Patricia Arias: la exitosa periodista, escritora y coach que venció el cáncer

1993 views
Coma

***Confiesa que sus mejores momentos son aquellos en que lleva ayuda y palabras de aliento a los pacientes de los hospitales.

Tegucigalpa, Honduras

Patricia Arias es periodista, escritora, CEO de ComunicArte, coach y una mujer altruista; apasionada, soñadora y llena de vida. Es asidua invitada en los principales programas de televisión, espacios radiales cristianos y la favorita de reconocidas empresas para ofrecer charlas motivacionales, conferencias de liderazgo, seminarios y capacitaciones a sus colaboradores.

En el plano profesional le respalda un importante currículo; como madre ha sabido formar a sus 3 hijos, que ahora son sus socios en su empresa ComunicArte y como mujer es dueña de un testimonio de vida que todos deben conocer.

Paty, como le llaman sus familiares y amigos, brindó una profunda entrevista al sitio “daleclikhn” y les contó todo sobre sus alegrías, sus dolores, las pérdidas, las batallas que ha enfrentado, sus matrimonios, divorcios; las veces que se ha caído y las que se ha levantado, los triunfos y los fracasos; cómo pasó literalmente del llanto al gozo, de la desesperación a ser portadora de un mensaje de paz, sosiego y esperanza.

Sin duda esta dama nació para cambiar el concepto de lo que es una mujer triunfadora, una emprendedora moderna, autora de libros, que con perseverancia se ha abierto camino en las comunicaciones y ahora en el complejo mundo del coaching.

Amada por muchos y adversada por quienes no aceptan que alguien logre con una sonrisa, decisión y una palabra de aliento, lo que muchas acciones no consiguen.

Nació siendo líder, una cualidad mal interpretada por algunas personas. Su vida no ha sido fácil, pero ha sabido usar las herramientas correctas para redireccionar los momentos malos. Y no es que sea de hierro, sino que tiene una voluntad férrea que le ha valido para ver los desiertos con fe, dándole la espalda a la tristeza y una patada al negativismo.

En sus libros cuenta su vida, su historia, la forma en que aprendió a estar feliz en medio de la tristeza, las fórmulas para una comunicación efectiva y que empodera; así como la manera de triunfar, aún considerándose una perdedora.

En sus conferencias sabe encontrar el mensaje correcto y hacerlo llegar con eficacia y dulzura. Es experta en comunicar grandes ideas, transmitir discursos efectivos, con la receta para sacar lo mejor de sí mismo.

Aquí la entrevista:

-¿Quién es Patricia Arias, dónde nació, cómo fue su niñez y qué de esa etapa de su vida, marcó a la mujer y madre?

Patricia Arias es una mujer con sueños marcados por visiones en Dios, que ha sufrido y atravesado procesos como todo ser humano, pero que siempre ha encontrado una salida en ese Ser Superior.

Soy de Choluteca, pero no nací allá, pues debido a que mi papá, el periodista Guillermo Arias Rodriguez, tuvo que trasladar a mi mamá, la profesora Anarda de Arias, a Tegucigalpa porque en Choluteca habían perdido a dos bebés y ante el temor de que sucediera lo mismo conmigo la trajo a la capital. Así que nací en el hospital La Policlínica.

Mi niñez fue una etapa en la que Dios me permitió disfrutar de todo aquello que ahora se les dificulta tanto compartir a los niños, como los juegos en la calle y las maravillosas conversaciones en las aceras, donde la silla mecedora no podía faltar. Acepto que fui muy consentida porque era la menor de dos hermanas y además era la que tenía la capacidad de conversar de todo y con todos.

-¿Cómo fue tu relación con tus padres?

Con mi papá de enorme confianza y mucha cercanía, ya que éramos afines en muchos temas, de hecho, estudié Periodismo fielmente convencida que lo que él hacía era maravilloso y yo quería de igual forma vivirlo siendo adulta.

Con mi mamá, la relación era, un poco más rígida ya que a ella le correspondía la administración del hogar, una tarea que al casarme comprendí que no era tan fácil, porque cuando una mamá trabaja fuera de la casa y al mismo tiempo se encarga de cada detalle de su hogar, la cosa no es sencilla. Yo diría que a mi mamá yo le compartía lo “necesario” y a mi papá lo “importante”.

-¿Cuándo y cómo muere tu padre? ¿Marcó ese dolor de alguna manera tu vida?

Llevé ese dolor adherido a la piel por más de 10 años, ya que él muere cuando yo apenas tenía 26 años y lógicamente con tanto apego y pasando por un divorcio, su partida me destrozó el corazón.

-¿De dónde nace tu vena periodística y por qué primero te dedicaste a las Relaciones Públicas?

Mi papá era, en su tiempo, uno de los dos únicos periodistas en mi amada Choluteca, me parece a mí que yo ya llevaba esa vena vocacional en mi interior porque me apasionan las comunicaciones. De hecho era parte de su staff de colaboradores desde muy niña en la Radio Choluteca, donde se desempeñó los últimos 20 años de su vida. Las relaciones públicas, a mi juicio, son una parte trascendente del acontecer comunicacional, pero desde la perspectiva de relacionarse con los medios de comunicación de otra manera. Soy apasionada por la estrategia, la relación mediática, las solicitudes de los clientes.

-¿A qué edad te casaste, cuánto duró el matrimonio, qué provocó el divorcio?

Me casé la primera vez a los 23 años y me divorcié a los 26 y lo más hermoso fue mi hija Marisa, “mi cachorra mayor”, como yo le llamo. Considero que la inmadurez de ambos lados provocó el rompimiento tan pronto.

-Háblanos de tu siguiente matrimonio ¿Qué pasaba en ese tiempo en tu vida? Tenías éxito en el trabajo, pero fracaso en el amor. ¿A qué puedes atribuir eso?

A los 29 años volví a contraer matrimonio. Esta vez duré casada 12 años, los que fueron aterciopelados por el nacimiento de Camila y Miguel Roberto, pero las desavenencias producto del carácter impetuoso de ambos, provocaron la falta de respeto, lo que nos llevó a mucho dolor acumulado por parte de ambos. La frustración llegó sin darnos cuenta y a pesar de haberlo intentado, no pudimos salvar aquella unión que jamás pensé perder.

Obviamente traduje al trabajo toda mi creatividad y compromiso descansando en esa responsabilidad la mayor parte de mis retos, en un intento por ser exitosa por lo menos en esa área de mi vida, de la cual no puedo quejarme, porque siempre tuve mucha demanda laboral en organizaciones y empresas de mucho valor y legado en Honduras.

-¿Cuándo, cómo y por qué cambia tu vida? ¿Quién llegó, un nuevo amor o simplemente decidiste redireccionar todo por tu cuenta?

Mi vida cambia porque tomé la mejor decisión que me ha llevado por caminos y procesos que me han formado, pero que nunca he estado sola en los mismos. Me decidí por aceptar que Dios rigiera mi vida y desde hace 11 años ÉL ha sido mi roca firme y el sustento de todo aquello en lo que un día me equivoqué.

Le pedí me ayudase a obtener mi identidad de hija, a perdonar y reiniciar mis depósitos de legado en ÉL

-¿Cómo es tu vida a partir de ese momento, tu relación con tus hijos, cómo te desmarcas del mundo en que vivías, la vanidad, el orgullo, la altivez que provocan el trabajo entre empresarios de éxito?

Todo cambió, sin ser magia, todo comenzó a tener un sentido de orden y por ende de dirección. No es que no me equivocase, sino que de cada caída yo recogía algo y comenzaba a crecer y madurar.

– ¿Tuviste cáncer de mama, cuál fue el diagnóstico y cómo libraste esa batalla?

Dios me dio un enorme milagro hace 10 años cuando mi médico ginecólogo me dijo que tenía una masa inusual y que debía ser operada. Tres especialistas más me lo recomendaron y como no tenía trabajo, ni seguro médico, me operé en el hospital San Felipe, esperé tres meses por una cama y un espacio en el quirófano. Me quitaron la mitad de la mama derecha, el doctor me dijo que había que hacer biopsia, “y si sale positivo, la espero para las quimioterapias” y yo le dije: No doctor, yo tengo un milagro de mi Dios, porque yo tengo un propósito en este mundo y no me puedo morir, así que sé que saldrá benigno. Ese fue un primer gran milagro y hará 3 años atrás, me salió un carcinoma basocelular en mi pierna izquierda que, bendito Dios no conectó con el hueso, porque era cáncer, pero se pudo extraer, porque Dios ha sido fiel conmigo.

Recién acabo de hacerme mi citología y mamografía y ha salido todo benigno y por eso yo recomiendo a todas las mujeres que no tengan miedo de hacerse todos sus exámenes, porque lo mio fue una alerta que Dios me dio, porque esa masa se hubiera convertido en cáncer y ya no estaría yo aquí contándoles mi historia.

-Nuevos trabajos, nuevos retos, ¿cuándo y cómo nace ComunicArte y qué servicios ofrece?

Trabajé en el Cohep, la Fundación Infantil Ronald Mc Donald, El Real InterContinental Tegucigalpa, Casa de Gobierno y Excel Ogilvy.

De ahí y bajo la necesidad de nuevos ingresos y con una palabra profética que respaldaba mis más elevados anhelos de independencia, tanto en lo material como lo económico, así nace ComunicArte con una visión clara que todo lo que mis hijos y yo haríamos con ella, estaría al servicio de Dios y serviría para bendecir a otros, ya que incorporamos las capacitaciones desde un inicio.

– Tus hijos son tus socios, tu mano derecha, tu inspiración y esa fuerza que necesitas, ¿cómo ha cambiado tu relación con ellos, ahora viéndolos como accionistas también de tu empresa?

Marisa , Camila y Miguel Roberto son mi mayor inspiración, después de Dios, la fuerza que ejerce la mayor influencia desde siempre con nuestra empresa.

Al inicio no fue fácil separar la relación de madre, jefa, hijos, subalternos. Después de un tiempo de muchos tropiezos Dios nos llevó de la mano en una aventura en la que tuvimos que aprender y pusimos límites y reglas. Dado que los tres son obedientes y la honra que Dios pide en su palabra es algo que han visto que yo hago con mi mamá, entonces lo han comprendido y lo han practicado. De mi parte, he logrado ceder cuando es necesario; sobre todo con las nuevas tendencias de la tecnología y las redes sociales, con las que yo no crecí.

-¿Qué has aprendido de las caídas y las levantadas; qué cambiarías de tu pasado, de qué decisiones te arrepientes; qué te falta aún?

De las caídas he aprendido a levantarme con dignidad y a recoger algo que me hace madurar cada vez que ocurre. De mi pasado podría decir que cambiaría mi forma equivocada de autojuzgarme.

Me arrepiento de no haber conocido a Dios antes, así hubiese podido hacer más y más por mis hermanos en desgracia o necesidad.

-Hablanos de tus libros ¿cuándo y qué te hizo escribir. cuántos libros escritos y cuántas historias aún por contar?

Escribir fue un mandato directo de Dios , los nombres de los libros y hasta los entrevistados ÉL me los da. Es parte de mi propósito de poder servir a las personas y ésta vez a los lectores para que mi vida sirva de referente y apoyo en sus necesidades, pérdidas y dolor.

Los títulos de mis libros son: Aprende a ser Felíz aun cuando estés triste, Ser una Perdedora me llevó a Triunfar, Comunicación Eficaz, la Verdadera, Estrategia de las Relaciones Públicas y Comunicación que Empodera

Estoy ya escribiendo mi quinto libro y en su momento podrá anunciarlo.

-Eres también coach, háblanos un poco de este nuevo capítulo en tu vida

Porque Dioso me lo dijo a través de un profeta, actué en fe y ya inicié mi Maestría en Coaching Personal y Liderazgo Organizacional, con la Universidad Europea del Atlántico, con el fin de obtener mayores conocimiento académicos y científicos para poder apoyar a personas y empresas de una manera integral, aunadas con las capacitaciones que ya impartimos.

-¿Qué haces para motivar a los demás y decirles que lo mejor está por venir, que no deben temer y ser valientes, cuando tus días son malos, donde todo se ve color gris y el clima se avizora tan nublado que es difícil conducirse?

Lo único que hago es darles las reglas que a mi me han servido para lograrlo, compartir mi testimonio de vida y mis resultados, lo avalo con la Palabra de Dios, la cual es infalible y cada palabra y abrazo conlleva una gran dosis de amor y comprensión en cada persona a la cual Dios me permite apoyar.

-¿Hacía dónde camina Paty Arias, cómo ves tu futuro?

Camino tomada de la mano de Dios y de mi familia. Orando para que su mano me sostenga.

– ¿Cómo has enfrentado la pandemia como empresaria?

La pandemia ha sido de pérdidas de amigos y conocidos, de mucha intercesión por el dolor de otros, de cambios en la dirección familiar y empresarial, más las oportunidades creativas han sido ricas en innovar y crear nuevas formas de crecer y ganar el sustento de cada día.

-¿Cómo es Paty la altruista, la que predica con el testimonio, la que no pide que den, sino que enseña dando; qué es lo que más te duele y lo que más gozo te provoca?

Me duele y me seguirá doliendo la injusticia de la pobreza , la falta de seguridad, la criminalidad, el enriquecimiento ilícito, la falta de medicamentos en los hospitales. El mayor gozo que puedo tener cada día es saber que siempre tengo y tendré la oportunidad de ayudar a mis hermanos, porque Dios me ha permitido conocer a muchas personas y la gracia para pedir y que me den, de esa manera me bendice para bendecir.

– Envía un mensaje para todos nuestros lectores, tus amigos, los que te conocen, los que te admiran y los que desean ser un poco Paty

Mi mayor mensaje es aquel que puede llegar a tu corazón y es decirte que: El Espíritu de Dios está sobre ti, por tanto estás encomendado para dar buenas nuevas a los pobres y a los quebrantados de corazón. Con esta Promesa, Dios te está diciendo que no temas, porque a ti y los tuyos nada les faltará. Dale Click HN/Hondudiario

URL Corta: https://bit.ly/2IWfDsy
Coma