Claves para correr de forma sana

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en telegram
Telegram
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email

*** Para correr de forma sana en verano, sólo es necesario utilizar el sentido común. Las temperaturas elevadas tienen diferentes efectos sobre el organismo.

Tegucigalpa, Honduras

El verano es ideal para dedicarle un tiempo al deporte y al running, que son actividades físicas completas. Sin embargo, también es una época en la que hay que tomar precauciones. Correr de forma sana durante esta temporada significa protegerse de los efectos negativos que las altas temperaturas pueden traer consigo.

Lo ideal es hacer deporte todo el año. A lo largo de las vacaciones de verano muchas personas aprovechan para realizar actividades físicas con mayor frecuencia, ya que también es tiempo de descanso. El problema es que en la actualidad el clima se ha tornado desfavorable y muchas veces puede amenazar la salud.

Para disfrutar y correr de forma sana en verano sólo hay que tomar precauciones obvias. No es nada del otro mundo. En especial, se debe poner en función el sentido común y aplicar las siguientes recomendaciones. ¡Sigue leyendo!

1. La hora, un factor importante

Esto puede sonar a cliché, pero es muy importante estar consciente de que las horas de mayor calor no son aptas para realizar actividades físicas exigentes, mucho menos cuando es posible que se registren temperaturas superiores a los 30 ºC, como ha sucedido en los últimos años.

Si se quiere correr o ejercitar de forma sana en verano, lo recomendable es no hacerlo en las horas comprendidas entre el mediodía y las 6 de la tarde (18 horas). Por contrapartida, lo más adecuado es hacerlo en las primeras horas de la mañana y las primeras de la noche, ya que son los lapsos de tiempo de temperatura más fresca y con menos riesgos.

2. Correr de forma sana en verano y proteger tu piel

Nunca está de más un atractivo bronceado de verano. Lo que no está bien es exponerse al sol de forma imprudente y causarle problemas a la piel. Aunque sea una costumbre utilizar protector solar, en verano esto se convierte en una obligación innegociable.

Así como se expuso en un estudio difundido en el año 2003, la luz solar en circunstancias causa efectos dañinos sobre la piel, tales como: quemaduras solares, foto envejecimiento, fotodermatosis, inmunosupresión, entre otros cuadros cutáneos patológicos.

Por ello, es importante elegir el Factor de Protección Solar adecuado (FPS). Este es el número que aparece al lado de la sigla FPS en el envase del producto. Si se multiplica por el tiempo que la piel tardaría en quemarse en condiciones normales, esto indicará el tiempo de acción del protector. Así, se debe elegir el FPS que mejor se adapte a la piel de cada quién y a los planes.

Lo mejor es aplicar el protector solar media hora antes de salir, para que dé tiempo a la piel de absorberlo. Los protectores de amplio espectro son los indicados para todos los niveles de radiación solar.

3. La hidratación es fundamental

Uno de los aspectos más inquietantes de la deshidratación es que muchas veces comienza y avanza sin que las personas lo adviertan. Cuando se nota, ya suele ser un riesgo. Por eso, sin importar si se siente sed o no, hay que hidratarse todo el tiempo. Correr de forma sana en verano implica consumir líquido de forma muy constante.

Una investigación llevada a cabo por la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD) mostró que el agua, además de hidratar y ser aún más esencial que los alimentos, ayuda equilibrar los procesos fisiológicos de la digestión, la absorción y eliminación de desechos metabólicos no digeribles, y también la estructura y función del aparato circulatorio.

Asimismo, transporta nutrientes, tiene acción directa en el mantenimiento de la temperatura corporal, mejora los aspectos cognitivos, el rendimiento físico y la termorregulación.

La mejor opción es beber agua pura, a menos que se vaya a realizar un entrenamiento demasiado exigente. En ese caso son aconsejables las bebidas isotónicas. La bebida se debe tomar antes, durante y después del running.

4. Una actividad física sensata

El verano no es la mejor época para realizar grandes hazañas físicas. A menos que sea un deportista de alta competencia, la opción más aconsejable es hacer prácticas conservadoras. No es necesario hacer una maratón y en caso de quererlo se recomienda intentarlo en otra época del año.

Correr de forma sana en verano significa hacerlo con moderación y sin tantas pretensiones. Si se siente la necesidad de hacer más actividad física, se podrían intentar ejercicios de estiramiento y fortalecimiento. También tienen efectos óptimos y vienen muy bien en esta época del año.

5. Una vestimenta adecuada

Es necesario usar prendas que ofrezcan comodidad y que permitan transpirar sin acalorar. Las mejores opciones son los tejidos de algodón y textiles similares.

Asimismo, hay fibras que permiten evacuar el sudor de manera espléndida. Esto es positivo, ya que el sudor acumulado podría traer inconvenientes en la piel, además de generar una incomodidad innecesaria. Mejorconsalud

URL Corta: https://bit.ly/3gHqepL
¡Escanéame!
Coma
Coma