Hasta el 2012, empresa Odebrecht tenía contrato para construir represas Llanitos y Jicatuyo

3938 views
Coma

*** Autoridades del Gobierno central y representantes de varios sectores, denominados “Consejo Regional de Desarrollo del Valle de Sula”, firmaron un acuerdo para construir las represas, pero “guardaron silencio” sobre el pasado, inversión, de los trabajos ya realizados y de un contrato existente con una empresa brasileña.

Tegucigalpa, Honduras

Representantes del Gobierno y del sector empresarial de la zona norte del país, firmaron un acuerdo para tres represas El Tablón, Jicatuyo y Los Llanitos, con el objetivo de “minimizar las inundaciones en el Valle de Sula y zonas vulnerables”, proyectos que quedaron en estudios y que fueron suspendidos por diferentes razones desde el 2010.

Represa El Tablón

En el 2015 el presidente hondureño oficializó con la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC), la construcción de la represa El Tablón, con la presencia de los alcaldes de las 18 municipalidades que componen el Valle de Sula, considerando que la obra tiene como objetivo primordial “proteger de las inundaciones una región de 1,5 millones de habitantes que aportan el 55% del producto interno bruto (PIB) y el 40% de las exportaciones”.

A la fecha, se han realizado más de una decena de estudios y su construcción en rio Chamelecón, que estaría a cargo de una empresa nacional, otra colombiana y una brasileña, sigue parado a la espera de los acuerdos con el gobierno para compra-venta de energía eléctrica, considerando además que el valor a la fecha asciende a unos 600 a 700 millones de dólares.

Aunque se habló que dicha obra es una oportunidad de desarrollo, sólo quedó en estudios e inversiones en estudios fracasados, ligados a falta de decisiones políticas y ha decisiones comerciales de la generación de energía eléctrica.

Represas Llanitos y Jicatuyo

Por otro lado, la historia de las represas Llanitos y Jicatuyo, se remonta al 2008 hasta el 2012, con la inclusión de la empresa bresileña Norberto Odebrecht, que oficialmente en el 2009 hasta el 2012, se dijo que tenía el contrato firmado para la construcción de estas obras generadoras de energía eléctrica y a la vez, servir para mitigar los riesgos por las crecidas de los ríos donde sería instaladas.

El discurso mediático, sobre los beneficios sociales por la construcción de estas obras, son incuantificables, pero detrás de ellos, se liga la generación de energía hídrica más barata, más la indiferencia porque entrarían en competencia contra los contratos ya existentes.

Con la construcción de estas represas, según expertos, tras el acuerdo firmado este jueves, se reducirá casi al 100% el riesgo de las inundaciones, lo que se traduciría en mayor confianza de los inversionistas nacionales y extranjeros, sin embargo “nadie” habló de los costos de estas obras ni de las empresas que ya tendrían acuerdos con el gobierno para su construcción, convencidos que son proyectos donde se generará energía eléctrica más barata.

En el gobierno del ex presidente Liberal Manuel Zelaya, estos dos proyectos fueron oficializados, en el 2010 la empresa constructora Odebrech, que realizó los estudios y los trabajos de socialización, abandonó el país y públicamente advirtió que regresaría, considerando que el nuevo Gobierno había cambiado los acuerdos en la inversión que en su momento sumaban más de 600 millones de dólares.

Para el 2011, el gerente de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), Emil Hawit, manifestó que en seis meses estarán listos los estudios para la construcción de las represas Jicatuyo y los Llanitos, localizados en el departamento de Santa Bárbara.

Explicó que había un contrato firmado con una compañía brasileña para la construcción de los proyectos hidroeléctricos Jicatuyo y los Llanitos, con la cual se está agilizando y actualizando el convenio y un compromiso, aunque los representantes de dicha empresa ya habían abandonado el país.

“La construcción de las obras requiere una inversión de unos 600 millones de dólares”, se informó en su momento, considerando los acuerdos con la empresa brasileña Norberto Odebrecht, aunque existía una posibilidad de lograr un financiamiento del Gobierno de España.

También el ex gerente de la Enee, Roberto Martínez, dijo que los proyectos serán hechos por la firma brasileña “Norberto Odebrecht a pesar de haber abandonado el país.

Los Llanitos y Jicatuyo están en el departamento de Santa Bárbara, y generarán unos 300 megavatios de energía, que ya estaban socializados y recibieron el permiso de operación de la Secretaría de Recursos Naturales (Serna) y hasta estaban ya planificando la construcción de los campamentos y hasta los túneles de derivación.

Se dijo en su momento, que la Enee aportaría 100 millones de dólares y la constructora Odebrecht la contraparte con apoyo de bancos brasileños.

Un Informe de Gestion Social y Catastral, establece que:  1) Se cubrió el 100% del trabajo programado para la Cuarta Ronda de Socialización.

1) Se alcanzó al 100% de los grupos focales previstos, logrando establecer importantes y estratégicos vínculos para los trabajos subsiguientes. 2) Producto del intercambio con la Unidad Técnica Intermunicipal de MUNASBAR, se adelantó significativamente el trabajo de censo poblacional y catastral requerido para los procesos de indemnización. 4) El camino para la colocación de la primera piedra del proyecto ha sido preparado con las autoridades y pobladores.

Se recomienda para el desarrollo de las subsiguientes fases del proceso: 1) Propiciar, en el más corto plazo posible, una reunión de trabajo con la UEPER y la Constructora Norberto Odebrecht para compartir los resultados de esta ronda de socialización e integrar las expectativas de autoridades y pobladores en los esquemas de trabajo por desarrollar. 2) Implementar una agresiva campaña de información, educación y comunicación (IEC) a través de los medios de alcance regional, departamental y local existentes en Santa Bárbara, aprovechando la exploración y mapeo desarrollados en esta jornada de socialización.

3) Explorar la posibilidad de desarrollar y completar las labores de censo poblacional y catastral en los 14 municipios involucrados directamente, utilizando el know-how, equipamiento y recurso de la UTI de MUNASBAR, tomando como base un convenio de cooperación en el que ENEE brinde soporte financiero y acompañamiento técnico, mientras la UTI desarrolla los trabajos y fortalece la gestión catastral en cada municipio; la medida compromete y asegura el apoyo de las autoridades locales en todo el proceso, permitiendo la realización de los trabajos con alta calidad y dentro del marco presupuestario previsto.

4) Propiciar, a la brevedad posible, las alianzas estratégicas necesarias con instituciones del sector público, privado y de cooperación internacional, de manera que se pueda preparar con la antelación suficiente el alineamiento de objetivos, recursos y esfuerzos para impulsar un desarrollo integrado en el corredor centro-sur de Santa Bárbara, asociado al desarrollo de las Centrales Hidroeléctricas de Los Llanitos y Jicatuyo, que se presenta hoy como un nuevo paradigma en la región.

La empresa Odebrech ha sido mencionado en la entrega de sobornos a funcionarios públicos de varios gobiernos donde ha realizado proyectos y en la actualidad no se sabe de la estabilidad de la empresa en su país Brasil. MO/hondudiario

URL Corta: https://bit.ly/2Jgea0x
Coma