Importancia del cuidado dental

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

*** En este artículo te contamos por qué es importante ocuparse del cuidado dental. Además, te explicamos cómo puedes atender la salud de tu boca.

Tegucigalpa,Honduras

Prestar atención al cuidado dental no solo evita las enfermedades bucales más frecuentes, sino que también ayuda a proteger la salud general y a tener una mejor calidad de vida. Con una cavidad bucal sana, las funciones de la boca se pueden cumplir sin inconvenientes. Además, llevar una sonrisa cuidada y bonita aportan una mejor apariencia, dando confianza y seguridad a las personas.

Mantener el cuidado dental no es complicado. Con prácticas simples y cotidianas es posible. En este artículo te contamos sobre la importancia de conservar la boca sana y cómo lograrlo.

Cómo la falta de cuidado dental afecta la boca

Una cavidad bucal sin el cuidado dental adecuado aumenta el riesgo de sufrir varias de las enfermedades orales más frecuentes. Esto ocasiona molestias, dolor y dificultad para comer, masticar y hablar.

La apariencia de la sonrisa también se ve afectada al sufrir patologías bucales. Es común que los pacientes se avergüencen de su aspecto y tengan problemas de confianza y autoestima. A continuación mencionamos las patologías bucales más comunes que se producen o agravan por la falta de cuidado dental.

Caries dental

La caries es una de las enfermedades más frecuentes en la población mundial. Afecta tanto a personas adultas como a niños, pudiendo comenzar desde que aparecen los primeros dientes en la boca.

Se trata de la desmineralización de los tejidos duros de las piezas dentarias. Esta pérdida de minerales sucede por la acción de los ácidos que producen las bacterias de la boca al fermentar los hidratos de carbono de la dieta.

La mala higiene dental favorece el acúmulo de placa bacteriana sobre las superficies dentarias. La proliferación de estos microrganismos y una dieta rica en azúcares predispone a sufrir la patología.

Al inicio, la enfermedad se ve como una mancha blanca que con el avance de la patología se torna marrón o negra. Además, aparecen huecos y orificios por la pérdida de tejido dentario.

Cuando no se recibe tratamiento oportuno, la lesión puede continuar hasta afectar la pulpa del diente. Esto ocasiona complicaciones como dolor, inflamación e infecciones.

Los empastes son el tratamiento de elección para limpiar y luego reconstruir los dientes afectados por caries. Pero en algunos casos son necesarias las endodoncias.

Las extracciones son el último recurso, pero se debe saber que esta patología puede ocasionar la pérdida de la pieza dentaria. De ahí la importancia del cuidado dental para evitar este padecimiento.

Gingivitis o enfermedad de las encías

La gingivitis es la inflamación del tejido gingival producida por el acúmulo de sarro y placa bacteriana. Las encías se hinchan, duelen, se vuelven rojas y sangran al mínimo roce. Por ejemplo, durante el cepillado de dientes.

Para revertir esta patología, el cuidado dental es fundamental. La higiene y las limpiezas profesionales permiten controlar y eliminar la placa bacteriana y el sarro que originan el problema.

De esta manera, los tejidos pueden volver a su estado normal. Si, por el contrario, no se buscan medidas para tratar la afección a tiempo, la misma puede evolucionar a una periodontitis.

Periodontitis

La periodontitis, enfermedad periodontal o piorrea es el proceso inflamatorio e infeccioso de los tejidos que sostienen los elementos dentarios. Es así que se comprometen las encías, el cemento que recubre las raíces de los dientes, el ligamento periodontal y el hueso alveolar.

El paciente presentará sus encías hinchadas, rojas, sensibles y sangrantes. Además, aparecen las llamadas bolsas periodontales, que se forman por el desplazamiento de la unión de la encía con el diente en dirección a la raíz.

La movilidad dentaria, los grandes depósitos de sarro, la supuración y el feo olor en la boca completan el cuadro. La reabsorción del hueso que sostiene los dientes hace que las piezas dentarias se muevan. Incluso, en los casos avanzados pueden salirse.

El odontólogo es el encargado de realizar el tratamiento adecuado para frenar la destrucción de tejidos y favorecer su recuperación. Esta patología está asociada a enfermedades sistémicas y complicaciones de la salud general del paciente. Por esta razón, evitarla con el cuidado dental oportuno es fundamental.


Maloclusión

La maloclusión es la relación inadecuada de las piezas dentarias superiores con las inferiores y de la misma arcada entre sí. Esta mordida incorrecta interfiere en las funciones de la boca, como comer y hablar, y en el aspecto de la persona.

Si bien la predisposición genética tiene una gran influencia en el desarrollo de estos trastornos, los hábitos disfuncionales cumplen un papel determinante en muchos casos. Es así que la respiración bucal, la costumbre de chuparse el dedo o el uso prolongado del chupete influyen en el desarrollo de varios de los problemas de mordida. La pérdida prematura de los dientes también promueve las maloclusiones.

Para corregir esta alteración en la manera de morder, los tratamientos de ortodoncia son necesarios. Existen diferentes alternativas que se eligen según la edad y las necesidades del paciente.

Halitosis o mal aliento

El mal aliento es otro padecimiento de la boca bastante frecuente. Se trata de la presencia de un olor desagradable en la cavidad bucal.

La mayoría de las veces se origina por causas presentes en la misma cavidad, como placa bacteriana, sarro, caries, enfermedad periodontal o infecciones. En menor medida, se puede deber a causas externas a la boca, como enfermedades sistémicas.

El cuidado dental es fundamental para evitar y revertir este tipo de afección. De todos modos, buscar el origen del problema también es vital para solucionar la problemática.

Cáncer bucal

La presencia de células malignas en los tejidos orales da origen al cáncer bucal. Si bien su aparición muchas veces no se puede evitar, los hábitos nocivos y la falta de cuidado dental pueden predisponer a su aparición.

Esta patología se puede presentar como manchas, llagas que no se curan o bultos o tumoraciones. Además, puede haber dificultad para masticar, tragar o hablar, movilidad de las piezas dentarias y pérdida de peso sin causa aparente.

Estar atentos al aspecto de los tejidos blandos de la boca ayuda a detectar las anomalías a tiempo. Por otro lado, los controles odontológicos frecuentes son fundamentales para abordar las lesiones que pudiesen aparecer de manera precoz.

Consecuencias de la falta de cuidado dental en la salud general

La falta de cuidado dental no solo afecta los tejidos de la cavidad bucal. Las bacterias de la boca pueden complicar la salud general del paciente.

La proliferación exagerada de los microorganismos de la boca puede llegar por el torrente sanguíneo a diversos órganos y tejidos del cuerpo. El arribo de las bacterias de la boca a otros sitios lejanos genera diferentes problemas de salud.

Como ya mencionamos, la periodontitis está asociada a varias patologías sistémicas y complicaciones en la salud general de quien la padece. En el caso de que la enfermedad periodontal suceda en una mujer embarazada, aumenta el riesgo de parto prematuro y de nacimientos de niños con bajo peso.

Existe un fuerte vínculo entre la piorrea y las enfermedades cardiovasculares y la diabetes. Esta afección oral puede favorecer la aparición de este tipo de patologías o complicar los cuadros ya existentes.

La presencia de infecciones en la boca, por ejemplo, altera los niveles de azúcar en la sangre, dificultando el control de la diabetes. En el caso de que los microrganismos de la boca colonicen el tejido pulmonar, aumentará el riesgo de neumonías bacterianas. Mejorconsalud

URL Corta: https://bit.ly/3yNhpk0
¡Escanéame!
Coma
Coma