Relajantes musculares que te brinda la naturaleza

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en telegram
Telegram
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email

*** Los relajantes musculares de origen natural son idóneos para aquellas dolencias que surgen de un sobreesfuerzo físico, demasiado ejercicio o un mal movimiento.

Tegucigalpa, Honduras

Los relajantes musculares son fármacos que se emplean para combatir la tensión muscular, los espasmos y otras dolencias comunes que, con frecuencia, afectan el rango de movimiento de áreas como la espalda, cuello, caderas, etcétera. ¿Qué son los relajantes musculares naturales?

Hay una amplia variedad de ingredientes de origen natural que brindan un efecto similar al de los relajantes musculares convencionales. Sin embargo, no son un sustituto de los medicamentos y su efecto tiende a ser más moderado. Veamos en detalle 7 opciones que puedes probar.

7 relajantes musculares de origen natural

Las dolencias musculares pueden tener su origen en una lesión, un sobreesfuerzo muscular, enfermedades, entre otros factores. Debido a esto, una vez ser perciben, hay que estar atentos a su nivel de severidad y otros síntomas asociados. De ser necesario, es importante consultar al médico para recibir un diagnóstico más preciso y, en función de esto, un tratamiento.

Los relajantes musculares de origen natural pueden emplearse como coadyuvante para el alivio del dolor cuando no hay causas graves. Es decir, son idóneos para el dolor causado por el ejercicio, por un mal movimiento o demasiado esfuerzo físico. ¿Te animas a probarlos?

1. Aceite de menta

El aceite de menta es uno de los productos naturales que nos pueden ayudar a relajar los músculos en casos de rigidez y tensión. De acuerdo con información en International Journal of Molecular Sciences, la aplicación tópica de este aceite puede contribuir al alivio del dolor.

Tiene propiedades antiinflamatorias y analgésicas que disminuyen el dolor y la hinchazón, al menos de forma temporal.

Ingredientes

  • 10 gotas de aceite esencial de menta.
  • 2 cucharadas de aceite de coco (40 g).

Instrucciones

  • Para empezar, combina los aceites.
  • Luego, humedece las palmas de las manos con una pequeña cantidad del producto y frótalo sobre los músculos que deseas relajar.
  • Asegúrate de masajear durante al menos cinco minutos para obtener buenos resultados.

2. Valeriana

Gracias a sus efectos calmantes y antiinflamatorios, tanto el aceite como la infusión de valeriana puede emplearse para disminuir el estrés muscular. Su consumo y aplicación directa puede contribuir a relajar los músculos, tal y como lo señala un estudio publicado en Journal of Traditional and Complementary Medicine.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de valeriana (7 g).
  • 1 taza de agua (250 ml).

Instrucciones

  • Vierte la valeriana en una taza de agua hirviendo, y déjala reposar.
  • Cuando esté apta para el consumo, pásala por un colador.
  • Consume una taza de infusión y descansa.

3. Sales de Epsom

Los baños con sales de Epsom son ideales para relajar los músculos cansados, gracias a sus altos niveles de magnesio. Como lo detalla una publicación en National Center for Biotechnology Information, el magnesio contribuye a atenuar la hipersensibilidad al dolor y desempeña un papel importante en el manejo del dolor.

Ingredientes

  • 1/2 taza de sales de Epsom (100 g).

Instrucciones

  • Incorpora media taza de sales de Epsom en el agua de la tina y sumerge tu cuerpo durante veinte minutos.
  • Procura llevar a cabo esta terapia antes de dormir para garantizar tu descanso.

4. Manzanilla

Conocida en la medicina natural por sus propiedades digestivas y emolientes, la manzanilla es un complemento natural que reduce el dolor y la hinchazón muscular.

De acuerdo con una investigación publicada en Molecular Medicine Reports, tiene propiedades antiespasmódicas y antiinflamatorias que facilitan la relajación de los músculos, en especial cuando se tensionan por el estrés. Por esto, se considera como un buen relajante muscular.

Ingredientes

  • 1 cucharada de manzanilla seca (15 g).
  • 1 taza de agua (250 ml).

Instrucciones

  • Prepara una taza de infusión de manzanilla, agregando la planta seca al agua caliente.
  • Ingiere la bebida 2 o 3 veces al día.
  • Además, de modo opcional, aplícalo como compresas en las zonas de dolor.

5. Aceite de árnica

El árnica contiene un compuesto químico conocido como timol que, por su acción antiinflamatoria, podría contribuir al alivio del dolor muscular. Sin embargo, hasta la fecha no se ha podido comprobar su efectividad como relajante muscular.

En cualquier caso, según datos anecdóticos, un masaje con su aceite crea una agradable sensación de calor que disminuye la tensión.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de aceite de árnica (10 ml)
  • 2 cucharadas de aceite de coco (40 ml)

¿Cómo utilizarla?

  • Pon varias gotas de aceite de árnica sobre los músculos rígidos y realiza un masaje de cinco minutos.
  • Repítelo dos veces al día si lo consideras necesario.

6. Pimienta de cayena

Aunque su sabor picante puede ser insoportable para algunas personas, la pimienta de cayena puede servir como coadyuvante contra las dolencias que afectan los músculos.

Contiene una sustancia activa llamada capsaicina, la cual le confiere efectos antiinflamatorios y analgésicos, de acuerdo con un estudio publicado en Pain and Therapy.

Instrucciones

  • Incorpora pequeñas cantidades de pimienta de cayena en tus batidos e infusiones.
  • Adquiere aceite de pimienta de cayena y úsalo para masajear los músculos cansados.

7. Pasiflora

La pasiflora es una planta muy conocida en la medicina natural, no solo porque ayuda a controlar los nervios, sino porque actúa como antiinflamatorio y relajante muscular.

Según un estudio publicado en Journal of ethnopharmacology, contiene fitoesteroles y flavonoides, dos sustancias con efectos antioxidantes que reducen el estrés oxidativo. Además, también ayuda a combatir el insomnio, un problema frecuente entre quienes sufren dolores musculares.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de pasiflora (10 g).
  • 1 taza de agua (250 ml).

Instrucciones

  • Vierte la cucharadita de pasiflora en una taza de agua hirviendo, y deja que repose 10 minutos.
  • Consúmela antes de ir a descansar.
  • De forma opcional, sumerge un paño absorbente en la infusión caliente y aplícalo como compresas en las zonas doloridas. Mejorconsalud
URL Corta: https://bit.ly/3pl0j9X
¡Escanéame!
Coma
Coma