Las fábulas y los cuentos de las redes sociales

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

EL CIELO SE ESTA CAYENDO!!

No puedo recordar en qué grado de mi formación educativa, si fue en el kinder o en los primeros grados del sistema primario, cuando leí o la maestra nos contó este cuento, de «El cielo se esta cayendo».
En días pasados un colega periodista escribió sobre las percepciones que generan las redes sociales al publicar o reproducir noticias y/o información falsa, la cual está enajenando las diferentes audiencia y públicos ligados al uso del internet, Facebook, Twitter e Instagram, entre otros grupos integrados en los chat del Whatsapp, por ejemplo.
Sumergidos en esa influencia del quehacer de las redes sociales, donde a diario, los insultos, la diatriba e información falsa, fácilmente se posiciona entre miles de personas de mente frágil, que no son capaces de poder analizar y diferenciar con sentido común, lo que día a día reciben. llegando al extremo de aceptar plácidamente la enajenación, haciendo propio, el mensaje o dicho mediático, que *una mentira repetida miles de veces, por diferentes medios, se convierte en realidad, perceptiva* y al final caen en el fatalismo que es aprovechado por los promotores, algunos estos mensajes negativos, exclusivamente para desprestigiar a grupos, empresas, marcas y/o personas, con visibilidad pública. Recuerden esta fábula.    Del pollito; «El Cielo se está cayendo».
Que dice así:
Un pollito, estaba picoteando en el jardín. De pronto sintió que algo le había caído en la cola y muy asustado fue y le contó a la gallina.
-Mamá el cielo se está cayendo.
¿Y cómo lo sabes?
-Porque me cayó un pedazo en la cola.
La gallina seguida por el pollito fue y le contó al gallo
-El cielo se está cayendo.
¿Y cómo lo sabes?
-Porque me lo dijo el pollito al cual le cayó un pedazo en la cola.
El gallo, seguido por la gallina y el pollito fue y le contó al pavo.
-El cielo se está cayendo.
-¿Y cómo lo sabes.?
-Porque me lo dijo la gallina, que se lo dijo el pollito, al cual le cayó un pedazo en la cola.
El pavo seguido por el gallo, por la gallina, por el pollito, fue y le contó al pato.
– El cielo se está cayendo.
-¿Y cómo lo sabes?.
-Porque me lo contó el pavo, que se lo contó el gallo, que se lo contó la gallina, que se lo contó el pollito, al cual le cayó un pedazo en la cola.
El pato seguido por el pavo, por el gallo, por la gallina, por el pollito fue y se lo contó al cerdo.
-El cielo se está cayendo.
-¿Y cómo lo sabes?
-Porque me lo contó el pato, que se lo contó el pavo, que se lo contó el gallo, que se lo contó la gallina, que se lo contó el pollito
El cerdo seguido por el pato, por el pavo, por el gallo, por la gallina, por el pollito, fue y se lo contó al conejo.
-El cielo se está cayendo.
¿Y cómo lo sabes?
-Porque me lo contó el cerdo , que se lo contó el pavo, que se lo contó el gallo, que se lo contó la gallina, que se lo contó el pollito al cual le cayó un pedazo en la cola.
El conejo preguntó – ¿Y qué vamos a hacer? ¿Por qué no vamos y se lo contamos a la zorra que es muy astuta e inteligente para que nos aconseje?
El conejo seguido por el cerdo, por el pato, por el pavo, por el gallo, por la gallina, por el pollito, fue y le contó a la zorra.
– El cielo se está cayendo-
-¿Y cómo lo sabes?
-Por que me lo contó el cerdo, que se lo contó el pato, que se lo contó el pavo, que se lo contó el gallo, que se lo contó la gallina, que se lo contó el pollito al cual le cayó un pedazo en la cola.
La zorra vió la gran oportunidad que tenía ante sí y les dijo:
-Si el cielo se está cayendo la única forma de salvarnos es meternos todos en la cueva. El conejo seguido por el cerdo, por el pato, por el pavo, por el gallo, por la gallina, por el pollito, entraron en la cueva seguidos por la zorra que procedió a darse un banquete con todos ellos.
Post data: Lee y analiza, no te conviertas o bien actúes como alguno de estos animalitos, por sencillez o ignorancia, por tu propia cuenta, que el escritos de esta fábula, nos deja una moraleja: El conocimiento ingenuo de las cosas. «Creer todo lo que dicen, sin dudar ni investigar. De mentiras y falsificaciones se alimenta la creencia para sembrar confusión y permitir que otros se aprovechen de ti». Marino Ortariz
URL Corta: https://bit.ly/3deEKDn
¡Escanéame!