¿La vejez podría ser una enfermedad?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

¿La vejez podría ser una enfermedad?

Por: René Raudales

La Organización Mundial de la Salud ha causado polémica por su intención de declarar a la vejez como una enfermedad.

Tal parece que algunos personajes e instituciones internacionales están tan alejados de la realidad del mundo que no reflexionan en las consecuencias que provocan algunas de sus decisiones tal como está ocurriendo al oficializar conceptos discriminatorios, ofensivos y fuera de la realidad y demás lejos de la definición que la lengua española le atribuye a la palabra vejez.

Este hecho se deriva de la pretensión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para catalogar a la vejez como una enfermedad. Esta intención comenzó desde hace 10 años pero ha sido en este 2021 que se determinó su real consideración y aplicar el cambio a partir de enero del año 2022 tal como consta en la onceava edición de la CIE (Clasificación Internacional de Enfermedades) contenida en la página oficial de la OMS.

El cambio es considerar a los adultos mayores bajo el título de enfermos en la elaboración de reportes y estadística de morbilidad y mortalidad en el mundo; o sea que la vejez aparecerá como una enfermedad y causante de la muerte, como si esto fuera una patología.

Con esta absurda pretensión intentan modificar el genuino y hasta deferente significado de la palabra “senilidad” por enfermo con el que se clasificarían a las personas fallecidas por su edad.

El concepto de enfermedad tanto a nivel de la etimología de la palabra como de la medicina están en contradicción con los enunciados que pretende hacer la OMS. Según la definición de nuestra lengua enfermedad se define como “Alteración más o menos grave de la salud. Pasión dañosa o alteración en lo moral o espiritual”.  En términos médicos la enfermedad es el conjunto de alteraciones morfológico estructurales que se producen en organismo como consecuencia de un agente morbígeno interno o externo

En lo referente al concepto salud la Real Academia Española define el concepto de Salud como «estado en el que el ser orgánico ejerce normalmente todas sus funciones». En caso de que se posean síntomas, pero se desconozca a qué afección responde, aún no se puede hablar de enfermedad.

Por otra parte la Organización Mundial de la Salud define la Salud como «estado de completo bienestar físico, mental y social” lo cual ha sido nuestra interpretación de salud: el estado normal de todas las funciones orgánicas y mentales. Con lo que se deduce que un adulto mayor o una persona en su vejez puede ser una persona totalmente sana.

Es insólito, pareciera ficción pero ante la disposición de la nueva calificación que quiere imponer la OMS un adulto mayor, aunque goce de plena salud, estará bajo la calificación de enfermo.

Algunos teóricos se basan en la teoría que a cierta edad se sufren deterioros y por tanto es un sigo de enfermedad. Esta es la única base en que se sustenta la clasificación que ha dispuesto la OMS aunque en ninguna parte señalan cual es la edad en la que se calificarían de viejos a las personas y por lo tanto diagnosticados como enfermos.

Si llegamos a aplicar el razonamiento de pérdida de capacidades o deterioro físico del ser humano tendríamos que establecer también como ya enfermos a los mayores de 25 años o a los mayores de 45 años por cuanto según publica estudios de la Universidad de Harvard la memoria a corto plazo alcanza su máximo rendimiento a los 25 años, mientras tanto el “British Medical Journal” informa que la memoria y otras funciones cognitivas de nuestro cerebro, como razonar o comprender, podrían comenzar a deteriorarse antes de lo que se pensaba, a los 45 años de edad.

No obstante todo lo anterior y como contraparte habría que agregar los estudios contenidos en la revista Nature Medicine que indica que el ser humano sigue produciendo neuronas hasta por lo menos los 97 años de edad.

El uso de todos estos estudios y conceptos sostenidos por especialistas nos hace llegar a la conclusión aceptada de que la vejez es una etapa del ciclo vital, como la niñez o la adolescencia o la adultez no es una enfermedad, la gente no se muere de vieja hay causas subyacentes que la causan y por lo tanto la vejez no es una patología en sí misma.

Expertos en geriatría y gerontología consideran que señalar esta etapa de la vida como una patología contradice las todas las acciones internacionales y que la misma OMS ha promovido y contenida también en su publicación del 14 de diciembre del 2020 en donde informa la decisión del Plan para la Década del Envejecimiento Saludable 2020-2030 que aunará los esfuerzos de los gobiernos, la sociedad civil, los organismos internacionales, los profesionales, las instituciones académicas, los medios de comunicación y el sector privado. Esto está alineado con la resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas, aprobada en el año 2020 que declaró el decenio 2020-2030 como “Decenio del Envejecimiento Saludable”.

El conocimiento de estos objetivos y conceptos, contenidos en las resoluciones mencionadas, son del consenso a nivel global pero tal parece que se olvidaron de comunicárselos a los integrantes de una parte de la OMS cuyas acciones están en contradicción con los postulados de la década establecidos por las Organización de Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud.

Estos conceptos e intenciones no hacen sino golpear más un sector social que en ciertos casos sufre discriminaciones de diversa índole y querer calificar a la vejez en términos patológicos puede tener implicaciones diversas y además un atentado y violencia contra adultos mayores.

Es necesario recalcar que ese absurdo paradigma desnaturaliza el concepto de enfermedad y el de adultez al conceptualizarlo como patología. Los adultos mayores ya han tenido suficiente para que afrenten una violencia más y esta vez de la misma OMS en contradicción a sus postulados.

Esta iniciativa de la OMS, al margen de la polémica que ha creado, debería calificarse como insensata y ser rechazada por todos los 195 estados miembros de la OMS tal como se han pronunciado cientos de organizaciones a través del mundo.

Con todo esto y ante la absurda pretensión nos hacemos la pregunta obligada:

 ¿Cuáles son las reales intenciones de la OMS con esta decisión?

 

. Julio 2021

URL Corta: https://bit.ly/2VjlcaJ
¡Escanéame!
Coma
Coma