Alessandra Rosaldo frenó su carrera por su matrimonio con Eugenio Derbez

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

***La cantante reveló que dio prioridad a su vida en familia que a su realización artística.

Tegucigalpa, Honduras

A lo largo de diez años de matrimonio, Alessandra Rosaldo y Eugenio Derbez han hecho diversos sacrificios profesionales, pero también han aprendido a sortear los altibajos que supone combinar la inmensa fama del actor con la vida personal.

Después de enfrentarse recientemente a nuevos rumores que apuntaban a una supuesta separación, ahora la pareja habla abiertamente acerca de su historia de amor y de las normas que han tenido que implementar para permanecer juntos por tanto tiempo.

Dijeron que han aprendido a apoyarse y trabajar juntos, pero no todo ha sido miel sobre hojuelas, porque también han tenido que ceder para complacer al otro.

«Sí hay una parte en la que por supuesto somos equipo, y hemos colaborado juntos y hacemos muchas cosas juntos, es el trabajo, pero también tenemos esta otra parte que está independiente el uno del otro», reveló la actriz y cantante en entrevista con el periodista Jorge Ramos, para la emisión Algo Personal.

«A diferencia de cómo nos ve la gente desde afuera, que piensa que somos la pareja perfecta, somos una pareja muy imperfecta. La gente piensa que no peleamos, pero sí peleamos mucho. Yo creo que el secreto está en que sabemos pelear», aseguró la intérprete de Amor de papel.

Alessandra confesó que además de las habilidades que han adquirido para manifestar sus inconformidades, los sacrificios que han hecho en sus carreras profesionales, también los ha mantenido unidos.

«Yo he elegido, en varios momentos de los casi 16 años que llevamos ya juntos, que nuestra relación está por encima de mi carrera. Me he detenido y luego, cuando nació Aitana, pues por supuesto», comentó.

La integrante el dúo Sentidos Opuestos dejó a un lado su carrera como cantante para enfocarse por completo en su familia y la crianza de Aitana, que ahora tiene siete años.

«Hubo un momento en que sí lo extrañé. No me había dado cuenta de lo mucho que lo necesitaba hasta que regresé. Es una prioridad mantener esa parte mía viva, de mi realización personal, de mi tiempo para mí o de subirme a un escenario si es que quiero subirme a un escenario», apuntó. Quién/Hondudiario

En nuestra Portada...