Andy y Cinthia, pareja de argentinos encantada con Honduras y las baleadas

1079 views

*** La ruta en América trajo a una aventurera pareja de argentinos por Honduras. 

Tegucigalpa, Honduras
Andy y Cinthia,

“Viajar cura el alma”, es una de las frases más conocidas entre personas que les gusta recorrer el mundo. Lo cierto es que visitar diferentes países, conocer lugares, vivir experiencias únicas, y compartir en otras culturas a la propia, son situaciones que les gustaría tener a la mayoría.

Para Andy y Cinthia, “Viajar Vale la Pena”, ellos son una pareja de argentinos, quienes junto a Stancy (nombre de su confiable camioneta) han recorrido diferentes lugares del continente americano en su objetivo por llegar hasta Alaska en automóvil.

La ruta por el continente los trajo por Honduras hace un tiempo, y gracias a la magia de los medios electrónicos de comunicación, Hondudiario pudo conversar con ellos para conocer su experiencia al haber estado en el “país cinco estrellas”.

De primeras a primeras, nace la duda de como brotó la idea de tan titánica tarea, viajar desde Argentina hasta Alaska en automóvil, la pareja respondió que, desde antes de conocerse, ambos tenían el sueño de vivir viajando y llegó un punto en que decidieron cumplirlo y dejar de esperar el momento ideal o tener todos los recursos para hacerlo.

“Así fue como salimos a buscar un vehículo que nos permitiera dormir adentro para no pagar alojamiento y que fuera de fácil mecánica, en esa búsqueda un día pareció la estanciera y fue amor a primera vista, la compramos la condicionamos un poquito la bautizamos como Stancy y salimos a recorrer América”, contó Cinthia.

Lo que encontramos nos encantó

Su paso por Honduras no fue casualidad, cartográficamente hablando, pues Honduras está en el corazón de Centroamérica, el pequeño puente geográfico que une a todo un continente.

“Por Honduras pasamos dos veces la primera vez atravesamos un pedacito entre Nicaragua y El Salvador porque teníamos un compromiso en El Salvador. Pero desde ahí nos quedaron las ganas de volver a entrar a Honduras y recorrerlo y conocerlo”, relató la pareja.

Andy y Cinthia expresaron que, así como les paso en la mayoría de los países durante el viaje, la gente les daba malas referencias.

“En este viaje siempre que íbamos a ir a un país nuevo la mayoría de las veces la gente nos daba malas referencias con respecto al país; que podía ser peligroso, que nos podían pasar cosas malas, etc”, refirió Cinthia.

“Honduras no fue la excepción, pero estas advertencias fueron mucho más subsistentes, pero nosotros sabíamos por experiencia que teníamos que darle la oportunidad y por eso fuimos y lo que encontramos nos encantó”, agregó.

Los viajeros reconocieron que la recepción por parte de migraciones no fue la mejor (hay un video explicando lo qué pasó), pero ni bien llegaron a la ciudad de Copán, un seguidor de manera inesperada los interceptó y les dio un recibimiento espectacular en la ciudad (también lo cuentan en un video).

La ruta por Honduras

Ya en suelo hondureño, tierra de café y banano, la pareja estuvo cinco días en Copán, recorriendo la Zona Arqueológica y disfrutando de la tranquilidad del pueblo. “Quedamos fascinados con las guacamayas de las ruinas, que lujo poder vivir cerca de estas hermosas aves”, dijeron.

“De allí fuimos a San Pedro Sula, nos encantó la ruta entre estas dos ciudades. Al llegar a SPS, tres hombres en un auto nos dieron una grandiosa bienvenida al país. Nos llevaron a probar las baleadas, nos dieron un recorrido por diferentes zonas de la ciudad y nos ayudaron a conseguir Yerba Mate, una bebida típica Argentina que extrañamos mucho”, recordaron.

Luego su viaje los llevó hacia las playas de Tela; “¡Que maravilla!”, exclamaron, “disfrutamos de unos lindos días en la playa, descansando bajo las palmeras, comiendo pan de coco por primera vez y otros tantos dulces típicos que nos encantaron. Pero lo que más nos sorprendió fue la tranquilidad y amabilidad de la gente. ¡Todo lo contrario a lo que nos habían contado!”.

El recorrido continuó por Omoa, donde comentaron que tuvieron la suerte de llegar justo para el atardecer, y así llevarse en sus memorias una imagen de postal, la que todavía recuerdan vívidamente, “el sol rojo en el horizonte, el agua calma, la música de los puestos de la playa … un lugar soñado para quedarse a vivir”, describieron mientras mencionaron que “nos dan unas ganas terribles de volver”.

“Desde allí partimos rumbo a la frontera, pero antes pasamos por Puerto Cortés para volver a disfrutar de las últimas baleadas y llevarnos algunas para el camino. Nos gustaron demasiado”, confesaron, pues está demostrado que nadie puede resistirse a unos frijolitos con mantequilla y queso untados en una cálida y suave tortilla de harina recién hecha.

“Fueron 14 días, pocos para nuestro estilo de viaje, por lo que nos debemos un regreso para seguir conociendo los increíbles lugares que guarda este país”, agregaron.

Lo mejor de Honduras es su gente

Sobre la hospitalidad de los hondureños, comentaron que lo mejor de Honduras es su gente ya que cada persona en el camino los recibía con alegría y con buena onda; “Podes llegar a un lugar paradisiaco, pero si no hay calidez humana y un contacto sincero, para nosotros no sirve de mucho.  El mejor recuerdo es estar en un lugar sencillo, disfrutando con los locales abiertos a brindarnos su amistad”.

Finalmente, la pareja dijo que totalmente viajar a Honduras vale la pena, es un país lleno de aventuras y experiencias turísticas.

“Tiene unas bellezas naturales increíbles (y eso que solo conocimos un pedacito) y si a eso le sumas la calidez de la gente es para vivir una experiencia sumamente reconfortante”, afirmaron.

El paso de Andy y Cinthia está documentado en su canal de YouTube “Viajar Vale la Pena”, los argentinos reconocieron que les quedó mucho por conocer en cuanto a lugares y comidas, por lo que esperan volver algún día, mientras extrañan el sabor de una buena baleada. OB/Hondudiario 

 

 

URL Corta: https://bit.ly/3e74faX