Aprenda a maquillarse después de los 50 años

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

*** La piel pierde luminosidad, comienzan los problemas de flacidez del rostro y las arrugas superficiales comienzan a profundizarse, especialmente si no se cuida adecuadamente. Por ello es importante que mantengas una rutina de cuidado facial adecuada a tu edad con buenos productos.

Tegucigalpa, Honduras.

Las pieles maduras requieren unas necesidades de maquillaje distintas a las jóvenes, simplemente porque la estructura de la piel es distinta con cada etapa de la vida.

 Por ello, las técnicas y productos de maquillaje a utilizar deben ir en consonancia con la edad de la piel para que ayuden a resaltar los rasgos naturales que más te favorecen. Hoy hablamos de los mejores trucos y consejos sobre cómo maquillarse después de los 50 años.

Si ya has pasado los 50 años, seguramente comenzarás a experimentar los problemas típicos de piel que se presentan a esta edad. La menopausia suele llegar en esta etapa de la vida, lo que conlleva resequedad de la piel debido a la menor producción de estrógenos.

Los productos de maquillaje también deben ser específicos para pieles maduras. Quizás pienses que puedes utilizar cualquier baso o colorete, pero no es así, pues tu piel requiere unas necesidades específicas que los productos que usabas anteriormente no cubren, incluso pueden hacer que tu piel se vea cuarteada o hacerte parecer que tienes más años de los que realmente tienes.

En general, a partir de los 50, se recomienda utilizar productos de maquillaje en crema, ya que éstos tienen propiedades hidratantes que cuidan la piel y no cuartean las pieles resecas.

Por ello, es importante que no uses cualquier producto de maquillaje y optes por productos de calidad. Es preferible que tengas menos productos que funcionen a una extensa colección de productos que finalmente no utilizarás porque no te quedarán bien en tu piel. Dicho esto, vamos a ofrecerte los mejores consejos para un maquillaje para pieles maduras paso a paso.

Base de maquillaje y polvos compactos

Uno de los errores más comunes a esta edad es tratar de utilizar la base de maquillaje para ocultar los signos de la edad, como manchas, arrugas, líneas finas de expresión, ojeras… Esto puede acabar en un maquillaje desastroso, cargado, donde las arrugas se marquen mucho más. El truco no es ocultar, sino resaltar los rasgos naturales, de modo que los signos de la edad siguen estando pero el rostro se ve mucho más luminoso.

Maquillar las ojeras

A los 50 años las ojeras pueden hacerse mucho más prominentes y agrisadas, sobre todo si no se han cuidado, no se descansa adecuadamente o no se tiene una correcta alimentación. Sucede lo mismo que con el rostro, el mayor error es tender a maquillarlas en exceso. Para las ojeras se recomienda un corrector hidratante y suave, como un corrector en barra, de cobertura ligera para que no quede acartonado al secarse. Aplícalo con pequeños toquecitos y no uses demasiado producto.

Ojos: cómo los pinto

Muchas mujeres que han usado gafas durante años ven cómo sus ojos tienden a caerse con el paso del tiempo. Es algo habitual y el maquillaje puede ayudar a disimularlo visualmente. La mejor forma es hacerse un delineado ligeramente levantado hacia el extremo, es decir, un delineado ascendente, de manera que se disimule visualmente el párpado caído. De todas formas, te ofrecemos algunos consejos para maquillarse los ojos con gafas.

Rubor o colorete: cambia la zona de aplicación

A partir de los 50 años edad hay un cambio radical en la forma de utilizar el colorete. Olvídate de aplicarlo en los pómulos como has hecho toda la vida, porque hará que tus mejillas se vean más delgadas y caídas. Aplícalo sobre las manzanas de las mejillas, es decir, sobre el hueso del pómulo, lo que hará resaltar tu luminosidad al instante. Te recomendamos utilizar un rubor en crema, con acción hidratante y partículas que reflejen la luz.EllaHoy/hondudiaio.

URL Corta: http://bit.ly/2wihaxz
¡Escanéame!