Ya tienen un terreno pobladores de la comunidad “La Reina” desaparecida por los huracanes

867 views
Coma

*** Unas 900 personas que habitaban las viviendas de la comunidad de La Reina, aún viven en albergues y casas de amigos, con la esperanza de construir nuevamente sus viviendas, en otro sector pero bajo el nombre del santo “San Francisco”, de Asís, un padre franciscano.

Tegucigalpa, Honduras

Una persona que pidió el anonimato, donó la extensión de 65 manzanas de tierra, para que los pobladores de la comunidad de La Reina, de la Protección, Santa Bárbara, que fue “sepultada” por las lluvias de los huracanes Eta y Iota, en noviembre pasado, ellos puedan construir sus viviendas, informó el sacerdote Leopoldo Serrano, quien previo a las lluvias alertó de los derrumbes y sacó a todos los habitantes y evitó una tragedia.

Al menos unas 300 viviendas fueron destruidas por la avalancha de la montaña La Correa, que el 24 de noviembre “sepultó” el poblado de unas 900 personas, que previo a un monitoreo de la zona, fueron evacuados del lugar, por lo que, no hubo víctimas, según se informó, a pesar de la magnitud del desastre.

esta tragedia, trascendió el padre Leopoldo Serrano, quién entre los escombros del poblado ofició varias eucaristías (misa) para mantener la fe de los habitantes que perdieron sus viviendas totalmente.

Este sacerdote por diferentes medios pidió apoyo, asimismo intercedió ante los vecinos de poblados cercanos a lograr albergues para unas 900 personas que quedaron sin viviendas. A la fecha cientos de estas están albergadas en escuela y familiares amigos.

El padre Leopoldo como se le conoce en la zona,  recordó que con el inicio de las lluvias por los huracanes se detectaron pequeños derrumbes en la zona y eso alertó para advertir a los pobladores que abandonaran la zona y prácticamente estaba “vacía”, mientras fueron trasladados a una comunidad cercana conocida como Las Bodegas, en Nueva Arcadia, Copán.

Antes, durante y después del derrumbe, el sacerdote Leopoldo a través de la Iglesia Católica llamó a la solidaridad con estas familias, pidiendo albergue, alimentos y un terreno, para que ellos volvieran a construir sus viviendas. El gobierno no respondió ni las autoridades municipales de esa zona.Empero, un hombre propietario de terrenos, donó la extensión de 65 manzanas de tierra para que se puedan reubicar a las familias que lo perdieron todo.

Al respecto, se dijo que “ya se está trabajando en el plano y en los detalles de la colonia, pero ya no se llamará La Reina, sino que se llamará San Francisco, por petición de los mismos vecinos beneficiarios; las casas serán distribuidas de acuerdo a la necesidad de cada persona”, explicó el padre Serrano, quien es de la orden franciscana.

En el diseño se prevé que la colonia tendrá un parque central, un centro comunal, un centro de salud, una Iglesia Católica y habrá espacio para que otras denominaciones religiosas puedan instalar sus templos.

A la fecha, muchos de los pobladores de La Reina han salido de los albergues porque las bodegas han sido ocupadas para almacenar café, cómo se había previsto., mientras los jefes de familia continúan con sus labores agrícolas para el sustento, esperando que las construcciones de las viviendas se inicie pronto.

Se supo, que el sacerdote Leopoldo Serrano, gestionó la donación del terreno para la comunidad, que fue  “esto fue una lucha dura, solo pedir, pedir y pedir”. “Gracias a Dios, el pueblo respondió y sigue respondiendo; han dado su granito de arena y las personas ya empiezan a hacer sus planes para continuar su vida cotidiana”.

Un poblador de la comunidad de La Reina, donde sólo quedaron una decena de viviendas y que aún están bajo el lodo y escombros de los árboles, identificado como Humberto Mata Ramos (78), dijo a José Alemán, colaborador de hondudiario.com, que él, “nunca olvidará la odisea” que vivió al ver cómo sus pertenencias desaparecieron entre toneladas de lodo y agua, al quedar soterrada.

Asimismo, agradeció a la Iglesia Católica por las gestiones realizadas por el padre Leopoldo Serrano, quien desde ese día inició una lucha sin tregua, hasta lograr un terreno donde podrán construir sus viviendas y “vivir felices los últimos días”.

El padre Leopoldo y la Iglesia Católica continua promoviendo ayudas, donde también han recibido apoyo de víveres de parte del Gobierno, pero no se sabe si podrá aportar o designar algún presupuesto para la construcción de esta nueva comunidad.

Propietarios de empresas y personas solidarias han iniciado con la entrega de materiales que podrán servir para la construcción de viviendas, se informó. Especial de José Alemán/Hondudiario

URL Corta: https://bit.ly/2Lka9JE
Coma