no tan inocentes, tienen la cultura de creer todo lo que se le dice, lo comparten y se afanan por convencer a otros, pero hay otros que se instituyen y entrenan para desinformar, son los que cobran dinero por hacer campañas de contraste, amplifican, engañan y simulan una comunidad.
Las fake news (noticias falsas), hasta la manipulación y adulteración de la información, todas patologías de la desinformación, abundan en las redes sociales, algo que la Organización Mundial de la Salud ya calificó de infodemia. ¿Pero es que también debemos obligarnos a revisar el rol del periodismo moderno y de los medios masivos y tradicionales de comunicación?

Hay mucho drama en el periodismo actual aún en medio de emergencia como esta pandemia el periodista consiente y maduro es aquel que no se vuelve un pollito Pio Pio en la historia y busca generar buena convivencia entre informar e informarse.

“La noticia, cuando más dramática sea, mejor. Lo de la primicia perdió valor en los medios de comunicación… Hoy por hoy, difícilmente el valor de la noticia esté dado por quién la da primero. El valor reside en cómo se da, y no quien la da primero”, Alejandro Magaldi, en el libro ¿Qué es noticia en los diarios nacionales?, ediciones Gitepp, junio 1999.

Por eso las redes sociales están inundadas de noticias de pollitos Pio Pio, mercenarios y otros no, que desinforman y sus primicias planificadas para que de eso se hable y nada más, y tras si fuera rutina o también parte de una agenda, vemos a los medios de comunicación tradicionales hacer eco informativo a estas cortinas de humo y desinformaciones.

Recordaba otra lectura, la Alegoría de la Caverna de Platón. Los hombres que debido a las circunstancias de su prisión se hallan condenados a tomar únicamente por ciertas todas y cada una de las sombras proyectadas en la pared de su prisión. Como ellos nadie puede conocer nada de lo que acontece a sus espaldas.

URL Corta: https://bit.ly/2NpDZKg