El Cádiz del “Choco” Lozano desaprovecha la oportunidad para ascender a Primera, deberá esperar

1553 views
Coma

***Hugo Fraile dio la victoria con un solitario gol desde el punto de penalti. Los amarillos podrían ascender mañana si el Zaragoza no gana al Oviedo.

Tegucigalpa, Honduras

El Cádiz, club donde milita el hondureño Antony “Choco” Lozano, tendrá que esperar para ascender a Primera División tras su chasco en casa ante el CF Fuenlabrada con el que cayó derrotado por 0-1 cuando las calles se habían llenado de aficionados antes del choque incumpliendo las medidas sanitarias y dejando un panorama desolador en la ciudad de Cádiz. El ascenso podría llegar hoy, sin embargo.

Salió el Cádiz consciente de que el empate le valía. Cero riesgos, mucho balón en horizontal frente al equipo de José Ramón Sandoval que tampoco arriesgaba. Sin embargo era el equipo de Cervera quien avisaba a los doce minutos con un cabezazo de Cala que a punto estuvo de suponer el primero. El conjunto madrileño se limitaba a defender, a replegar con líneas juntas y a hacer el partido muy largo. Un partido trabado que daba el ascenso al Cádiz.

Aunque la procesión iba por dentro, el dominio corría a cargo del líder. Su presión alta, sus bandas activas, neutralizaban las salidas a la contra de un Fuenlabrada que fue feliz durante toda la primera parte con la situación. Y así transcurrían los minutos hacia un ascenso que se acercaba a medida que el reloj avanzaba. El Cádiz se veía equipo de la Liga Santander y no estaba dispuesto a arriesgar ni un solo balón.

Quince años sin pisar la máxima competición nacional de fútbol no asustaban a un voluntarioso Cádiz CF que dejaba pasar los segundos del crono con un resultado “gafa” (cero a cero) con el que se llegó a una segunda parte sin grandes reseñas para la historia de una crónica pero sí para un club que estaba a cuarenta y cinco minutos de ascender sumando el cuarto empate en casa, sin una afición que alentaba desde los aledaños del estadio.

Pero los guiones se escriben con renglones torcidos en Cádiz. En la reanudación Hugo Fraile metía el primero desde el punto de penalti; absurdo pero penalti de Cala. Dos minutos después era el VAR quien anulaba por fuera de juego otro penalti abismal de Álvaro Giménez. Desde ahí el partido se rompió, se volvió loco, se desató y entró en el terreno pantanoso donde los nervios afloraban en los locales.

La historia del Cádiz se estuvo escribiendo durante una mitad de manera pausada y con tensión, incertidumbre y letras mayúsculas en la segunda donde el Fuenlabrada creció en un estadio vacío de aficionados que rugía en los corazones de cada cadista que sí se quedaron en casa. Aquéllos que hicieron primar la responsabilidad por encima de la pasión.

Porque la historia no dirá que el equipo amarillo ascendió en casa el 11 de julio. Lo hará seguramente más tarde, puede que hoy domingo. Y lo hará sin grandes celebraciones, sin actos protocolarios. Pero lo hará también siendo fiel al sufrimiento de una entidad que podría achacar al famoso “karma” el no ascenso.

Las calles llenas de aficionados recibiendo al equipo se transformaron en un manojo de nervios de un equipo que dejó que la fiesta viajara a Madrid, a un buen Fuenlabrada que sueña en su primer año en Segunda con meterse en Primera. Marca/Hondudiario

URL Corta: https://bit.ly/2CqQpPE
Coma