Con doblete de Bellingham el Real Madrid venció 3-1 al Almería  

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

*** Arribas adelantó al Almería, pero un doblete de Bellingham y otro gol de Vinicius le dieron el triunfo al Real Madrid.

Tegucigalpa, Honduras

El Real Madrid sumó en Almería su segunda victoria en LaLiga. A pesar del resultado que es claro, lo cierto es que a los blancos les costó ganar y, de hecho, tuvieron que remontar el tanto inicial del equipo andaluz. Una remontada con Bellingham como gran protagonista con un doblete que le afianza como la estrella de este Real Madrid por encima de Vinicius que también marcó. El Almería lo intentó hasta el final, pero no estuvo acertado ante la meta de Lunin y acabó sumando su segunda derrota.  

El Real Madrid salió al césped dispuesto a mandar, a poner un ritmo físico alto para apretar la salida de balón local. Esa era la idea de Ancelotti, pero lo que no entraba en los planes del italiano fue el gol de Arribas en el minuto tres. Un tanto nacido de una falta a favor del Real Madrid que acabó en una contra rápida del Almería que culminó el ex del equipo blanco. Ese 1-0 llegó en el minuto tres y demostró que el sistema defensivo del Real Madrid es de todo menos defensivo. 

A los blancos les tocaba remontar y a eso se pusieron con Bellingham como referencia de un ataque en el que Rodrygo no paraba de buscar huecos y Vinicius con regates y sin olvidar sus batallas personales con los defensas del Almería. Un equipo, el andaluz, que aguantaba atrás esperando su oportunidad a la contra. 

El control del Real Madrid tuvo recompensa con el 1-1 de Bellingham en el minuto 19. Un gol en el que el inglés tuvo la suerte del rechace a su lado y con polémica porque el Almería reclamó mano y fuera de juego del inglés en esa jugada, pero los árbitros y el VAR no vieron nada punible. El Real Madrid había empatado y se vino arriba buscando el segundo. Lo que llegó fue el parón de hidratación y el equipo blanco se quedó ahí, hidratándose porque tras esa pausa, fue otro. 

El Real Madrid perdió la iniciativa y el Almería se vino arriba acercándose con peligro a la meta de un Lunin que evitó el gol local. El Almería mandaba sobre un conjunto blanco que no generaba nada y que mostraba sus habituales despistes defensivos. A pesar de todo, los de Ancelotti pudieron irse al descanso ganando. Kroos marcó en el 45+5 un gran gol con un tremendo disparo desde la frontal, pero el 1-2 no subió al marcador por una falta previa de Carvajal en esa jugada. El VAR avisó al colegiado que tras ver las imágenes anuló el gol. 

Así se llegó al descanso y la segunda parte comenzó con el Almería yendo a por un descolocado Real Madrid, superado por los locales, con más chispa y ambición que los blancos. Así fueron llegando las ocasiones de los de Vicente Moreno, mientras los de Ancelotti parecían fiarlo todo a la inspiración de Bellingham, Vinicius y Rodrygo. Y así, con sólo eso, que no es poco, el Real Madrid marcó el 1-2. Fue de nuevo Bellingham el que marcó tras cabecear un centro de Kroos en el que el meta del Almería no estuvo nada acertado en su salida para despejar el balón. 

El Real Madrid había remontado el partido cuando peor pintaban las cosas, pero así es este equipo, que le basta poco o muy poco para darle la vuelta a una situación de partido. El 1-2 afectó al Almería que bajó revoluciones, lo que agradecieron los blancos para ralentizar el ritmo de partido y buscando el tercer tanto. Con este panorama, Ancelotti dio entrada a Modric y Camavinga para tener más control del partido, lo que supuso que Vinicius fuese el único delantero.  

Casualidad o no, el brasileño marcó el 1-3 en el minuto 73. Un tanto con fortuna porque su remate desde el área grande dio en un rival y ese toque acabó convirtiendo un remate normalito, en un disparo que acabó en gol. El Almería no se vino abajo y buscó el gol que le permitiese entrar de nuevo en el encuentro, pero el Real Madrid no estaba por la labor de correr demasiados riesgos y su receta para lograrlo fue tener el balón y dejar que pasaran los minutos hasta el pitido final.  Carvajal pudo ponerle la guinda al triunfo blanco, pero lo evitó Maximiano con una gran parada a bocajarro. No llegaron más goles, aunque el Madrid lo buscó, y se llegó al final con ese 1-3 que le da a los de Ancelotti tres puntos más en LaLiga. MundoDeportivo 

 

En nuestra Portada...

Coma