Alergia a las toallas femeninas: síntomas y tratamientos

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

*** Para evitar la alergia a las toallas femeninas es importante saber elegir el producto higiénico que más se acomode a las características individuales, explorar otras opciones y mantener buenas medidas de higiene.

Tegucigalpa, Honduras

La alergia a las toallas femeninas es una afección común que causa molestias e incomodidad. A menudo, ocurre como respuesta a ciertas sustancias que están presentes en estos elementos, como el perfume o los inhibidores de olor. Asimismo, se da por la constante fricción entre la piel y la almohadilla.

En la mayoría de los casos, no representa un problema grave y se puede tratar con facilidad. Aún así, provoca síntomas como enrojecimiento, hinchazón y picor en la vulva. ¿Cómo tratar este problema? En el siguiente espacio te contamos más al respecto.

Síntomas de la alergia a las toallas femeninas

Las manifestaciones clínicas de la alergia a las toallas femeninas tienden a confundirse con otras afecciones. No obstante, suelen darse solo cuando la piel entra en contacto con el material de las almohadillas. Sus principales síntomas abarcan lo siguiente:

  • Enrojecimiento intenso y comezón.
  • Aparición de un sarpullido o erupción.
  • Ardor, irritación y descamación.
  • Rigidez o tirantez en la piel.
  • Inflamación en la vulva y zonas aledañas.
  • Surgimiento de pequeñas heridas en la piel.
  • A veces, piel oscurecida.
  • Ampollas que supuran.
  • Ulceraciones o heridas abiertas.

Lo usual es que los síntomas aparezcan en todas las zonas de la piel que han estado en contacto con la toalla femenina, como la vulva, los glúteos y la parte superior de los muslos.

¿Por qué ocurre la alergia a las toallas higiénicas?

Como lo explica un artículo divulgado en Indian Journal of Sexually Transmitted Diseases and AIDS, la alergia a las toallas femeninas ocurre por una dermatitis de contacto. En particular, es una reacción de sensibilidad por el contacto con sustancias presentes en estos artículos de higiene íntima. Veamos en detalle las causas asociadas.

Fricción

La irritación en la vulva no siempre es la consecuencia de una alergia a los componentes de la toalla femenina. El movimiento provoca fricción de la almohadilla con la piel de la zona, y esto puede desencadenar una erupción. La solución en estos casos consiste en usar toallas de un menor tamaño.

Calor y humedad

El calor y la humedad atrapados en la toalla higiénica pueden provocar irritación y sarpullido. Hay que considerar que allí no solo se recoge fluido menstrual, sino también restos de orina y sudor. Por si fuera poco, la ropa interior de nylon incrementa el efecto.

Deficiencias de higiene

Es importante cambiar la toalla higiénica con regularidad para evitar la acumulación de humedad y de bacterias. De lo contrario, puede aparecer irritación y molestias. Si una mujer tiene un flujo menstrual escaso, no debe esperar a que la toalla esté empapada para cambiarla. Debe hacerlo cada tres o cuatro horas.

Infección

La mala higiene puede provocar infecciones en el tracto reproductivo inferior, las cuales incluyen vaginosis bacteriana o infecciones por hongos. Si esto ocurre, hay irritación, inflamación, picor y flujo vaginal anormal.

Dermatitis de contacto

Como hemos comentado, la alergia a las toallas femeninas propiamente dicha obedece a una dermatitis de contacto. Esta es una reacción alérgica que se produce cuando la piel se expone a determinadas sustancias, materiales u otros factores. En este caso, los desencadenantes habituales de la alergia a las toallas femeninas son los siguientes:

  • Hoja posterior. Con frecuencia, la hoja posterior de las toallas higiénicas está hecha con unos compuestos llamados poliolefinas. Estos pueden provocar reacciones alérgicas.
  • Hoja superior. Es la que entra en contacto con la piel. Contiene poliolefinas, además de óxido de zinc y vaselina.
  • Núcleo absorbente. Compuesto por espuma o gel absorbente y celulosa de madera.
  • Adhesivos. Contienen pegante, el cual puede ser irritante. Es posible que ocasione erupciones si entra en contacto directo con la piel.
  • Fragancias. Productos químicos que en algunas personas desencadenan la reacción alérgica.

¿Cómo se diagnostica?

Por lo general, esta alergia es evidente porque se desencadena poco después de utilizar este artículo de higiene íntima. En otras palabras, se observa sarpullido e irritación tras ponerse la toalla sanitaria. Así las cosas, el diagnóstico suele hacerse mediante entrevista clínica y a través de la exploración física.

Si hay síntomas adicionales, lo más probable es que también exista otro problema de salud, como una infección. Hay que prestar atención a manifestaciones más severas, como dolor al orinar o durante las relaciones sexuales, picazón excesiva o flujos anormales. De ser así, el médico puede sugerir otras pruebas.

Tratamientos para la alergia a las toallas femeninas

En algunas mujeres, la alergia a las toallas femeninas mejora con un cambio de marca del producto. Según la severidad de la reacción, puede ser necesario el uso de almohadillas más pequeñas o hechas de materiales alternativos a los convencionales. Si esto no es suficiente, entonces se aconseja el uso de tampones o de la copa menstrual.

Ahora bien, los síntomas suelen mejorar con medicamentos de uso común, como los antihistamínicos y las cremas con esteroides. Si se detecta una infección, se determinará el microorganismo involucrado para recetar el tratamiento. Por ejemplo, si es de origen bacteriano, se sugiere el uso de antibióticos.

Otra medida simple que ayuda a aliviar la irritación y el picor es la aplicación de una compresa fría en la zona. También sirve lavar la área con agua fría, así como evitar el uso de ropa interior de nylon y de ropa exterior muy ajustada. Mejorconsalud

 

URL Corta: https://bit.ly/3EM287g
¡Escanéame!
Coma
Coma