Chimeneas Gigantes, tradición que no se apagó con un mensaje de esperanza a la nación

1131 views

***En su 20 aniversario el Paseo Real de las Chimeneas Gigantes, que desde 2001 se celebra, tuvo una dedicatoria especial, dedicado a los médicos que han luchado contra la pandemia del COVID-19 durante este año.

Tegucigalpa, Honduras

Las chimeneas gigantes de Trinidad, Santa Bárbara, brillaron entre el fuego como una de las tradiciones de la época que no se detuvo pese a la pandemia y la devastación de las tormentas, aunque menos ostentosas y con menos personas de lo acostumbrado.

En su 20 aniversario el Paseo Real de las Chimeneas Gigantes, que desde 2001 se celebra, tuvo una dedicatoria especial, dedicado a los médicos que han luchado contra la pandemia del COVID-19 durante este año y con un mensaje de esperanza para la nación.

“Para ellos, todo el personal médico, las enfermeras, camilleros, todo el personal de salud, que tengan un abrazo chimenero”, expresó el gestor de dicha actividad, Delmer López.

En otros años, el colectivo cultural de Trinidad ha elaborado hasta más de diez esculturas, las que son quemadas en la misma semana que son hechas, pero en 2020, solo se crearon dos esculturas: una enorme águila y un médico de la peste negra, que va en una especie de un pequeño galeón casi medieval.

El águila desciende con sus alas extendidas para levantar la bandera en azul y blanco, de Honduras, como un símbolo de esperanza de un pueblo hondureño para que se levante entre la destrucción y muerte que le han dejado las tormentas Eta e Iota, así como las muertes por COVID-19.

La celebración de este año fue atípica, ya que debido a la pandemia del COVID-19, el evento fue transmitido virtualmente.

Las obras se empezaron a exponer los días 24 y 25, con unos cortos eventos culturales, algunos homenajes y apenas la noche de este sábado 26, se hizo la quema simbólica de las chimeneas.

Las esculturas tienen una altura de 10 metros o más y son elaboradas por artistas con apoyo de las autoridades locales y la población.

“Anualmente hasta 60 mil personas se trasladan hasta el municipio”, acotó el alcalde de Trinidad, Leopoldo Regalado Fernández.

Las chimeneas reviven una tradición para celebrar el día de la Concepción de María que es el 8 de diciembre. Antes solo se colocaban los palos de ocote en forma de pirámide y esa luz era parte de la fiesta en diversos pueblos de Santa Bárbara.

Los trinitecos piden a través de ellas, por la preservación de los bosques, del agua, por los derechos humanos, por los migrantes, las etnias, las mujeres, los niños y por tantos aspectos que socialmente muestran las necesidades y las aspiraciones colectivas. GO/Hondudiario

URL Corta: https://bit.ly/3aIu2Ew