Personas con depresión podrían tener más riesgo de sufrir otras 29 condiciones de salud

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

***Los investigadores encontraron que ciertas condiciones de salud son más frecuentes en las personas que viven con depresión. Te contamos sus hallazgos.

Tegucigalpa, Honduras

Un reciente estudio científico publicado en la prestigiosa revista JAMA Psichiatry encontró una relación significativa entre la depresión y casi 30 enfermedades más. Según los investigadores, padecer depresión aumenta notoriamente el riesgo de sufrir 29 condiciones que demandan atención hospitalaria.

Los datos se recopilaron de 240 433 pacientes, procedentes del Reino Unido y de Finlandia. Y si bien los resultados indican que la depresión conduce a otras patologías, también se pudo corroborar que al menos 12 condiciones, a la inversa, conducen a la depresión.

¿Qué condiciones de salud se asocian a la depresión?

Los resultados publicados por los investigadores encontraron 29 condiciones de salud asociadas a la depresión que requirieron hospitalizaciones. Sin embargo, entre ellas, hubo algunas que fueron más frecuentes que otras:

  • Diabetes.
  • Osteoartritis.
  • Bronquitis crónica.
  • Trastornos del sueño.
  • Infecciones bacterianas.
  • Dolor de espalda o lumbalgia.
  • Enfermedad isquémica coronaria.

Si las condiciones se agrupan según el sistema o los órganos afectados, el orden de prevalencia es el siguiente:

Entre las situaciones que suponen una relación bidireccional, es decir, que participan de un círculo vicioso en el que la depresión aumenta el riesgo de estas condiciones y las condiciones hacen lo propio con la depresión, las más notorias fueron los intentos de envenenamiento para suicidio y las caídas.

¿Por qué la depresión es un factor de riesgo?

Si bien este estudio en específico relaciona la depresión con condiciones de salud que demandan una internación, sabemos que el problema también se extiende a otras enfermedades que no necesariamente deben resolverse con una hospitalización. Según una publicación de Statpearls, las personas que atraviesan estados depresivos se enfrentan a la aparición concomitante de otras alteraciones del ánimo, como la ansiedad.

Además, si es un paciente con hipertensión arterial, habrá una mayor dificultad para lograr el control de dicha enfermedad. Peor aún, existe un riesgo elevado de ingresar al mundo del abuso de sustancias y de cometer intentos de suicidio.

La depresión es un factor de riesgo para otras condiciones de salud por diferentes mecanismos. Por ejemplo, los investigadores saben que las personas depresivas tienen más posibilidad de desarrollar alzhéimer en el futuro. Y suponen que esto es así porque el estrés del estado depresivo generaría sustancias inflamatorias capaces de dañar a las neuronas.

En cuanto a la diabetes, los estudios científicos al respecto especulan con un estilo de vida que favorecería los trastornos metabólicos. Es decir, las personas que viven con depresión tienden a ser más sedentarias y a llevar una dieta con mayor proporción de grasas saturadas y azúcares simples.

Si nos concentramos en las patologías cardíacas, una publicación científica del año 2016 explica que el estrés pareciese ser la causa. La depresión activa mecanismos de oxidación de las células, lo que afectaría al músculo del corazón y a los vasos sanguíneos que lo alimentan.

¿Se puede reducir el riesgo?

La pregunta clave sería qué podemos hacer para reducir el riesgo. ¿Padecer depresión condena a las personas a tener otras patologías?

La buena noticia es que un tratamiento oportuno y un acompañamiento adecuado disminuyen las posibilidades de una internación por otra condición de salud. Una revisión sistemática de 2019 aclara que el abordaje temprano mejora notablemente el pronóstico, sobre todo si se siguen las guías especializadas.

Este punto es muy importante. El tratamiento de la depresión para prevenir otras condiciones de salud no puede tomarse a la ligera.

Distintas organizaciones y grupos de expertos desarrollan guías terapéuticas basadas en la evidencia disponible. Consultar con un profesional de la salud que esté al tanto de ellas y que las conozca mejorará las posibilidades de salir adelante.

La depresión no es un síntoma más que deba subestimarse. Así mismo, también es responsabilidad de los Estados garantizar que todas las personas tengan acceso a servicios de salud mental.

Psicólogo para depresión

¿Qué hacer con el estilo de vida?

Los autores del estudio de JAMA Psichiatry concluyen que el comportamiento de las personas con depresión es un gran culpable de la aparición de condiciones asociadas. El tabaquismo, el alcoholismo y la falta de actividad física aparecen como situaciones que necesitan ser cambiadas.

Por eso, si tienes diagnóstico de depresión, te encuentras medicado y en tratamiento psicológico, y quieres añadir algo más de tu parte para reducir el riesgo, comienza con medidas concretas:

  • Deja los hábitos nocivos que se relacionan con sustancias. Abandona el tabaco y el consumo de alcohol. Solicita ayuda especial para ello.
  • Inicia una actividad física, al menos 30 minutos por día. Caminar puede ser suficiente para dar el puntapié.
  • Elabora junto a un nutricionista una dieta adecuada, que te dé energía suficiente y que se componga de productos saludables.

Por supuesto que no es fácil. Pero es posible. No hagas nada solo y no te asustes por las enfermedades que podrías padecer. Más bien, toma cartas en el asunto y reduce el riesgo. Mejorconsalud

En nuestra Portada...

Coma