Pandemia lleva a Honduras para una era de digitalización y el uso de la firma electrónica

1054 views
Coma

*** Antes de la pandemia no se hablaba mucho del uso de la firma electrónica en el país.

Por Oscar Banegas

Tegucigalpa, Honduras

La pandemia por coronavirus ha venido a cambiar drásticamente la vida del ser humano, desde las actividades más cotidianas como ir a la iglesia o hacer compras en un centro comercial, hasta la forma de hacer reuniones, negocios, transacciones y cerrar compromisos.

Bajo esa premisa, la llegada del virus aceleró el uso de ciertos conceptos que antes poco o nada se utilizaban, y se consideraba una utopía ser usados de forma constante o que se volvería algo verdaderamente necesario en otros tiempos.

Tal es el caso del uso de la firma electrónica en Honduras, con la llegada del Covid-19 al país, la aplicación de este concepto para validar de forma jurídica el contenido a través de cualquier medio electrónico que sea legítimo y permitido, ha tenido un “boom” desde el pasado mes de marzo del 2020.

Las medidas de confinamiento y las restricciones a la movilidad derivadas de la pandemia, cambiaron completamente la forma de hacer trámites, transferencias, reuniones y negocios, ahora la mayoría estas actividades se desarrollan en línea; para dar fe y validez a todos estos procesos las instituciones y personas necesitan de una firma electrónica.

El Congreso Nacional aprobó la Ley Sobre Firma Electrónicas mediante el Decreto número 149-2103 emitido el 11 de diciembre del 2013.

La Ley Sobre Firmas Electrónicas y su Reglamento procuran establecer la regulación de uso y eficacia jurídica y prevé el régimen aplicable a los Prestadores de Servicios de Certificación. Igualmente de conformidad al Capítulo V, artículo número 24 de la Ley, nomina a la Dirección General de Propiedad Intelectual (DIGEPIH) como autoridad acreditadora y desarrollar las actividades administrativas para el registro en el que habrán de inscribirse estos Prestadores de Servicios de Certificación, regular la expedición y pérdida de vigencia de las acreditaciones, el régimen de su inspección y auditoría, la tipificación de las infracciones y la emisión de sanciones garantizar su cumplimiento de la Ley y su Reglamento.

Posteriormente la Ley fue reformada en el artículo 27 mediante Decreto numeró 33-2020, publicado en el Diario Oficial La Gaceta el 3 de abril del año 2020.

Pre-pandemia no se hablaba de firma electrónica

Hondudiario consultó al director de Propiedad Intelectual del Instituto de la Propiedad (IP), Camilo Bendeck, quien explicó que antes de la pandemia no se hablaba mucho de firma electrónica, más que todo las instituciones bancarias las utilizaban, pero no era una firma electrónica avanzada.

Del mismo modo, el abogado relató que una de las primeras instituciones en utilizar el concepto fue el Banco Central De Honduras (BCH) en el año 2016, después fue el Servicio Administrador de Rentas (SAR) en 2017.

“En ese momento solo había dos instituciones nacionales públicas que habían suscrito lo de querer ser un prestador de servicio de firma electrónica”, contó.

Sin embrago, Bendeck, recordó que se necesitaba algo que fuera privado que diera el servicio a todo aquel particular, compañías, comerciantes, abogados, entre otros, que necesitaran el uso de la firma electrónica y fue así como en 2018 se certificó a la empresa Tecnisign, siendo la primera institución privada de Honduras en ser autorizada como Prestadora de Servicios de Certificación de Firma Electrónica (PSC).

“La firma electrónica es lo que le da seguridad a un trámite a través de la línea, no es cualquier trámite que usted hay veces compra en línea y puede ser que le clonen y le puedan hasta robar el dinero, sin embargo, la firma electrónica es la más avanzada, es lo último que le da una seguridad que un hacker no le va a violentar esa firma, entonces sus transacciones a través de la línea son seguras”, explicó la fuente.

“Sin embargo, necesitábamos que ocurriera esta situación del COVID para que las instituciones tanto públicas como privadas despertaran a tener que recurrir casi corriendo … porque ya con este encierro y con todo esto entonces las transacciones se tenían que llevar a cabo”, añadió.

La avanzada y equivalente

El abogado comentó que el auge del uso de la firma electrónica no solo se dio por el desarrollo de las actividades no presenciales, también por que los usuarios necesitaban una representación internacional.

“Entonces allí es donde vamos viendo la gran demanda por el sector público como también por el sector privado”, agregó.

No obstante, lo anterior provocó una reforma a la Ley Sobre Firmas Electrónicas, porque solo permitía la avanzada y había muchos otros procesos que son más cotidianos como pedir la constancia en una institución pública o una simple factura, y en ese sentido se podía utilizar otro tipo de firma que no fuera la avanzada, a la cual se le conoce como equivalente.

“Gobierno Digital hizo una reforma en la cual permitía que los ciudadanos, los entes públicos como privados pudieran utilizar otro tipo de firma electrónica equivalente, no la avanzada”, mencionó Bendeck.

Ahora bien, el director de Propiedad Intelectual aclaró que cuando eran procesos delicados o cosas que pueden repercutir el día de mañana en un juicio, se tiene que utilizar la firma electrónica avanzada para dar seguridad jurídica a la transacción o cualquier otro compromiso que se este realizando.

Grandes pasos en Honduras

Bendeck expuso que, “ya en su mayoría de las instituciones del Gobierno, talvez no se han hecho PSC, pero si han tenido que recurrir a los que les ofrecen la firma electrónica”.

“Estamos dando pasos creo en Honduras ya grandes en el sentido de poder generar instrumentos que nos sirvan en el comercio internacional a través de la línea, era necesaria la firma electrónica para un comercio electrónico”, sostuvo el entrevistado.

Para ahondar más sobre el uso de la firma electrónica en Honduras, Hondudiario también conversó con la jefa de la Oficina de Firma Electrónica del IP, Alma Herrera, quien detalló que luego de la reforma cualquier firma electrónica extrajera puede ser aceptada en Honduras siempre y cuando sea emitida por una unidad certificadora, además de que abrió la puerta para que existieran las firmas equivalentes.

“Antes de la pandemia no se hubiese hablado de otorgar equivalencias a firmas electrónicas, pero la necesidad y en vista de que la infraestructura oficial de firma electrónica es muy cara para que los prestadores de servicio de certificación generen esa firma criptográfica y en toda esa infraestructura hay que hacer una inversión multimillonaria”, apuntó.

“Entonces viendo la necesidad que había pues se generaron esas firmas electrónicas equivalentes, de lo contrario se hubiese continuado con los mismos artículos sin reformas y solo la avanzada y una simple que también tenía que ser generada por un PSC”, señaló.

“Fueron los cambios que tuvo que hacer Honduras para adaptarse a la nueva manera de vivir que tenemos por la pandemia y que tenemos que estarlo haciendo todo en línea”, consideró Herrera.

La era de la digitalización

Finalmente, Herrera valoró que se han sentado las bases para que toda la administración pública, por lo menos las que dependen del Ejecutivo, y sus procesos administrativos sean digitalmente y tengan la validez jurídica que así lo requiere.

“Esto ha traído a todas las instituciones del Estado a modernizarse y pues a no tenerle miedo a firmar y hacer transacciones de forma electrónica, si no que a tener esa seguridad y esa certeza de que la firma garantiza que es de quien dice ser o quien puso la firma”, concluyó.

La firma electrónica provee un alto nivel de seguridad para proteger la identidad del firmante, así como la integridad de los documentos firmados como facturas, contratos, notificaciones, entre otros, y en tiempos donde cerrar compromisos de manera presencial se volvieron limitados, su uso se ha hecho necesario, sin mencionar que también es un concepto que ahorra papeleo, tiempo y recursos; asimismo aumenta la productividad y la simplificación administrativa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

URL Corta: https://bit.ly/3sbf0NR
Coma