Hondureños comienzan a perder el miedo al coronavirus y hacen “turismo seguro”

1070 views
Coma

*** Viajar en tiempos de coronavirus se ha vuelto una experiencia completamente nueva para quien guste darse su “escapadita” de vez en cuando. 

Por Oscar Banegas

Tegucigalpa, Honduras
Santa Lucia

El Turismo hondureño ha comenzado una primera fase de reactivación a nivel nacional luego de más de cinco meses paralizado por la emergencia de coronavirus.

Poco a poco algunos lugares y destinos se han ido abriendo al público, como lo son los parques nacionales y las áreas protegidas.

Algunos de los sitios más visitados como El Picacho o el Lago de Yojoa ya reciben visitantes y en grandes cantidades, otros tendrán que esperar un poco más, tal es el caso del parque arqueológico de las Ruinas de Copán que abrirá sus puertas el próximo jueves.

Para poder desplazarse las personas deben de portar un salvoconducto turístico ya que las restricciones a la movilidad de acuerdo al último dígito de la identidad parece que están lejos de ser retiradas.

Foto Santa Lucía HN

La población capitalina ha optado por visitar lugares cercanos a Tegucigalpa, siendo los más tradicionales, Valle de Ángeles y Santa Lucía, hace unos meses Hondudiario dio a conocer que la pandemia por Covid había dejado “sin encanto” a estos destinos, pero con la reactivación del turismo, que también incluye los hoteles y restaurantes, parece abrirse una pequeña esperanza para mejorar su condición.

Lo cierto es que viajar bajo está nueva realidad se ha vuelto una experiencia completamente nueva para quien guste darse su “escapadita” de vez en cuando, ya que lo más recomendable es no salir de casa para evitar la propagación del virus.

Turismo Seguro

Hondudiario estableció contacto con una turista quien el pasado fin de semana dejó el encierro de la ciudad y visitó Santa Lucía bajo la modalidad de Turismo Seguro.

Al relatar su experiencia la joven mujer contó que la decisión se abandonar la seguridad de su hogar fue por cuestión de salud mental.

“Es muy cierto que lo más recomendable es quedarse en casa, pero llega un momento en donde los medios, las malas noticias y el ruido en general de la ciudad van incrementando el nivel de ansiedad y estrés en el ser humano. Es por ello que tomé la decisión de hacer un pequeño viaje de un día tomando todas las medidas de seguridad”, expresó.

Del mismo modo, narró que la pequeña escapada fue algo planeado, porque según indicó, hizo una investigación sobre el hotel y las medidas de bioseguridad que implementaban, “al igual que nosotros nos alistamos durante el proceso. Ya sabíamos sobre el salvaconducto turístico”.

La joven, quien no quiso revelar su nombre, describió que en la ida hacia Santa Lucía no se presentó tráfico ni tampoco un retén policial, fue más bien al llegar al municipio que los pobladores los detuvieron.

“Nos preguntaron el motivo del viaje y explicaron que no podíamos andar en el pueblo de turistas, sin embargo, nos dejarían pasar si permanecíamos en el hotel, lo cual fue así luego de comparar comida en el pueblo. Al día siguiente en el regreso si había mucho flujo vehicular”, detalló.

Foto Santa Lucía HN

Durante el camino sostuvo que no se encontraron ningún policía que pudiera verificar si cumplían con la documentación para poder circular. “Ningún policía, solo personas del mismo pueblo en la entrada a Santa Lucía. En el caso de ellos nos pidieron el salvaconducto brindado por el hotel y la ID”, afirmó.

Tranquilidad, paz y silencio

Ya en el lugar, llamó su atención que el hotel se encontraba prácticamente vacío, pero al llegar, “nos tomaron la temperatura, sanitizaron nuestros zapatos y ropa e incluso nuestros documentos. La habitación estaba debidamente sanitizada. El restaurante se encontraba cerrado, pero contaban con servicio a la habitación”, reseñó la turista.

Sobre el ambiente actual de las calles de Santa Lucía, extrapoló que también se encontraba en su mayor parte vacío, sin muchas personas en la calle, pero algunos negocios si se encontraban abiertos, no obstante, la famosa laguna se encontraba cerrada para el público en general.

La joven describió que, al visitar el pueblo con encanto, “se sentía un ambiente de tranquilidad, paz y silencio. El clima muy frío y con bastantes lluvias”.

Hacer actividad turística en tiempos de coronavirus es algo que se debe pensar dos veces, y en sus palabras, si es para ir a tomar un descanso de la ciudad bien se puede hacer.

“Un ejemplo ir a un pueblo o acampar y que cumpla con todas las normas de bioseguridad, lo recomiendo”, opinó, “Ahora bien, no recomiendo ir a lugares muy concurridos y con bastante flujo de personas. Y claro, no es lo mismo salir en tiempos de COVID como lo era antes. Pero repito, es más para salud mental no es para salir a hacer una gran reunión entre amigos o familiares”, concluyó.

En las últimas semanas han circulado en redes sociales fotografías de personas visitando lugares turísticos en grandes cantidades, ejemplo son el Lago de Yojoa y El Picacho, si bien la gente lo hace por escapar del confinamiento perdiendo el miedo al Covid-19, el virus todavía sigue latente en el país y olvidar que todavía es una amenaza puede transformar unas horas de risas en años de lágrimas.

 

 

 

 

 

 

 

 

URL Corta: https://bit.ly/35eR9Ux
Coma