Lirio acuático asfixia y contamina al río Lancetilla en Tela, Atlántida

2083 views
Coma

***Ambientalistas alertan sobre el impacto ecológico la proliferación de enfermedades entre los pobladores y piden que se retire la vegetación excesiva en canales y desembocadura del río al mar; La alcaldía dijo que iniciará limpieza en los próximos días.

Por: Josué Quintana Gómez

Tela, Atlántida, Honduras.- Trabajadores de servicios turísticos (lancheros), dueños de negocios y pobladores, pidieron a las autoridades locales que retiren la vegetación de lirio acuático que tiene “atascada” la desembocadura del río Lancetilla al mar, provocando contaminación que está afectando a miles de pobladores de barrios y colonias ubicados en su curso.

Los denunciantes dijeron que este planta acuática (lechuga o lirios), tiene estancadas  las aguas, además provoca los malos olores producidos por la acumulación de suciedad, afecta el medio ambiente, impide las operaciones de un pequeño embarcadero y sin duda provoca la crecidas en el cauce.

El dirigente ambientalista de esta ciudad, Andrés Matute, indicó que este “tranque de la desembocadura del río”  está afectando a los pobladores que  viven en el barrio Chino, Wevarich, Water Tank, Los Cusucos, La Isla, San Antonio, El Centro y las Colonias Unidas, entre otros, que ya “no soportan” el aumento de los criaderos de mosquitos por la acumulación de basura y aguas estancadas.

Recordó que “en años anteriores, la limpieza del río era un poco más constante, pero ahora parece que hay apatía en las autoridades municipales y esa lechuga (lirio acuático) ha rebalsado todo el estero y los canales, por lo que la  población quiere que se actúe en atender este tema”.

Asimismo, Matute lamentó que estando el río aún cubierto de esta vegetación, algunas personas lanzan basura y restos de animales, lo que produce olores fétidos porque no hay circulación del agua.

El estancamiento del agua produce malos olores, se constató. En las cercanías a los canales hay varios centros educativos.

Agregó que “cuando el río está sucio la gente echa animales muertos, basura y aparte que recibe aguas negras de muchos barrios y colonias en sector de Tela Nuevo. Todos estos efectos negativos se han traducido en la pérdida de la fauna que antes habitaba esa zona”.

El ambientalista y fotoperiodista recordó que, hace algunos años, en los canales y barra del río Lancetilla era muy común encontrar aves, reptiles, algunos mamíferos y mucho recurso pesquero.

Recordó que “todas las tardes era normal ver a varios pescadores en sus cayucos y otros tiraban (líneas de pesca) desde los puentes, pero ya no vienen porque no hay peces. Las garzas y patos aguja (cormoranes) llenaban los árboles todas las tardes y noches”.

Indicó que “en la zona cercana al antiguo rastro municipal (barrio San Antonio) prosperaban los cocodrilos y tortugas, que se alimentaban de todos los desperdicios, pero en los últimos años fueron cazados sin misericordia. En otras zonas se miraban muchas nutrias, este lugar tenía que ser aprovechado con fines turísticos, para ofrecer paseos a personas amantes de la fauna”.

HONDUDIARIO conoció extraoficialmente que para retirar la vegetación hay un presupuesto entre los 30 mil y 40 mil lempiras, versión que no fue confirmada en la alcaldía, pero que para Matute es muy baja.

“Antes se destinaban entre  80 mil y 90 mil lempiras para ese trabajo. Pareciera que quieren pagar poco y por eso nadie se ofrece hacer el trabajo. Es una labor complicada, lo mejor sería tener a gente que lo haga todos los meses y poco a poco”, sugirió.

Por su lado, la  directora de la organización Amigos de los Arrecifes de Tela (AMATELA), Sobeida Núñez, explicó que la proliferación de los lirios acuáticos son una consecuencia de la sobrecarga de nutrientes en los cuerpos de agua, que en algunos casos se descontrolan por la contaminación.

La bióloga explicó que esta situación ambiental “se debe a la eutrofización, este es un proceso que se da producto de la cantidad de nutrientes en el río. Podría ser debido a los fertilizantes, desechos que se depositan y aguas negras. Nutrientes como nitrógeno y fósforo, provocan la proliferación del lirio acuático”.

Estudios del Servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillado (SANAA) advierten que el lirio acuático reduce el recurso hídrico y la cantidad de oxígeno en el mismo, incluso puede provocar la muerte de peces.

Sobre esto, Núñez amplió que cuando estas plantas cubren toda la superficie no hay intercambio de oxígeno, además, que la columna de agua en la parte inferior (fondo) tampoco recibe luz solar.

La directora de Amatela, manifestó además que no todo es malo y pese a que esta vegetación es invasora, “retienen metales pesados y contaminantes”, por lo que debe procurarse un equilibrio y “es necesario removerlos mecánicamente” para evitar su expansión.

Núñez concluyó que, en ecosistemas menos impactados por la actividad y presencia humana, la naturaleza misma se encarga de autocontrolar los lirios acuáticos en los ríos y lagunas. El manatí o vaca marina es la especie que naturalmente controla este efecto pues se “alimentan de lirios, pasto marino y vegetación”.

Las últimas tareas de limpieza en el río Lancetilla fueron en octubre de 2019, dijeron vecinos y comerciantes.

Por su parte, el director de la Unidad Municipal Ambiental (UMA) de Tela, Jesús Márquez, reconoció que existe “una preocupación” por la actual situación del río Lancetilla y esta semana comenzarán con el retiro de todo el lirio acuático.

Al respecto, el ejecutivo de la alcaldía de Tela, aseguró que “ya hay una estrategia para limpiar este río de la maleza y lechuga, porque tenemos algún temor pues se acercan los meses de lluvia. Este jueves comenzarán los trabajos, a cargo de empleados de servicios públicos, jardinería, la UMA y DIMATELA (División Municipal de Aguas de Tela)”.

Informó además que los trabajos serán graduales y “en dos o tres semanas” se limpiará la totalidad de los canales y la zona del embarcadero por la desembocadura.

“Nuestro avance dependerá del clima, nos encantaría hacerlo de la noche a la mañana, pero nos ajustamos al poco personal y presupuesto, lo haremos con nuestro personal y no bajo subcontrataciones”, adelantó.

El director de la UMA pidió paciencia a la población y recordó que, en años anteriores, la Tesorería de la comuna pagó limpiezas del río Lancetilla hasta por 150, 000 lempiras, montos “muy alejados” al que destinarán este año para esa misma labor.

Asimismo, el propietario de un pequeño restaurante en el centro de Tela, Alberto Canales, opinó que el exceso de lirio acuático en el río Lancetilla afecta la belleza escénica y eso no es positivo para un destino turístico, de los más cotizados en Honduras antes de la pandemia por la COVID-19.

La falta de recurso pesquero ha alejado a las aves acuáticas desde hace unos 15 años, estimó el ambientalista Andrés Matute.

Canales sostiene que “esa lechuga no deja que fluya normalmente el río y lo estanca, por lo que hay malos olores. Afecta la imagen bonita de la ciudad porque genera un sentimiento e impresión de descuido. Lo ideal es que siempre esté limpio por la salud de los lancheros, turistas y vecinos de la zona”.

Por su lado, vecinos en los barrios El Retiro, Highland Creek, Terencio Sierra y Lempira, también pidieron a la UMA de la alcaldía que se limpie de lirio y maleza el río que baja desde el sector de Piedras Gordas, al este de Tela, donde opera complejo turístico y pequeños hoteles.

Algunos cocodrilos fueron fotografiados recientemente por moradores, por lo que mantener limpio el río Lancetilla es vital para vigilar mejor a los reptiles y evitar accidentes. JQ/hondudiario – Fotos: Andrés Matute y J. Quintana

URL Corta: https://bit.ly/2FLDJVO
Coma