Michelle Yoah, primera asiática en ganar un Oscar y que estuvo en Honduras en 2016

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

***Durante su visita a tierras catrachas visitó Casa Presidencial, el centro educativo República de Argentina y el museo Chiminike, donde conversó sobre ‘La seguridad vial y nuestros niños’.

Tegucigalpa, Honduras

La primer actriz asiática en recibir un premio Oscar, Michelle Yeoh, visitó Honduras como Embajadora de Buena Voluntad de las Naciones Unidas en agosto del 2016, un dato que ha salido a la luz luego de la premiación el pasado fin de semana.

Yeoh y su esposo Jean Todt, quien la acompañó en esa ocasión, trabajaban en causas sociales para el beneficio de la humanidad, según dio a conocer un rotativo nacional.

Durante su visita a tierras catrachas visitó Casa Presidencial, el centro educativo República de Argentina y el museo Chiminike, donde conversó sobre ‘La seguridad vial y nuestros niños’.

Todt, que en ese momento era el presidente de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), promovió la iniciativa que apela por las buenas costumbres en conductores y pasajeros.

La pareja fue recibida por el ahora expresidente Juan Orlando Hernández, con quien dialogó sobre la importancia de las normas de seguridad vial y el establecimiento de una regulación que promueva el conocimiento de las mismas en los diferentes niveles educativos del país.

Cabe mencionar que Yeoh protagonizaba los videos internacionales de la campaña sobre la relevancia de la seguridad vial en todos los niveles.

Su Oscar

Michelle Yeoh hizo historia en los Oscar al convertirse en la primera mujer asiática en alzarse con el galardón a Mejor actriz protagonista, por su papel en Todo a la vez en todas partes. La intérprete recibió la estatuilla en manos de Halle Berry, la otra única artista no blanca que había sido reconocida con este premio hasta la fecha. En su caso, lo venció en 2001 por Monster’s Ball.

“Para todos los niños y niñas que se parecen a mí y me están viendo esta noche, éste es un faro de esperanza y posibilidades”, declaró Yeoh en su discurso de aceptación. “Esta es la prueba de que los sueños se sueñan a lo grande y los sueños se hacen realidad”, agregó.

Yeoh se impuso a Cate Blanchett por Tár, Ana de Armas por Blonde, Andrea Riseborough por To Leslie y Michelle Williams por “The Fabelmans”.

Haciéndose eco del tema de su película, muy centrada en la maternidad inmigrante, Yeoh rindió homenaje a su propia madre.

“Tengo que dedicar esto a mi madre, a todas las madres del mundo”, dijo una emocionada Yeoh. “Porque ellas son realmente las superheroínas, y sin ellas ninguno de nosotros estaría aquí esta noche”, afirmó.

El Oscar de Yeoh es especialmente significativo dada la historia de los actores asiáticos y los Premios de la Academia. Yeoh, nacida en Malasia, es sólo la segunda actriz asiática nominada en su categoría; sin embargo, se la considera la primera actriz “abiertamente” asiática con esta distinción.

Merle Oberon, que recibió una nominación por la película de 1935 The Dark Angel, ocultó su identidad sudasiática a lo largo de su carrera en la pantalla. Y Luise Rainer, una actriz blanca, ganó la categoría por interpretar a una esclava china en el drama de 1937 The Good Earth.

Este galardón cierra una exitosa temporada de premios para Yeoh, aclamada por la crítica por su interpretación de la agotada matriarca Evelyn Wang, madre inmigrante y propietaria de una lavandería a la que inesperadamente se le encarga salvar el multiverso de la destrucción.

Yeoh se llevó este mes el premio a la mejor interpretación principal en los Independent Spirit Awards, en el primer año en que la ceremonia combinó sus categorías de interpretación para ser neutral en cuanto al género. Entre otros galardones, en enero recibió el Globo de Oro a la mejor actriz de comedia cinematográfica o musical.

Aunque Yeoh ha sido celebrada como estrella revelación en Hollywood por Everything Everywhere, es una veterana de la industria, con una carrera que abarca décadas, países e idiomas. Se dio a conocer en el cine de Hong Kong, convirtiéndose en un prolífico y respetado icono de las artes marciales de acción a finales de los ochenta y en los noventa.

Yeoh irrumpió en la escena de Hollywood en 1997 con la película de James Bond Tomorrow Never Dies y desde entonces ha participado en varios éxitos de taquilla, como Crouching Tiger, Hidden Dragon en 2000 y Crazy Rich Asians en 2018. Pero Everything Everywhere fue la primera cinta en la que interpretó el papel protagonista.

Yeoh atribuyó a las décadas de ferviente activismo dentro de la comunidad asiática la posibilidad de que los actores asiáticos, antes relegados a papeles secundarios o de fondo, aparezcan de forma tan destacada en una película.

“Muchos de nosotros nos hemos esforzado al máximo para conseguirlo, porque es muy sencillo”, declaró Yeoh. “Creemos en nosotros. Creemos en nuestro talento asiático. Creemos que todos tenemos historias que necesitan ser contadas y aceptadas”, añadió. GO/Hondudiario

En nuestra Portada...

Coma