COVID poco a poco “rompe filas” del personal médico y llena de luto al gremio de salud  

984 views
Coma

*** El Colegio Médico de Honduras (CMH), reporta que 21 médicos han perdido la batalla hasta la fecha contra el Covid-19. 

Tegucigalpa, Honduras

La pandemia por coronavirus en Honduras ya roza los 30 mil casos positivos y las 800 muertes a nivel nacional, y son los médicos de los diferentes sanatorios del país los que se encuentran en la punta de la lanza frente al Covid-19.

Hasta la fecha 21 médicos hondureños han perdido la vida a causa del Covid-19 y cerca del 40 por ciento han sido afectados por la enfermedad, de acuerdo a la presidenta del Colegio Médico (CMH), Suyapa Figueroa.

Tan solo este martes se informó que dos reconocidos médicos perdieron la batalla frente al coronavirus.

“Es lamentable que sigamos sumando más muertes a las que hemos reportado”, declaró la doctora Suyapa Figueroa.

“Además de estos colegas fallecidos existen otros que en este momento se encuentran en terapia intensiva”, señaló.

De acuerdo a la galena, al menos ocho médicos estarían gravemente enfermos en las salas Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del país.

“Aproximadamente el 40 por ciento de la población médica y personal de Salud se encuentran afectados de neumonía, recuperándose en casa ante la falta de unidades de salud en las que puedan ser ingresados”, precisó la presidenta del CMH.

Los médicos continuarán firmes

Por su parte, el presidente de la asociación de médicos del Instituto Hondureño del Seguro Social (IHSS) capítulo de San Pedro Sula, Carlos Umaña, consideró que las muertes de médicos por este virus “es un golpe moral” al gremio médico, sin embargo, continuarán firmes en atender a la población hondureña que con el pasar de los días desborda los centros hospitalarios del país.

Desde el inicio de la pandemia en el país, los médicos hondureños han exigido en varias ocasiones al Gobierno insumos de bioseguridad y reclamando en qué se ha invertido el dinero aprobado para la pandemia.

Entre sus exigencias, argumentan que todo el personal necesita material de bioseguridad y Equipo de Protección Personal (EPP) porque hay muchas personas que son asintomáticas y llegan a recibir asistencia médica a otras áreas de los hospitales y esto provoca también contagios.

Héroes

Semanas atrás, se reportó la muerte de la doctora Carlene Hurst de 61 años y originaria de Choluteca por Covid-19 y del médico radiólogo Mario Benítez en la ciudad de San Pedro Sula, quien laboraba en el Hospital Mario Catarino Rivas y en una clínica privada de esa ciudad, pérdidas que como las demás han dejado luto y dolor en el gremio.

El pasado sábado 11 de julio, un médico y una enfermera fallecieron con sospecha de Covid-19, en Choluteca, luego de permanecer varios días internos en centros asistenciales afectados por el coronavirus.

El galeno Carlos Yamil Maradiaga Muñoz, expiró el sábado 11 de julio en la capital, mientras tanto, la enfermera fue identificada como Vilma Sagrario Merlo de Cerrato.

Ambos laboraban en el Hospital General del Sur; la enfermera propiamente en la UCI.

Asimismo, el domingo 12, un doctor y una enfermera más, fallecieron por sospechas del virus en Comayagua y Tegucigalpa, respectivamente.

El profesional de la medicina Saúl Mayorquín, perdió la batalla contra el Covid-19, mientras era trasladado de una clínica de Comayagua a Tegucigalpa, pero en el camino pereció.

Del mismo modo se informó que la enfermera María Emérita Carrasco, falleció por sospecha del padecimiento en la unidad de cuidados intensivos del Instituto Nacional Cardiopulmonar (INCP), de Tegucigalpa.

También cabe mencionar que en el mes de junio el reconocido pediatra Nasry Handal y el galeno Alexis Reyes Amaya fueron parte de las bajas que han perdido la batalla contra el mortal virus.

Igualmente es necesario recordar que la doctora Denise Murillo fue la primera víctima del personal de salud por Covid-19 el pasado mes de abril.

Más de cuatro meses en lucha

El científico hondureño Marco Tulio Medina, dijo a medios internacionales que el personal sanitario al frente de la pandemia en Honduras está sufriendo cansancio físico y emocional por exceso de trabajo tras más de cuatro de meses en la primera línea de la emergencia.

A las extensas jornadas atendiendo pacientes por Covid-19, hay que sumar el riesgo y la exposición al virus por parte de los galenos, que muchos de ellos son personas mayores y más vulnerables a la enfermedad.

De lo anterior, se agrega la falta de EEP, que en ocasiones se ha visto que los profesionales de la salud han tenido que improvisar, y el que ha otorgado el Gobierno, de acuerdo con el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), ha puesto en situación de mayor riesgo y ha generado una falsa sensación de seguridad en todo el personal sanitario que los utiliza.

Entre tanto, el Gobierno para dar respuesta anunció recientemente el programa Fuerza Honduras, donde se pondrá a disposición 500 millones de lempiras financiados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para fortalecer los hospitales y centros de salud del país, mientras Honduras espera en sus casas la puesta en marcha de los hospitales móviles, los cuales en su momento se dijo que estarían en la primera semana de julio. OB/Hondudiario

 

 

 

 

 

 

 

URL Corta: https://bit.ly/3ethFdL
Coma