Vida nocturna entre la rentabilidad y bioseguridad al abrirse bares y discotecas  

3189 views
Coma

*** Los bares, discotecas y negocios similares se encuentran se encuentran en la última fase del plan de Reapertura Inteligente realizado por la Mesa Multisectorial.

Por Oscar Banegas

Tegucigalpa, Honduras

El Covid-19 se ha convertido en el enemigo declarado de cualquier actividad social. El virus que se originó en China ha cambiado completamente el modus operandi de la mayoría (por no decir todas) de las situaciones u ocupaciones que antes se consideraban cotidianas o normales.

Desde las más grandes actividades como conciertos, espectáculos deportivos, pasando por el turismo, hasta algo sencillo como salir una noche de fiesta con amigos, han quedado neutralizadas con el objetivo de evitar más contagios, mismos que ya superan los 75 mil en todo el país.

De hecho, cualquier actividad social que involucre más de 15 personas sin que se cumplan las medidas de bioseguridad esta considerada como un potencial punto de contagio.

Con esta situación por la crisis sanitaria, es posible diferir el impacto de la pandemia no solo desde el punto de vista social, también del económico y comercial, para ser más preciso, de los negocios o empresas que dependen de reunir personas en cierto espacio o lugar ofreciendo productos y servicios para generar ganancias.

Rentabilidad y bioseguridad

Llegado este punto, los espacios de vida nocturna han quedado relegados u olvidados en la cadena que pretende la reactivación económica de las empresas y negocios, por obvias razones.

Hace unos pocos días, se anunció un pilotaje inicial de al menos unos 100 bares, luego de que dirigentes de estos negocios protestaran para que se les permitiera abrir luego de casi 6 meses de permanecer cerrados y algunos lo han hecho permanentemente.

Sin embargo, este tipo de establecimientos se enfrentan a una disyuntiva entre la rentabilidad y la seguridad que puedan garantizar a sus clientes, al ser muy bien sabido que son lugares de muy perceptible interacción social y el consumo de bebidas alcohólicas, de acuerdo a fuentes del rubro consultadas por Hondudiario.

Alcohol y bioseguridad, mala combinación

El propietario de un bar de Tegucigalpa que atendió al Primer Periódico Digital de Honduras, valoró inicialmente que el impacto de la pandemia en el sector ha sido muy grande, ya que, como muchos, se tiene obligaciones tanto comerciales y en la manutención de sus familias.

Además, la fuente, que prefirió el anonimato, indicó que el desempleo ha sido otra de las grandes problemáticas, el personal de estos locales dejó de laborar, quienes de igual forma tienen familias que mantener.

Ante el anunció del pilotaje, declaró que “siendo sinceros, no sé qué beneficio tendrá. No le veo nada productivo a un pilotaje en un rubro de recreación como un bar una discoteca, donde no hay maneras de garantizar las medidas de bioseguridad”.

“Hablan de mascarillas, gel, toma de temperatura, medidas que se pueden realizar al momento de llegar a un establecimiento de esta índole, pero lidiar con una persona bajo los efectos del alcohol no es nada fácil, en ese instante ya todas las medidas de bioseguridad pasarían a un segundo o hasta tercer plano”, expresó de manera puntual.

“Siendo muy realistas el pilotaje lo que hará es demostrar que en este rubro es muy difícil brindar este tipo de medidas”, complementó.

Sobre los beneficios que podría tener la reapertura y la remuneración económica, expuso que, un bar laborando al 30 por ciento o incluso al 50 por ciento no es para nada rentable.

“Simplemente con el hecho de pagar planillas, pagos de local, energía eléctrica, impuestos, etc. Por ende, las personas que digan que esta medida es favorable, a mi criterio creo que es algo totalmente falso”, sostuvo.

Más y más deudas

Ante una posible alternativa que pueda acompañar la ya inminente reapertura de los negocios nocturnos como alivios financieros o créditos, explicó que son cosas que se pueden considerar, siempre y cuando el bar o discoteca pueda trabajar al 100 por ciento. “De lo contrario lo que se estaría ganando son más y más deudas”.

El anunció de la reapertura de los centros de diversión noctámbulos ha despertado cierta expectativa y en general críticas en la población, ya que la pandemia por coronavirus en Honduras esta lejos de ser superada y ante el miedo de un posible rebrote para los próximos meses.

Del mismo modo, parece ser que las personas que gustan salir de noche han adaptado la actividad a la nueva realidad, al preferir hacer fiestas “clandestinas” en casas y hasta el punto de alquilar espacios en hoteles con tal de no detener la diversión.

 

 

 

 

 

 

 

URL Corta: https://bit.ly/3jd0DUf
Coma