Estrategias para luchar contra la obesidad

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

*** La obesidad se ha convertido en un problema de salud pública en el mundo. Debido a sus consecuencias, es importante adoptar estrategias para combatirla.

Tegucigalpa, Honduras

¿Qué estrategias ayudan a luchar contra la obesidad? La obesidad es una enfermedad crónica que se caracteriza por la acumulación excesiva de grasa corporal. A menudo se inicia en la infancia o adolescencia, aunque puede darse a cualquier edad.

Se considera multifactoral, pues puede tener su origen en la genética, problemas médicos o el estilo de vida. En este sentido, los programas para hacerle frente varían de acuerdo a las necesidades de cada paciente.

Sin embargo, a nivel general, implican cambios en los hábitos alimentarios y un aumento de la actividad física. En el siguiente espacio, te compartimos 3 recomendaciones.

Estrategias para luchar contra la obesidad

Los pacientes con obesidad tienen más probabilidades de desarrollar otros problemas de salud: enfermedades cardíacas, diabetes, hipertensión arterial o artritis, entre otras. A su vez, estas patologías facilitan la progresión del trastorno y empeoran su pronóstico.

Por fortuna, lograr bajar de peso bajo supervisión médica mejora o previene las complicaciones relacionadas con la obesidad. ¿Te aqueja esta condición? Descubre a continuación una serie de estrategias que apoyan su tratamiento. ¡Ponlas en práctica!

1. Hacer ejercicio con regularidad

Según afirman investigadores de la Universidad George Washington y la Facultad de Medicina de Yale, tener una rutina de ejercicio regular es una parte importante en el apoyo del tratamiento para luchar contra la obesidad.

Si bien no es fácil dejar el sedentarismo a un lado, empezar a hacer actividad física moderada favorece el control del peso y ayuda a prevenir los problemas asociados con esta enfermedad.

¿Qué debes hacer?

  • Empieza por realizar 150 minutos de ejercicio físico a la semana. Y, cuando adquieras más resistencia física, aumenta hasta 300 o más minutos según la capacidad que tengas.
  • Opta por varios tipos de rutina de entrenamiento o actividades deportivas. Lo más importante es ser constante y aumentar su intensidad a medida que mejore el estado físico.
  • También se recomienda mejorar los hábitos de vida. Por ejemplo, usar las escaleras, acelerar las tareas domésticas o pasear el perro más tiempo, entre otras.

2. Mantener una dieta saludable

Tal y como explica una investigación publicada por el Psychiatric Clinics of North America, una parte del éxito del tratamiento contra la obesidad depende de la alimentación. Por ello, es fundamental reducir la ingesta de calorías y adoptar una rutina saludable.

En cambio, las dietas drásticas y restrictivas deben evitarse; ya que con el tiempo no brindan buenos resultados. Si bien ayudan a bajar de peso en poco tiempo, hay probabilidades de volver a ganar los kilos perdidos debido al “efecto rebote”.

La mejor forma de lograr un peso sano y equilibrado es con un plan de adelgazamiento constante donde el tipo de alimentación varíe en función de las necesidades de cada paciente.

En esta línea, el médico o nutricionista puede considerar aspectos como la edad, grado de obesidad o enfermedades subyacentes. Sin embargo, en general suele aconsejarse lo siguiente:

  • Reducir el consumo total de calorías. La cantidad promedio es de 1200 a 1500 calorías para las mujeres y entre 1500 y 1800 para los hombres.
  • Aumentar el consumo de alimentos con calidad nutricional y pocas calorías: frutas, vegetales, cereales integrales, legumbres y semillas.
  • Consumir más proteínas magras: pollo, pavo y pescado.
  • Tomar lácteos con poca grasa.
  • Preparar snacks saludables a partir de frutos secos, yogur natural, semillas, frutas, etc.
  • Limitar el consumo de alimentos poco saludables que contienen azúcar, harinas refinadas, grasas saturadas, etc.

3. Cambiar las conductas para luchar contra la obesidad

En algunos casos, los pacientes acceden a un programa de cambio de conductas. El principal objetivo de este tipo de ayudas es modificar aquellos comportamientos que impiden mantener un peso saludable. De este modo, los pacientes consiguen entender que la pérdida de peso requiere cambios permanentes en el estilo de vida.

Los programas de cambio de conductas, también conocidos como terapias conductuales, suelen desarrollarse de la mano de un psicólogo. Y, como bien explica un artículo publicado en 2012 por la Revista India de Endocrinología y Metabolismo, este profesional ayuda al paciente a comprender los riesgos de su enfermedad y las situaciones que lo conducen a alimentarse mal.

La terapia puede ser individual, grupal o familiar; ya que el problema tiende a afectar a varios miembros. El plan incluye estrategias para manejar la ansiedad por la comida, las situaciones de estrés y otras emociones asociadas con esta enfermedad.

¿Y tú? ¿Te animas a empezar hoy mismo?

¿Estás luchando contra la obesidad? Aplica las estrategias mencionadas y empieza a conseguir un peso más sano.

Por supuesto, antes de comenzar, es importante buscar atención médica. El especialista será el que te indicará si existen otras opciones de tratamiento que te ayuden a superar la enfermedad. Mejorconsalud

URL Corta: https://bit.ly/3uwYf0Y
¡Escanéame!
Coma
Coma