Consejos nutricionales contra la resistencia a la insulina

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

*** Una adecuada nutrición interviene de forma positiva en el control de la resistencia a la insulina. ¿Qué se debe tener en cuenta? ¡Descúbrelo!

Tegucigalpa, Honduras

Aplicar unos consejos nutricionales básicos para la resistencia a la insulina se ha mostrado como una herramienta eficaz en la prevención y el tratamiento de esta situación. Sin duda, es importante tenerlo en cuenta, ya que la incidencia de esta condición va en aumento a nivel global.

A menudo, el tratamiento médico se acompaña con cambios en el estilo de vida, como un programa de actividad física, buena alimentación y descanso. Estos hábitos se consideran fundamentales, ya que pueden modificar algunos factores de riesgo de esta condición. Entonces, ¿qué considerar en cuanto a la nutrición? En el siguiente espacio lo detallamos.

¿Qué es la resistencia a la insulina?

La insulina es una hormona con funciones muy importantes en el organismo. Entre estas se destacan el control de la glucemia en la sangre y el metabolismo de los lípidos y las proteínas. En concreto, es segregada por el páncreas en respuesta a unos niveles de azúcar en la sangre altos.

La hormona indica a las células que existe glucosa disponible; estas la captan y la usan para realizar sus funciones determinadas. En consecuencia, la presencia de azúcar en el torrente sanguíneo disminuye.

En general, este sistema funciona con normalidad en la población. No obstante, a veces las células dejan de reconocer la insulina y no reaccionan como es debido. Allí surge lo que se conoce como «resistencia a la insulina» o «pérdida de sensibilidad a la insulina».

En esta situación, la glucosa sigue circulando por la sangre y el páncreas segrega todavía más insulina para lograr disminuir estos niveles. Debido a esto, se produce una reacción en espiral en la que la insulina y el azúcar se encuentran elevados de forma constante.

Las consecuencias a largo plazo pueden ser un daño en el páncreas, hígado graso no alcohólico o diabetes tipo 2.


Causas de la pérdida de sensibilidad a la insulina

Los motivos exactos por los que aparece la resistencia a la insulina son desconocidos hasta la fecha. Sin embargo, sí que destacan ciertos factores desencadenantes. Entre estos, los que no se pueden modificar son los siguientes:

  • Edad.
  • Historia familiar de la diabetes mellitus.
  • Enfermedades preexistentes.

Entre tanto, ciertos factores sí se pueden mejorar a partir del estilo de vida. Entre estos, cabe mencionar los siguientes:

  • Vida sedentaria.
  • Sobrepeso y exceso de grasa abdominal.
  • Inflamación.
  • Comidas en cantidades excesivas.
  • Dietas con una alta presencia de lípidos (sobre todo saturados).

Como se puede observar, muchos de estos factores están relacionados con la dieta. Por ello, vale la pena poner en práctica algunos consejos nutricionales para la resistencia a la insulina.

8 consejos nutricionales contra la resistencia a la insulina

Aplicar cambios en la dieta es uno de los primeros pasos para abordar esta situación. Para obtener resultados positivos, hay que lograr que sea balanceada, con alimentos saludables y baja en carbohidratos simples. Veamos en detalle qué cambios se pueden aplicar.

1. Prevenir y tratar el sobrepeso y la obesidad

Mantener un peso saludable es una de las primeras consideraciones para prevenir este problema de salud. Así que en caso de sobrepeso u obesidad es necesario seguir una dieta adecuada.

Pero el peso total no es el único factor para tener en cuenta, ya que la forma de almacenar grasa también es determinante. La grasa abdominal está relacionada con un mayor riesgo de resistencia a la insulina y, en consecuencia, de diabetes tipo 2 y enfermedad cardiovascular.

2. Evitar la sobrealimentación

Los resultados de varios estudios con personas sujetas a un aumento de la ingesta calórica muestran un incremento de la resistencia a la insulina. Esta aparece en diferentes grados, tanto a corto como a largo plazo. Por este motivo, es aconsejable adecuar los aportes energéticos a las necesidades individuales.

3. Seguir una dieta baja en carbohidratos

Uno de los desencadenantes de la resistencia a la insulina son las subidas bruscas y continuadas de azúcar en la sangre. Respecto a esto, hay que saber que los carbohidratos son el macronutriente que se convierte de forma más rápida en glucosa tras la digestión.

Por lo anterior, limitar su presencia en la alimentación puede resultar positivo. Eso sí, es importante saber que no todos los hidratos de carbono se comportan de la misma forma. La elección más adecuada son los granos integrales, las frutas, las legumbres y las verduras.

La dieta cetogénica o baja en carbohidratos muestra resultados positivos en el manejo de la diabetes tipo 2. Dicha enfermedad suele estar precedida por la aparición de resistencia a la insulina. Así pues, puede ser lógico pensar que este tipo de dietas pueden ser positivas para revertir la condición.

4. Incrementar la ingesta de vegetales

Resulta conveniente llenar la mitad del plato de las comidas principales con verduras y hortalizas bajas en almidón. Estas pueden ser crudas, hervidas, asadas o en forma de crema. Existe un gran abanico de posibilidades, por ejemplo, las siguientes:

  • Verduras de hoja verde.
  • Alcachofas.
  • Pimientos.
  • Espárragos.
  • Calabacín.
  • Calabaza.
  • Puerros.

5. Consumir fruta fresca

A menudo se duda de su conveniencia por la presencia de azúcares en su composición, pero las frutas son importantes en cualquier tipo de dieta. Son ligeras, saciables y aportan una buena cantidad de fibra y nutrientes. En este caso, es importante optar por las frutas frescas, y si se pueden comer con piel mucho mejor. Las conservas en almíbar o los zumos de frutas no son adecuados.

6. Elegir las grasas adecuadas y proteínas magras

Junto con los granos integrales, las legumbres, las frutas y las verduras, las grasas y las proteínas magras son los otros grupos de alimentos relevantes para una buena alimentación diaria. Lo idóneo es incluirlas en las comidas principales y en los tentempiés. Algunas opciones son las siguientes:

  • Carne baja en grasas.
  • Pescados.
  • Huevos.
  • Derivados de la soja.
  • Legumbres.
  • Frutos secos.
  • Lácteos (sin azúcar añadido).
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Aguacates.
  • Aceitunas.

7. Evitar los ultraprocesados

Este tipo de productos alimentarios son pobres en nutrientes, contienen cantidades notables de grasas saturadas e hidrogenadas y un exceso de azúcar añadido. Por lo tanto, no son nada aconsejables.

Además suelen ser muy palatables, que se digieren rápido y se consumen en gran cantidad. Esto impacta sobre los picos de glucosa en la sangre, el aporte total de calorías y el riesgo de padecer obesidad.

8. Practicar ayunos intermitentes

Esta práctica es una herramienta dietética que ha mostrado buenos resultados frente a la resistencia a la insulina, ya que la restricción de comida favorece la disminución de la glucosa en la sangre.

Incluso, el simple hecho de cambiar los horarios (evitar las comidas tardías) y concentrar las ingestas en ventanas de tiempo reducidas es beneficioso para el metabolismo. Mejorconsalud

URL Corta: https://bit.ly/3jhFo61
¡Escanéame!
Coma
Coma