Presentador de “La Hora del Té” revela que será papá, pese a diagnósticos de infertilidad

1807 views
Coma

***”Hoy día solo nos queda proclamar ¡Gracias Dios! Gracias por nuestro pequeño milagrito en nuestros 6 años de matrimonio”, dice parte del escrito.

Tegucigalpa, Honduras

El famoso presentador del programa “La hora del té”, Carlos Andrés Acosta, confesó a través de las redes sociales, que serán padres junto a su esposa, pese al diagnóstico médico de infertilidad y varios años intentando mediante tratamientos médicos dentro y fuera del país, algo que mantuvieron en secreto.

Mediante una larga publicación en sus redes sociales, Acosta contó su experiencia y como tuvo que “ocultar” la verdadera razón del porque no tenían hijos pese a tener 6 años de matrimonio.

Aquí la publicación:

¡Gracias Dios por seis años de matrimonio eclesiástico y que dentro de tantas noticias negativas que vemos a diario se nos haya dado esta sorpresa!

Queremos aprovechar para compartir una historia que es algo larga, pero esperamos les sirva de algo:

Escuela, colegio, universidad, tener novi@, casarse y tener hijos es más o menos el camino que todos creemos nos depara la vida. Pero en muchas ocasiones los planes nos salen como uno quiere.

Después de un tiempo de casados comenzamos con ese siguiente “paso” que era el de tener un hijo. Baldazo de agua fría cuando el doctor menciona la frase “posibles causas de infertilidad”… y todo lo que ya habíamos planeado en el futuro de la nada se vino para abajo.

Comenzó un proceso de exámenes médicos bastante incómodos y hasta cierto punto dolorosos. Tratamientos, muchos de ellos costosos, que hasta nos llevaron a salir del país en busca de una respuesta distinta. Nos dimos cuenta que para esta tristeza, no habían medicinas.

Mientras tanto se nos acababan las excusas cuando la gente nos preguntaba “y los hijos para cuándo?” y las sonrisas para cuando bromeaban “fijo Carlos no pega” o “Caro solo estresada por trabajo pasa”.

Para resumir, queremos contarles el inicio del camino de la fe y la esperanza. Del amor de Dios y de la Virgen. Del poder de la oración. Así que oramos. Juntos. Por separado. En grupo o en silencio. En el Santísimo o en nuestros corazones, en el carro, en la casa y a cada Santo que nos recomendaban nos podía hacer el milagro. Sabíamos también habían muchos amigos y familia pidiendo por nosotros.

El tiempo de Dios es perfecto. Así que decidimos compartir esta historia con todo aquel que posiblemente necesite leerla para que sirva de testimonio de fe y esperanza. Pero también para recordarles que el camino de cada familia, ya sea con hijos o sin ellos es sumamente personal y puede ser muy complejo.

Hoy día solo nos queda proclamar ¡Gracias Dios! Gracias por nuestro pequeño milagrito en nuestros 6 años de matrimonio. Ahora te pedimos no sueltes nuestras manos en el camino que queda por recorrer. ¡INFINITAS GRACIAS!

Caro y Carlos.

Pd: no le vamos a poner Covidio, ni Pandemio.

URL Corta: https://bit.ly/39vY7EE
Coma